CRONICA JUANMA

El pasado 30 de Septiembre acudí a la sala Rock City de Almàssera con el fin de disfrutar de una buena dosis de heavy metal de la mano de la máquina de gritos por excelencia, el señor Tim “Ripper” Owens.

Al ser domingo me esperaba una escasez de público algo más notable que si se hubiera hecho un sábado cualquiera, cosa que al final no ocurrió ya que a medida que iba avanzando la tarde y los conciertos la gente empezó a acudir a la cita.

También hay que resaltar el trabajo de la Rock City, durante toda la noche los grupos sonaron de lujo y no me extraña que se esté convirtiendo en una de las salas referente de Valencia ya que casi todas las bandas internacionales que vienen al final lo hacen aquí.

Otro aspecto a destacar es la puntualidad en los horarios, ya que justamente a las 20:00 Quelonio hacía acto de presencia en el escenario con el objetivo de presentar los temas de su nuevo trabajo Rebelión.

Con un sonido directo y potente empezaron su descarga de sonido que cabalga entre el heavy metal clásico con toques de power machacones, gran ejemplo es Despreciable, un tema que trata sobre el egoísmo del ser humano. Teresa demostró sus buenas dotes como frontwoman ya que en todo momento no paraba de animar al público y querer interactuar con él. Y es que muchas bandas comprenderán lo difícil que es conseguir romper la timidez para que el público se acerque a las primeras filas.

Otro de los temas que sonaron fue Por La Espalda, con un inicio espectacular llegando a rozar los límites del Thrash y una estructura bastante molona que acaba desembocando en un tema de auténtico power metal.

Temas como La Tormenta, V o Rebelión fueron cayendo en el transcurso de la tarde dando constancia de la técnica de esta joven banda que tan sólo con 3 discos en su haber demostraron que tablas y experiencia poseen para seguir creciendo. Para cerrar con un broche de oro eligieron su himno por excelencia Ave Fénix donde Jose y Luque dieron todo un recital de guitarras.

Los siguientes en saltar a escena fueron los irlandeses Sandstone que es la banda invitada en este Metal Messiah Tour. Una banda ya de por si rodada y que ofrecieron auténtico power metal de la viaje escuela y con un Sean McBay que estuvo sublime y cuyo timbre de voz está bastante similar a Helloween.

Hicieron un repaso a su corta discografía con temas como America, Learning On An Arrow o Fingerprints mostrando una actitud y un buen hacer inmejorables (y si no que se lo digan al rítmica que se volvía loco en cada canción). También hubo momento para calmarse con la balada Sleep en la cual el nuevo guitarrista se puso al mando de los teclados. Salvo algún que otro problema técnico hicieron un concierto más que correcto dejando al público con unas ganas sedientas de ver por fin a la estrella de la noche.

And.. You Will Die fue el tema encargado de abrir el show de Tim “Ripper” Owens. Un tema que como la mayoría sabrán pertenece a su antigua banda Beyond Fear la cual lleva ya casi 6 años sin dar muestras de vida. Para el siguiente tema se dirigió hacía el público para que gritaran como se llamaba y tal y como estaba previsto fue The Ripper el tema ha interpretar en esa ocasión.

Y es que la mayoría de su set list estaba dedicado a su antigua banda Judas Priest de la cual fue el sustituto idóneo para Rob Halford cuando este la abandonó. Canciones como Burn In Hell o Victim Of Changesnos teletransportaron a esa época y donde ha vuelto a demostrar que es uno de los pocos músicos más conocidos que pueden sustituir con garantías a Halford.

Lo que mas sorprende de este hombre es la versatibilidad que tiene para cambiar de registro y así mismo lo demostró cantando Don’t Talk To Strangers del desaparecido Dio haciendo que su memoria y gran legado no quede en el olvido. Pero no solo de versiones vive este hombre y es que con Scream Machine queda mas que demostrado, un auténtico torbellino de agudos que te podrían llegar a reventar el tímpano si se lo propusiera, temazo.

Tiempo hubo para recordar su etapa en Iced Earth con When The Eagle Cries o con su primera banda Winters Bane y su tema Heart Of A Killer. A medida que iba transcurriendo el concierto era más habitual ver a viejas parejas de metaleros bailando y cantando grandes canciones de los 80 que la banda interpretaba una tras otra sin cesar. Una de ellas fue Flight Of Icarus de Iron Maiden que para mi gusto personal no llegó a estar a la altura básicamente por que su voz sonaba ligeramente forzada y es que por lo visto no llega a casar con su estilo de voz.

The Mob Rules de Black Sabbath, One And One o la propia Starting Over fueron subiendo la temperatura de la sala hasta desembocar en la última de la noche que fue nada más y nada menos que Heaven And Hell, la cual hizo que la sala se viniera abajo para cantar uno de los grandes himnos que Dio cantó para Black Sabbath.

Sin duda, Tim Ripper Owens junto con sus músicos demostraron que el heavy metal y su gran legado aún sigue ahí y que con un poco de suerte aún hay movimiento para unos cuantos años. A ver si hay suerte y hay más bandas de este estilo que toman ejemplo y nos regalan pequeñas joyas que con el tiempo siguen imperecederas.

[nggallery id=11]