CRÍTICA QUARK

Es posible que este The Anthropocene Extinction sea el disco más esperado de este 2015 dentro del death metal. Debido a su álbum antecesor Monolith Of Inhumanity, el cual fue uno de los últimos discos más devastadores del siglo XXI. Elevando la valla al máximo para nuevas y viejas bandas extremas, porque lo escuchado en su sexto disco en estudio de Cattle Decapitation es simplemente retorcido y abrumador. Y es en sentido, que la gente espera una siguiente producción demoledora de estos estadounidenses, siendo algo que supere las expectativas y se pueda anteponer a la bestialidad creada en el 2012.

En muchos de los casos esta situación es difícil de realizar y para muestra un botón. Todos recordaremos con gran nostalgia un disco que remeció las redes por completo a nivel mundial dentro del metal extremo y ese fue el  Dechristianize de Vital Remains. Un disco que impacto de manera imperiosa a todas las producciones de ese año y por unos años más. Fue así que para su siguiente producción, todos esperaban un disco igual o mejor de abominable. Pero las cosas pasaron de distinta manera, porque Vital Remains decidió continuar con el legado de su antecesor disco y no decir nada novedoso entre las nuevas canciones del Icons of Evil . Repitiendo la misma fórmula de blast beats acelerados, solos heavy’s y las voces de Glen Benton una vez más.

Entonces, esperar lo nuevo de Cattle Decapitation es simplemente una verdadera confusión; porque no sabes con que te puedes encontrar en su reproducción. Quizá algo distinto a su precedente o quizá algo que siga la misma línea de su anterior disco.

Fue así que antes de hacer la reseña de este The Anthropocene Extinction, tuve que estar alejado un poco de la música extrema y perfilarme en escuchar otros estilos musicales que despejen la mente para no cometer algún tipo de error al conceptuarlos con su nueva producción. Así que tres horas después, me doy que Cattle Decapitation regresa después de tres años de silencio con una nueva producción ostentosa y distinta; pero manteniendo esa vertiginosidad en todos sus contextos y como siempre la voz de Travis Ryan es simplemente lo mejor que encontrarás en todo el disco.

Nuevamente la banda toma los servicios de Wes Benscoter para el diseño de la caratula y algunos por menores del diseño en general de todo el disco. Retratando perfectamente la definición clara de los científicos hacia el Antropoceno y las consecuencias de todos los actos humanos en los diversos ecosistemas naturales, produciendo disturbios ecológicos y el rápido crecimiento de la actividad industrial en toda la faz de la tierra. Los cuales crean deterioros en todos los ríos, océanos, mares, lagos y lagunas de todo el planeta; por eso, dentro de la impresión de disco se ve la tubería externa de alguna fábrica industrial que contamina y distorsiona los ecosistemas creados de manera natural en la tierra.

Otro factor que se repite en este The Anthropocene Extinction es la presentación sonora con la que cuenta esta enfermedad sónica, porque nuevamente toman los servicios de Dave Otero de Flatline Audio Studio para encargarse del mezclado, masterizado y producción en general de esta nueva monstruosidad musical. Recreando nuevamente su sonido personal y llenándolo de pequeños detalles técnicos que nutren la gran variedad de ritmos y contextos con los cuales Cattle Decapitation nos tiene acostumbrados.

The Anthropocene Extinction inicia su sendero con Manufactured Extinct, primera canción promocional lanzada el pasado 20 de Mayo por todas las redes sociales y como era de esperarse. Cattle Decapitation regresa para cercenar cabezas y todo lo que tenga que ver con extremidad, manteniéndose en el mismo pedestal del 2012. Donde las voces Travis Ryan son infinitas al momento de escuchar todos los ambientes que producen David McGraw en la batería y Josh Elmore en las guitarras.

The Prophets of Loss me recuerda los años iniciales del black metal, con ese riff oscuro y helado que se antepone a todo los instrumentos en medio de los intercalados blast beats de David. Y a los catorce segundos Cattle Decapitation nos presenta una nueva influencia Dimmu Borgirsiana voces habladas y gruesas de un invitado de lujo como lo es Phil Anselmo, pero el punto de inflexión llega a los cincuenta y siete segundos con un leve redoble de batería y todo ese conglomerado helado se torna crujiente, pesado, pestilente. Regresando a sus bases black metaleras y de tempos enteros adornados por juegos de platillos, redobles y dobles pedales, los cuales están mezclados meticulosamente por las voces del nuevamente sorprendente Travis Ryan.

Plagueborne es un tema fácil y difícil de entender, porque contiene ciertos arreglos distintivos que hacen de este tema otra maravilla. Azotando y casi slammeando su ritmo al máximo para que se compenetre con una parte arpegiada; y la voz de bruja de Travis entre nuevamente como el principal elemento de cambio para lo que se viene después con los blast beats directos de David.

