La sensación de estar escribiendo el título de la entrada, tras la larga ausencia de los Dioses vikingos en nuestras filas, es sin duda reconfortante. Volvemos a respirar el hedor de sangre y dolor de los pueblos devastados a su paso…las hojas están más afiladas que nunca y las puertas de Valhalla se han abierto de par el par.

Los suecos encarnan en esta entrega al soberano de Muspelheim y líder de los gigantes de fuego, aquél que en el fin del mundo avanzó con sus hordas a través del viento austral para aplastar a las Divinidades. Amon Amarth se sirve de la historia de Surtur, que con su negra lengua de fuego hizo arder los nueve mundos…repartiendo muerte a Dioses y humanos por igual.

Como si de una visión se tratase, War of the Gods avanza raudamente como un ardiente destello que dibuja en el cielo el trágico cuadro de la lucha entre el gigante de fuego y el Dios Mayor…la fiereza de las tropas de Asgard avanzando sobre la faz de la Tierra se refleja fielmente en la contundencia de la apertura a este mítico trabajo. La voz de Johan no podría ser más agresiva…sus rugidos se asemejan a una bestia furtiva, en un desgarro casi animal que nos muerde sin compasión. Los arreglos intermedios de carácter melódico ostentan la grandeza que siempre ha caracterizado a estos guerreros, con un riff despedazante que cara al final se hace más y más intenso.

Töck’s Taunt – Loke’s Treachery Part II emprende su marcha con un vigoroso ritmo que en vivo hará volar por los aires salas y estadios…una sesión intensa de headbanging que toma un respiro en su mitad para retomar con más agonia la historia de Loki; que según cuenta el mito tras asesinar a Balder oculta su identidad y guardas sus oscuras lágrimas para evitar el retorno del hijo de Odín a Asgard.

Vamos a descuidar por unos segundos nuestro lenguaje…Destroyer of the Universe es para correrse, no hay más. Es la representación más dolorosa escrita jamás sobre la tiranía y el poder, hablándonos de la titánica figura de Surtur en su camino a la ciudad de los Dioses. Su estructura es el caos puro, con un punteo feroz y una base rítmica capaz de tirar abajo la más sólidas barreras. El tempo se relaja con Slaves of Fear, que nuevamente utiliza un riff entrecortado que hará temblar el suelo bajo nuestros pies a la vez que Johan nos ofrece una de sus mejores composiciones líricas. Perfectamente integrada en la temática del disco, se va más allá y se habla de la dominación de la mente humana y de las ansias de nuestra alma por romper las cadenas que nos separan de la libertad…

Volvemos a la carga con Live Without Regrets, en donde los músculos vuelven a entrar en tensión mientras la faceta más epica de Amon Amarth lucha despiadadamente por penetrar en nuestra piel. Probablemente se trate de uno de los exponentes más Viking de su obra, ya que lejos de tomar unas bases excesivamente melódicas las dispensan en su justa medida para crear un solemne himno, en donde el los nórdicos cubren su pecho de orgullo y valentía ante una muerte que jamás les vencerá.

The Last Stand of Frej nos narra con solemnidad el duro final de Frey ante la ardiente espada del gigante negro, evocando a medio tiempo el fuego que cubre el cuerpo sin vida del regidor de la lluvia, las cosechas y la luz del Sol. For Victory or Death se abre con un vivo riff que alza su grito mientras los miles de hombres levantan sus estandartes de guerra en el frío silencio de la oscuridad. Un tema resplandeciente, cargado de emotividad y sobrada maestría en cuestión de arreglos melódicos.

La entrada de Wrath of the Norsemen aporta un aire más renovado, adquiriendo inmediatamente la aspereza que la voz disemina, con un riff que sin demasiadas dificultades podemos acuñar a la formación…sin embargo su marco tiene un carácter fresco y cortante, siendo la composición más versátil de todas.  Cara al final, A Beast Am I se acerca con una marcha casi militar: un incesante golpeo que sin piedad se avalanza sobre nosotros con la férrea figura del Death Metal a sus espaldas.  Según podemos interpretar se empatiza con la sed de venganza que corre por las venas de Loki, focalizando dicha frustración en una sangrante liberación de energía que representa con claridad la ruptura sus cadenas llegado el Ragnarök en donde liderará a los Jotuns

Doom Over Dead Man es un lento tema que nos narra el desolador panorama tras la batalla final Dioses y hombres emanan sus últimos suspiros mientras la muerte se eleva como una oscura aliada del destino…el sentimiento de melacolía se filtra a través de los  riffs que progresivamente alcanzan una dimensión trágica que se pierde entre las cenizas, en un silencio abismal.

Surtur Rising es ambicioso sobre todas las cosas, dado que no se contenta con dominar el apartado instrumental: mediante un sobervio trabajo lírico abarca la esencia humana en sus puntos más críticos. La venganza, el dolor, el orgullo y finalmente el vacío traído por la muerte se ven reflejados en este espejo de sonidos, que entre las ardientes fisuras de la tierra emerge de forma perpetua para recordarnos una vez más quien tiene el poder.

Que la luz de un nuevo día ilumine vuestra senda mientras la Tierra resurge verdeante de las profundidades del mar…pues Amon Amarth acaba de arrasarla a golpe de brutalidad pura, y este es su legado.

Surtur Rising cover (Click to see larger picture)

Surtur Rising

1. War of the Gods
2. Töck’s Taunt – Loke’s Treachery Part II
3. Destroyer of the Universe
4. Slaves of Fear
5. Live Without Regrets
6. The Last Stand of Frej
7. For Victory or Death
8. Wrath of the Norsemen
9. A Beast Am I
10. Doom Over Dead Man

Artista: Amon Amarth

Johan Hegg – Vocals
Olavi Mikkonen – Guitar
Johan Söderberg – Guitar
Ted Lundström – Bass
Fredrik Andersson – Drums

Género: Death Metal with Viking Influences

Fecha de lanzamiento: 29 de marzo de 2011

Discográfica: Metal Blade Records