La expectación no podía ser mayor desde el mismo momento en que los manchegos Angelus Apartida anunciaron que entraban al estudio para grabar nuevo material. Las muy buenas sensaciones dejadas por su anterior Clockwork,  la vitola de la “banda más grande del thrash en España” y la máxima representación hoy en día del metal patrio fuera de nuestras fronteras, eran ingredientes suficientes para colocar el listón muy alto con The Call. Grandes esperanzas que adelanto, en gran parte han sido colmadas.

Para acometer tamaña aventura, la banda ha contado con unos medios de lujo. Desde la discográfica, una vez más Century Media, a la que hay que reconocerle que ya hace unos años apostara por una banda que todavía tenía muchas páginas que escribir, pero sobretodo, si hay algo que merezca especial atención de Angelus es el sonido, y el sonido es fruto de la producción. Ya desde Clockwork, Daniel Cardoso fue el responsable entonces y lo es ahora de que desde los Ultrasound Studios de Moita, Portugal, la producción de este último disco de la banda no tenga nada que envidiar a producciones internacionales con las que en tantas ocasiones no hay lugar para la comparación. Angelus Apartida han logrado algo importantísimo, conseguir un sonido propio con el que se les puede identificar. Algo de lo que muy pocos grupos pueden presumir hoy en día y que es vital para destacar entre la avalancha de nuevas bandas que existen actualmente.

Entrando en materia, You’re Next es el tema elegido para abrir el disco. Canción sacada como adelanto y que vino acompañada de un videoclip que conocíamos hace pocas semanas. Paradójicamente, el disco no comienza con tralla como cabría esperar sino con unos inquietantes arpegios de guitarra a los que pronto se le unen ritmos marca de la casa. Puro thrash bestial con un sonido muy americano. Posiblemente You’re Next sea el buque insignia del disco y no es de extrañar que los manchegos lo eligieran como se tema favorito ya que “muestra la rabia y la furia” que querían reflejar en su nuevo trabajo.

At The Gates of Hell muestra otra de las aristas de este nuevo trabajo como son los coqueteos que tiene Guillermo con los guturales a lo largo de varios cortes en el disco y que son muestra una evolución en el apartado vocal. Por su parte, Violent Dawn es 100% adrenalina. Un corte rapidísimo que repite los patrones compositivos del thrash clásico. Poco original pero efectivo, con un solo electrizante plagado de virtuosismo que podría ejecutar el mismo Kerry King.

It’s Rising es un tema que sorprende dentro del contenido del disco por su estilo más cercano al heavy metal tradicional en el que Guillermo da buena cuenta de ello con un registro más agudo. Con un sonido muy técnico, el tema es además uno de los más melódicos que nos vamos a encontrar, por esa renuncia al thrash más machacón y el acercamiento a formas de metal más melódicas. En todo caso, la normalidad vuelve con Blood On The Snow, que ofrece una variante rítmica inicial que se agradece después de tanta caña. Pero el apaciguamiento inicial dura poco porque de nuevo la batería vuelve a destrozar nuestro cráneo con programadas descargas del bombo incendiario de Víctor. Blood On The Snow es la perfecta carta de presentación de la muy buena producción que tiene el disco

En The Call podemos encontrar todavía vestigios del anterior Clockwork tanto en los ritmos y sobretodo en ciertas melodías vocales. The Hope Is Gone y sobretodo Still Corruption son ejemplos claros. Especialmente, en este último tema las reminiscencias saltan a la vista cuando retoma el estribillo del Corruption de Give’em War. ¿Será éste el particular Unforgiven de los Angelus? Por aquello de las partes, se entiende.

Los ochenta nunca murieron!, o al menos Killer Instinct así lo atestigua. Tema sacado del old school thrash metal que no repara en detalles: mayor melodía vocal en el estribillo, dos solos de genial factura plagados de efectos y una ralentización del tempo del tema ideal para practicar headbanging.

Para finalizar el disco, Fresh Pleasure, canción dedicada a la cerveza y que cuenta con la colaboración del cantante Hugo Andrade del grupo portugués Switchense, y Reborn, un largo tema de 7 minutos que culmina el disco con un desvanecimiento de la música que nos recuerda que estos tíos todavía tienen mucha caña que dar.

La edición limitada de The Call incluye una versión del tema Hell Patrol de Judas Priest y el magnífico Free Your Soul que los Angelus estrenaron en su Give’em War de 2007.

The Call representa un salto adelante para la banda en todos los aspectos. Si cabía mejorar algo en la producción, se ha logrado. El sonido que se le saca a cada uno de los instrumentos es perfecto y entre todos destaco especialmente la voz, que se nota que está muy mimada a lo largo del disco y a la que se le añaden voces dobladas y distintos efectos. Por su parte, el propio Guillermo imprime mayor versatilidad combinando formas de cantar más agresivas aún que en Clockwork con otros registros agudos como en el tema It’s Risising  y cercanos a los guturales como en At The Gates of Hell. Además, por comparación con su trabajo inmediatamente anterior, si había algo que achacar a éste era la falta de melodía en la voz; en este caso han logrado subsanar ese fallo. En cuanto al resto de instrumentos que suenan descomunales, el protagonismo recae en la batería demoledora y la guitarra solista que raya a un nivel magnífico en todos los temas. Especialmente reseñable es el solo en el tema The Hope Is Gone. Musicalmente hablando, Angelus ya tienen su sonido: un thrash rapidísimo, enérgico, que no da tregua y además bastante técnico, algo no muy común en muchas bandas de thrash. Su sonido se podría enmarcar en la llamada “Nueva Ola del Thrash Metal” con bandas como Evile, Warbringer o Havok y ese thrash que evoluciona respecto al de los ochenta endureciendo el sonido todavía más. Aunque en The Call encontramos algún que otro tema que nos recuerda a la música realizada en aquellos años.

Para concluir, The Call es una clara evolución en la carrera de los manchegos pero no lo considero el disco definitivo que les haga explotar pues viendo el potencial que tienen, sé que todavía pueden dar más y dejarnos boquiabiertos con un trabajo perfecto. No hay que ser conformistas ya que los grandes retos están hechos para los realmente grandes y confío en que lo bueno aún está por llegar, algo que dice mucho de las expectativas puestas en Angelus.  Disculpad la tardanza de la crítica y la extensión de la misma, pero considero que cuando se le da tanta importancia a algo, lo más justo es dedicarle el tiempo necesario. Lo que le queda a la banda es un futuro prometedor y a nosotros, los fans, disfrutar de su sonido y sobretodo de su salvaje directo.

 

The Call

1. You Are Next
2. At The Gates of Hell
3. Violent Dawn
4. It’s Rising
5. Blood On The Snow
6. Killer Instinct
7. The Hope Is Gone
8. Fresh Pleasure
9. Still Corrupt
10. Reborn

Artista: Angelus Apatrida

Guillermo Izquierdo– Guitarra rítmica/solista, Voces
David G.Álvarez – Guitarra rítmica/solista, Coros
José J.Izquierdo – Bajo, Coros
Víctor Valera –Batería, Coros

Género: Thrash Metal

Fecha de lanzamiento: 24 de Abril de 2012

Origen: España

Discográfica: Century Media