Alguien necesita que le recordemos la trascendencia de Nile tiene en el Death Metal moderno? Ciertamente todos podemos remitirnos con cierta facilidad a las claves que hacen único su sonido, el cuál toca la grandeza absoluta en sus presentaciones en vivo. Un poderío que no solamente puede remitirse al plano instrumental, dado que nos encontramos ante una de las formaciones más ricas en cuestiones líricas, siendo cada trabajo una verdadera obra de arte conceptual.

Asumiendo estas premisas…qué tiene de especial este Worship the Animal? Presentándose bajo el título de 1994 – The Lost Recordings, se trata de un EP que recopila el material presentado en aquel primer demo (que a día de hoy es objeto de culto) titulado Nile. Estamos pues, ante algo más de 30 minutos básicos para entender la configuración de esa esencia que a día de hoy nos resulta embriagadora, y que recubre con su espeso aroma la totalidad el panorama actual. Es un verdadero privilegio que hoy podamos hablar de Nile como promesa emergente, dejando de lado por unos segundos su condición de referentes consolidados.

Para abordar este viaje al pasado, hemos de recalcar quienes son los primeros moradores de su laberíntica cripta: Karl Sandres, Chief Spires y Pete Hammoura se presentan como la formación original de 1993, labrando en conjunto un largo camino de exprerimentación instrumental y lírica que cristalizaron en el intocable Amongst the Catacombs of Nephren-Ka en 1998. Dos aspectos fundamentales que podemos distinguir en esta primera etapa del proyecto son la escasez de guturales y la descentralización de la mitología Egipcia, trabajándose sobre una diversidad más amplia de contenidos.

Nos adentramos en el mismo con Le Chant du Cygre, un tema coronado por las aplastantes líneas de bajo de Spires, que sin duda le aportan una contundencia magnífica. La batería de Pete no se queda atrás en ningún momento, ofreciéndonos un avance irregular, casi tribal, que desde los primeros días perfila la propuesta de Nile. Una mística atmósfera que nos envuelve en un rito sagrado de distorsiones grotescamente alimentadas. Pasando a Worship the Animal, se adopta un riff más cortante con cierto aire Groove, amenizado por unos teclados que acompañan los rasposos guturales. El salvaje entorno rítmico, se ve reforzado en algunos puntos por punteos acelerados y arreglos más melódicos, culminando en un feroz desenlace.

Por su parte, Nephente se abre en un marco de distorsiones dilatadas que en un corto intervalo son despedazadas por el blast beat, configurando más adelante un jadeante avance. Con un tratamiento algo más clínico en la batería, poco a poco los riffs comienzan a asumir la crudeza que todos alabamos en el sonido característico de la formación. Espacios austeros, sostenidos frágilmente por el lento avance del pedal, en donde las guitarras agonizantes se desenvuelven con una enorme soltura. Un corte verdaderamente definitorio en lo que será su posterior propuesta (atendamos sino a la entonación de los últimos segundos), y que tiene todas las cartas para poder ser considerado como la pieza fundamental de esta primera entrega de la formación.

Sorrounded By Fright resulta un tanto menos amenazante, marcado por una dinámica más pausada en donde el brillo de las cuerdas mutiladas y el potente bajo van entretejiendo una progresiva caída al vacío. Un tema sumamente accesible, con un planteamiento cíclico que se nutre de unas bases algo más estandarizadas. Pero el final de esta primera selección de temas está sumergido en un terreno mucho más pantanoso…y es que Mecca no perdona. Con un sinuoso riff que se acompasa a la creciente aceleración del ritmo, va dejándonos cada vez más desolados ante la despiadada ira divina de los arcanos. Las melodías comienzan a desprender un dulce sabor oriental que se acopla a las destructivas oleadas de violencia: el tratamiento de las guitarras es simplemente brutal, tornándose  sumamente místico en la sofocante recta final. Un final digno de elogio: soberbio y fulminante, como las posteriores joyas que hoy todos veneramos…

Imprescindible en toda estantería, y más ahora que Goomba Music nos facilita el acceso tras la adquisición de sus derechos. En vuestras manos está bloque más primario de uno de los grandes monumentos de la historia del Death Metal: simplemente, la génesis de la perdición.

 

Worship The Animal

1. La Chant du Cygre
2. Worship The Animal
3. Nepenthe
4. Surrounded By Fright
5. Mecca

 

Artista: Nile

Karl Sanders – Guitarra, Bajo, Teclado, Voces
Chief Spires – Bajo, Voces
Pete Hammoura– Batería, Voces

 

Género: Brutal/Technical Death Metal

Fecha de lanzamiento: 11 de octubre de 2011 (Originalmente: 1994)

Origen: Estados Unidos

Discográfica: Goomba Music