CRÍTICA QUARK

Ciertamente el regreso de Morgoth en el 2010 fue un evento que muchos marcamos en el mapa como interesante, porque teníamos nuevamente en escenario a una matriz importante del death metal mundial, además de, producir en el 2012 su disco en vivo Cursed to Live. Tocando todo su repertorio clásico e icónico de su aclamado debut Cursed.

El concierto fue bueno y entretenido, pero sonaba a que esta banda solo había regresado porque se estaba viviendo una segunda oleada de la old school y querían aprovecharse del momento. Entonces, pasaron dos años y su silencio musical desde su segundo álbum Odium se hizo presente, dejando entrever que Morgoth se venía a todo con una nueva producción y que por el momento nos dejaban dos temas nuevos en su single denominado God Is Evil. El cual me llamó mucho la atención, porque seguía esa vieja esencia de sus dos primeros EP’s Resurrection Absurd, The Eternal Fall y sus dos primeros álbumes. Dejando de lado su paupérrimo Feel Sorry for the Fanatic, disco que solo es mencionado por ¿????… Quien sabe porque, pero ahí está, porque ese álbum es otro estilo musical y es de muy mal gusto.

Por lo tanto, Ungod es un disco que retoma su vieja esencia sin la necesidad de apegarse a lo nuevo que está pasando en el Death Metal. Mostrando el lado real de Harald Busse y Sebastian Swart, quienes hasta hoy, son los únicos integrantes que quedan de su mítico álbum de 1991. Se podría decir que Morgoth en este último álbum quiere dejar en claro, porque son y serán la banda más importante del death metal en sus tierras. Y en lo personal, tuve que esperar por mi copia en digipack para poder introducirme completamente en esta nueva faceta de los alemanes y así entender si sus intenciones eran reales o ficticias. Porque es necesario y obligatorio como buen amante de este género tener en físico el regreso de un icono extremo como lo es Morgoth.

Se abre el digipack y uno se encuentro con una banda completamente renovada en cuestión de estilo gráfico y presentación gráfica, donde los detalles de todo el arte realizado por Spiros Antoniou (Septic Flesh) en la caratula, demuestran una obra maestra!!!. Ahora, no dejemos de lado a Nora Dirkling, quien encerró perfectamente todo el concepto lirico de Ungod con algunas fotos de los integrantes dispersas en todo el libreto del disco y en la parte central de este se encuentra la absorción de todos los músicos dentro de los tentáculos de esta bestia denominada Ungod. A ello, aunamos la correcta y certera mezcla del enfoque musical por parte de Matthias Klinkmann y Jörn Michutta en todo el disco. Recreando muy bien todo esa prehistórica producción de una banda nacida en los 80’s y al mismo tiempo brindándole lo necesario a Morgoth para tener un campante retorno.

Por ello, para aquellos que querían más de dos canciones en el 2014, Ungod presenta este 2015, 11 temas nuevos en la versión normal y 13 en la versión en digipack. Donde se incluyen; Die As Deceiver compuesto exclusivamente para el single del 2014 e incluido como canción adicional para esta versión y Battalions Of Strangers de los rockers Fischer-Z de su disco Red Skies Over Paradise. Siendo este último tema, el vestigio claro de que aún Morgoth no olvido su momento Rock en su discografía.

Iniciando esta nueva obra de Morgoth, se da inicio con House of Blood regresando con ese gancho de tones, riffs parejos y densos momentos de sus primeras épocas. Donde la voz de Karsten Jäger cumple la función de retornarnos a los 90’s y prepararnos para que entre a los parlantes Voice of Slumber. Canción que sigue ese clásico golpe de doble pedal a pasó con la tarola e hit hat, enmarañándose en un conjunto de notas melódicas que poco a poco se torna pesadas e intercaladas por los dobles pedales de Marc Reign en la batería.

Snakestate empieza potente, con un doble pedal lento pero impregnado de odio a borbotones. Donde la combinación de elementos armoniosos en las cuerdas nutre al tema de otra faceta más elaborada, regresando a esas clásicas aceleraciones de pequeñas escalas que se diversifican mientras el doble pedal sigue aplanando los oídos al oyente. Luego se tiene Black Enemy, tema que no deja incentivar la matanza con el riff central de Sebastian Swart y Harald Busse. Quienes comienzan los punteos doommescos al compás de Sotirios Kelekidis en el bajo, quien hasta el momento pasó desapercibido, pero es en este tema que retoma el control general y hace la base para seguir con los siguiente contextos.

Descent into Hell cambia de tempo y se encarga de acelerar la dosis de death metal, iniciando con los clásicos blast beats intercalados de hit hat con tarola. Luego deciden colocarse cañeros y en la segunda estrofa musical ralentiza un poco el tempo para pasar a su lado melódico de sus años viejos y como siempre sin perder esa llama vital que los impulso en los 90’s a hacer metal de muerte.

Para muchas bandas de heavy metal colocarle el tema que da nombre el disco, suele ser el más cañero o el más afrodisiaco en sus ritmos. Por ello Ungod es un tema instrumental que sigue la segunda instancia excitante, llena de ritmos pegajosos, tambaleantes; los cuales son detallados por contextos variados y de constantes cambios que siguen su propio secuencia sonora. Donde no es necesaria la guturación para que sepas a donde te estas introduciendo; además de, prepararte el camino para lo que se viene en Nemesis. Canción basada en los pergaminos clásicos de H.P. Lovecraft y con esa esencia old school en sus pasajes musicales, recordando los primeros momentos de Asphyx, Death u Autopsy por momentos. Pero claro, con el sello de casa alemán de principios de los 90’s.

God Is Evil y Die As Deceiver son la canciones con las cuales Morgoth regreso después de 21 años dentro del Death Metal, dejando ese lado rock inglés y perseverando esa esencia clásico y noventera que enamoro a más de uno. En lo personal, cuando adquirí el single quede conmocionado por su regreso y por mantener ese sonido de sus discos pasados como; Cursed y Opium en sus nuevas composiciones.

Terminando el disco se tiene Traitor, Prison in Flesh y The Dark Sleep, la cuales siguen el mismo recorrido de canciones y discos antecesores mencionados. Con los llantos de Karsten Jäger, baterías concisas y seguras de Marc Reign, luego las buenas distribuciones rítmicas de Sebastian Swart y Harald Busse en las cuerdas, añadiendo solos melódicos para crear más ambientes en su propia música. Y por último para los fanáticos de su nefasta época, Morgoth trae adjunto el cover de los británicos Finger-Z de Battalions Of Strangers.

Ungod es un disco directo, sencillo y de mucho sentimiento que inmortaliza su primera época; plasmando perfectamente cada riff, guturación, parche y sonido profundo en el bajo para dar cabida a una nueva época en la discografía de Morgoth. Donde lo más importante para los alemanes es no alejarse de este renacimiento y ratificar su presencia dentro del metal extremo como un pilar más dentro de la abarrotada escena Death Metal.

 

Tracklist

1. House of Blood
2. Voice of Slumber
3. Snakestate
4. Black Enemy
5. Descent into Hell
6. Ungod
7. Nemesis
8. God Is Evil
9. Traitor
10. Prison in Flesh
11. The Dark Sleep

Canciones adicionales:
12. Die As Deceiver
13. Battalions Of Strangers (Fischer-Z cover)

Morgoth – Ungod

Género: Old School Death Metal

Origen: Alemania

Lanzamiento: 30 de Marzo de 2015

Discográfica: Century Media Records