Momento de rendirnos ante una de las entregas más esperadas de este 2011, un año que está dejando a su paso algunos de las más grandes contribuciones al legado del Thrash. Los tiempos avanzan, y las nuevas generaciones se abren paso con su brutal ansia de destrucción, en búsqueda de un hueco en el que grabar con sangre su nombre para la posteridad. En un marco que muchos califican con estereotipado, surgen propuestas simplemente aplastantes: sin importar el porcentaje heredado de su genialidad.

En estos términos hablamos de Warbringer y de su enorme poderío…y bajo estas premisas nos exponemos como buenos metalheads que somos a sufrir una agresión desmedida de las manos de estos en asesinos potencia. Un holocausto de guitarras afiladas y golpes desmedidos que acaban por romper el factor distancia, sumiéndonos en el interior de este campo de batalla plagado de heridos por doquier. El Thrash está más vivo que nunca, y supura sangre a raudales a través de sus poros infectados sin síntoma alguno de mejora…

La colisión de Living Weapon resulta suficientemente elocuente como para perfilar el conjunto en sí de este Worlds Torn Asunder…una lírica contundente que con suma crudeza nos habla de las ‘armas vivientes’ que hoy recorren el planeta vestidos de uniforme, sembrando a su paso dolor e injusticia. Una corta intro en donde el bajo de Andy cabalga de forma furtiva, que acaba trastocándose en un vendaval de ataques de pedal y riffs que destrozan en pedazos el sistema nervioso. En menos de 5 minutos aparece ante nosotros Shattered Like Glass, tema del cuál recientemente la formación presentaba videoclip. Manteniendo un tempo acelerado similar al del corte anterior, su fuerte reside en los cortantes estribillos y en el pesado puente que le dota de un intermedio energizante que nos arrastra sin remedio al sórdido final.

Abriéndonos paso en una jungla de líneas de bajo crujientes y baterías tribales, Wake Up…Destroy se estructura a partir de un simple riff que poco a poco se transforma hasta retomar la dinámica de los temas anteriores. Sin duda un corte más digerible, que cumple con la dinámica general del álbum a partir de un avance más regular en donde hemos de destacar la excelente reestructuración que aporta el riff muteado de la fase intermedia. Future Ages Gone se inicia a partir de una profunda intro melódica que de manera punzante va agonizando con el acompañamiento de la caja. Simplemente espectacular el endurecimiento que sufre minutos después con el riff cardíaco y el sofocante bajo que hunde sus garras hasta arrancarnos el hígado…todo contrastado por un panorama de corte más Progresivo que se abre más adelante, convirtiéndolo así en una de las propuestas más versátiles del trabajo.

Una espesa corriente que evoca maldad empieza a recorrernos el cuerpo con Savagery, iniciado a partir del insinuante tintineo de los platos que sutilmente dan paso a una locura perpetuada sin el más mínimo escrúpulo: el sonido desgastado de un riff lleno de odio acaba envolviéndonos en una tormentoso dolor que por momentos ofrece algún respiro. Cerca del segundo minuto la herida se abre a partir de un patrón jadeante que al acelerarse nos ofrece la oportunidad de disfrutar del blast beat personificado en la batería de Carlos que no cesa su monumental castigo.

Laux y Carroll se entrelazan en una criba a muerte a lo largo de los primeros segundos de Treacherous Tongue, una carrera espeluznante que pide a gritos un poco de headbanging. Un corte agudo, cuya grandeza se multiplica a través de la sucia garganta de John Kevill…un final simplemente épico conseguido a partir de un potente avance melódico, que nos deja en las manos del acústico pasaje de Echoes From The Void. En cuestión de segundos los californianos rompen la quietud sacando a relucir su portentoso arsenal de cuerdas inflamadas y platos al borde de la rotura. Un espesa ralentización en torno a tercer minuto vuele a ofrecernos algunas pinceladas Melódicas que con soltura van consolidándose en un nuevo encadenamiento de solos ardientes que se elevan hasta el firmamento.

Enemies of The State se asegura de no dejarnos margen de recuperación, en una verdadera clase magistral de tortura corporal. Un corte que son creces se alza como uno de los oscuros diamantes de este Worlds Torn Asunder: el tratamiento de las ásperas voces, la componente profunda y cargante de la distorsión, el clínico planteamiento de la batería y el poderoso bajo que va agrietando el suelo la convierten en un tema que sin contemplaciones acabará por abriros en dos ese puto cráneo.

Cara al final, la calma vuelve a aflorar con Behind The Veils Of Night, un cálido tema recubierto por una embriagadora esencia que sin duda le convierten en una pieza mística que acaba por completar el rico esquema compositivo que Warbringer intenta plasmar a lo largo de este tercer trabajo de larga duración…pero toda gran obra tiene un final digno de su magnitud. Demonic Ecstasy se consolida como un altar de poder, una eclosión maléfica y arrolladora que pone en evidencia que este disco no se va con simplezas. Llegando a su parte intermedia el caos se manifiesta en una insoportable lluvia de puñetazos que de lleno nos parten en 7 trozos la mandíbula…desembocando en un final nutrido por un marcado riff que desencaja los pocos huesos que aún están en su sitio.

Menos mal que en The Breathless Sleep no ponemos nota…porque con estos cabrones se nos quedaría corta la escala. Nos ponemos en pié ante una de las nuevas referencias en el mundo del Thrash, y a su salud levantamos una de las birras que rondan por aquí. OPEN FIRE!!!

 

 

Worlds Torn Asunder

1. Living Weapon
2. Shattered Like Glass
3. Wake Up…Destroy
4. Future Ages Gone
5. Savagery
6. Treacherous Tongue
7. Echoes From The Void
8. Enemies of The State
9. Behind The Veils of Night
10. Demonic Ecstasy

 

Artista: Warbringer

John Kevill– Voces
Carlos Cruz – Batería
Andy Laux – Bajo
John Laux – Guitarras
Adam Carroll – Guitarras

Género: Thrash Metal

Fecha de lanzamiento: 27 de septiembre de 2011

Origen: Estados Unidos

Discográfica: Century Media