Clandestine Ways (Krokodil Rot), regresa con las dosis de riffs de afinación a sierras afiladas y sus momentos blackers de esa época gloriosa. Los cuales se disuaden lentamente mientras las voz de Travis comienza a gruñir como chancho endemoniado para que todo se torne brutalmente insano e inescuchable. Pero el mejor momento llega a los dos minutos con catorce segundos, cuando el ritmo se vuelve tan simple, pero al mismo tiempo sirve de puente para que sea el momento épico de Josh Elmore con un solo frenético de más de un minuto.

Circo Inhumanitas, entra sin piedad a los parlantes. Mezclando sus partes salvajes con sus lados cuasi progresivos, que desembocan en sus clásicos pares de china, tarola y pedal continuo al golpe del china. Pero ese sentimiento dura solo unos minutos, porque de ahí en adelante Cattle Decapitation se acelera y nos regala la presencia de Derek Engemann en el bajo en los momentos menos pensados. Sirviendo de puente para que el lado chacal, sobrehumano y brutal de estos estadounidenses se enrumbe en más devastaciones sonoras e inaudibles. Insertando gritos largos agudos y gruesos para que la enfermedad del ganado decapitado siga cauce natural.

Mammals in Babylon es la segunda canción promocional que recibió este majestuoso The Anthropocene Extinction, donde los nostálgicos recuerdos de su antecesor disco vuelven a tomar los parlantes. Con esa increíble amalgama de sonidos densos y acelerados que no dejan de azotarte los tímpanos, es más, se podría decir que este tema es la pequeña remembranza que nos encandila desde la mitad del disco anunciado en su breve instrumental The Burden of Seven Billion.

Una de las cosas más interesantes de este disco, es que, mientras vas avanzado de canción en canción. Se pone más dominante y poderoso, debido a sus cuasi progresivos cambios y esquemas técnicos provistos de pura furia y rabia que no dejan de hacer temblar los parlantes. Por ello, Mutual Assured Destruction y Not Suitable for Life, son canciones estrechamente parecidas en su estructura deformadora de tímpanos, porque cuenta con arreglos intensos, blast beats que no dejan de ser lineales y perfectos para que los solos, riffs sueltos y subidos de escalas comiencen a desangrar los oídos con cada segundo que pasa en ambas canciones. Es impresionante como Cattle Decapitation pueda repetir su fórmula ganadora, sin la necesidad de ser una bestia innovadora, por el contrario la banda repite algunos esquemas de su icónico disco del 2012. Pero al mismo tiempo suenan tan natural y renovados dentro de su propio estilo y con la seguidilla extrema de Apex Blasphemy  lo reconfirman, complicando mas la situación. Porque Travis y promoción siguen enchufados en cambiar los contextos de Cattle y no repetirse vocalmente e instrumentalmente. Puesto que lo mejor del disco es el demente del vocalista, quien se reinventa cada vez que puede con sus voces. Se podría decir que es el último bastión vocal de una generación extinta, porque hoy en día la poca distinción gutural que existe dentro del metal extremo hace en muchos de los casos, aburrida su escuchada.

El disco llega su final con Ave Exitium calmando sus ritmos y Pacific Grim, la cual retoma esa variación inicial de sus primeros temas introduciendo letras en alemán por parte de su segundo invitado Jürgen Bartsch (Bethlehem) y añadiéndole más bestialidad, brutalidad con los gravities blast beats, notas melódicas y solos pegados a ese esquema. Cerrando nuevamente una presentación majestuoso por parte de Cattle Decapitation, la cual sigue siendo una experiencia de sonido impecable, ideas renovadas y ejecución impresionante por parte de Travis Ryan. Quien es el corazón de esta banda para seguir dándole latidos bestiales, brutales y caóticos a cada instante y con un estilo imparable hasta el momento. Excelente regreso de los ganados decapitados… Consistentes, Potentes y por encima de todo son CATTLE DECAPITATION!!!!

Tracklist

1. Manufactured Extinct
2. The Prophets of Loss
3. Plagueborne
4. Clandestine Ways (Krokodil Rot)
5. Circo Inhumanitas
6. The Burden of Seven Billion
7. Mammals in Babylon
8. Mutual Assured Destruction
9. Not Suitable for Life
10. Apex Blasphemy
11. Ave Exitium
12. Pacific Grim

Cattle Decapitation – The Anthropocene Extinction

Género: Brutal Death Metal / Grindcore

Origen: Estados Unidos

Lanzamiento: 07 de Agosto de 2015

Discográfica: Metal Blade Records