Crítica Edgar

Soilwork no es una banda de Gotenburgo pero en sus inicios fueron tomados como uno de los mejores exponentes de éste movimiento proveniente de Suecia. La banda tuvo un inicio con perfil bajo, a pesar de que sus dos primeros discos son de gran calidad destacando de lejos The Chainheart Machine que para mi es su mejor trabajo. Después la banda se dió cuenta que su estilo basado en el sonido At The Gates mezclado con el virtuosismo de bandas como Arch Enemy adornado por arreglos de teclado no era lo suficientemente personalizado, y es así como surge A Pedrator’s Portrait, un disco potente pero con mucho mas groove y más matices de voces, que ya le dió cierto nombre en la escena mundial.

El gran salto de la banda llegó con Natural Born Chaos, donde la experimentación de la banda llegó a su límite desde mi punto de vista, con mucha progresión, y las voces mucho más trabajadas, gracias a la producción de Devin Townsend, quien fue, de hecho responsable de la fama que goza la banda actualmente. Los discos posteriores mostraron a un Soilwork mucho mas ligero con discos tan lejos de su sonido original como Stabbing the Drama, perdieron seguidores y ganaron muchos más, sobretodo en norteamérica donde su juventud no sabe bien lo que es metal. Sworn To A Great Divide supuso una recuperación de Soilwork y también el anterior The Panic Broadcast, sin embargo la intención de la banda desde ésos dos discos es mezclar toda su historia sónica y por fin tener un camino a seguir. Es así que éste nuevo trabajo mantiene la intención del anterior álbum, con mejores o iguales canciones. Debemos tener en cuenta que la banda perdió una vez más a su otrora cerebro Peter Wichers, sin embargo la capacidad creativa estuvo a mil por hora y Soilwork nos entrega ahora un disco doble.

Y de hecho aquí hay Soilwork para todos sus seguidores los de antes y los de ahora, canciones como Spectrum of Eternity, Let The First Wave Rise, Long Live The Misanthrope, Leech son sin duda las mas potentes y rápidas que dejará satisfechos a los que gustaban de la agresividad de los inicios de la banda. Tenemos otras típicas del sonido melódico de Suecia como This Momentary Bliss, Rise Above The Sentiment, otras canciones como Memories Confined, The Living Infinite I, Antidotes in Passing o Owls Predict, Oracles Stand Guard“, tienen más elementos progresivos, aunque en la mayoría de canciones siempre está presente ése sello de la banda. Lo que sí no me sigue gustando de Soilwork es que hasta en canciones donde no debe poner voces limpias Bjorn Strid las pone. Llega un momento que lo que cansa es su timbre de voz limpia, simplemente no queda y las canciones hubieran quedado mejor si hubiera utilizado sólo su voz agresiva. El desempeño de los músicos es de primera, riffs complejos, bastantes cambios, groove, el teclado con un sin fin de arreglos, la calidad de Dirk en la batería es indiscutible y el sonido obviamente tambien es de primera.

No hay más que escribir, éste álbum es mejor que el anterior, al menos, pero siempre tienen puntos flacos, como ya escribí antes el exceso de voces limpias de Strid es uno de ellos. Pero en el global si quieres escuchar un buen disco de metal moderno creo que The Living Infinite es ése disco, no confundir la calidad de ésta banda con las de la NWOAHM mejor traducido como metalcore, hay mucha distancia, y a éstos suecos les sobra calidad.

 

Tracklist

1.Spectrum Of Eternity
2.Memories Confined
3.This Momentary Bliss
4.Tongue
5.The Living Infinite I
6.Let The First Wave Rise
7.Vesta
8.Realm Of The Wasted
9.The Windswept Mercy
10.Whispers And Lights

Soilwork – The Living Infinite

Género: Melodic Death Metal

Origen: Suecia

Lanzamiento: 27 Febrero 2013

Discográfica: Nuclear Blast