Mucha expectación han conseguido levantar los madrileños Gauntlet con la publicación de su nuevo trabajo Stubburn. Tras muchos años batallando en el underground y después de la publicación en 2009 de What Doesn´t Kill Us…, la banda se embarco en una extensa gira de presentación con mas de 50 conciertos, no solo en España si no también en países como Portugal, Francia y Alemania, dejando como testimonio el EP Live at Brutal Metal Fest (2010).. En enero de 2012 Gauntlet decidieron entrar en los estudios New Life para dar formar a nueve temas en los que han conseguido dar una vuelta de tuerca más a su sonido, con unos temas que suenan compactos y potentes.

There Will Be No Peace, supone un inicio sin tregua donde Gauntlet nos muestran su faceta más contundente, dotando al tema de una agresividad muy thrashera, con una letra de actualidad y muy comprometida en la que abordan el espinoso tema del terrorismo, con un tratamiento muy cuidado de las voces, intercalándose algunas partes más lentas pero de gran intensidad, que dejarán paso a un rápido solo de guitarra que precede al speedico final. A lo largo de Stubburn, Gauntlet han sabido rodearse de algunas colaboraciones que han ayudado a dar colorido a los temas, como en el caso de Feed The Worms, un tema en el que prosiguen con la honda thrashera con la que se inicia el disco, sonando las  guitarras de lo más potente y donde las voces filtradas se alternan con las de Javier Cardoso de Vita Imana, creando un corte que combina la ferocidad sonora, con pasajes donde dejan claro su pasión por la melodía, llegando a recordar a los Annihilator de Jeff Watters y donde destaca el roquero solo de guitarra de Ix Valieri de 037.

Tras los dos trallazos iniciales la siguiente canción Slave, que ha sido el primer video de Stubburn, es un tema con una mayor carga melódica y una estructura mas cercana al Hard-Rock, con un estribillo muy pegadizo y donde destaca el contundente trabajo de su batería Alejandro Martínez, junto a la parte central que acaba desembocando en un solo de guitarra muy melódico. Blood Sweet & Tears, posee una extensa intro que deja paso a un corte donde las veloces guitarras junto a la voz de Miguel nos conducen a una pieza que suena más próxima al Power Metal de corte alemán, sonando muy contundente y donde se intercalan partes en las que las voces suenan limpias, consiguiendo dotar al corte de múltiples cambios de ritmo, redondeando uno de los temas más complejos y con mayor desarrollo instrumental de todo el plástico y en el que han colaborado Aitor de Su Ta Gar y Jose Gil de Unsouled.

My Dying Breath, nos devuelve nuevamente a los sonidos más thrasheros, donde las voces rasgadas dan contundencia a un corte que va endureciéndose progresivamente gracias a las generosas raciones de doble bombo y en el que han contado con la colaboración de Rown Houland de Clockwork que aporta su agresivo registro, regalándonos otro de los cortes más contundentes del álbum. Dentro de Stubburn no solo tienen cabida los riffs rápidos y frenéticos con aire thrash metalero y como prueba de ello, Gauntlet apuestan en You Don´t Know Me, por una estructura más cadenciosa, con un ritmo no tan vertiginoso pero en el que conservan toda la intensidad, y donde destaca el trabajo de Miguel en las líneas vocales durante el estribillo, que es rematado por un excelente solo de guitarra.

Last Exit To Blissteria, fue el primer corte que a modo de adelanto pudimos degustar de Stubburn y realmente es de lo más representativo del disco, con un ritmo contagioso, derrochando velocidad y contundencia, con una poderosa base rítmica a cargo del bajo de J.C. Fernández y la batería de Alejandro Martínez, que consiguen crear la base perfecta para que la agresiva voz de Miguel introduzca sus textos, y donde Gauntlet dejan espacio para un gran desarrollo instrumental de la mano de las guitarras del propio Miguel  y Daniel Millán, forjando un tema que se mueve a medio camino entre el metal más contundente y el thrash metal más ágil y técnico.

Sold My Soul, aparece como un pequeño oasis entre tanta caña, tratándose de un corte donde las guitarras limpias del principio dejan paso a un medio tiempo donde se ha puesto especial cuidado en el tratamiento de las voces, que suenan limpias y melódicas, en un tema que posee una subida durante el estribillo, antes del solo de guitarra muy en la honda del metal más comercial de la década de los ochenta. Para cerrar el disco Gauntlet se desmarcan de todo el material de Stubburn para descargar The Fake, que posee una sonoridad un tanto especial, donde se puede apreciar unas estructuras más próxima al heavy metal de corte americano, gracias a los coros y al peculiar sonido de batería, que aporta un toque de frescura y originalidad a un corte que se sale de la línea marcada por los anteriores temas y en el que han contado con la colaboración de Manuel Seoane y Daniel García de Dagarod.

Gauntlet han conseguido con Stubburn subir un nuevo escalón a nivel compositivo y sonoro con este nuevo trabajo, y con un poco de suerte, no me cabe la menor duda, de que puede ser su gran oportunidad para colocarse entre las bandas mas importantes del metal nacional, y quien sabe si consolidarse dando el salto fuera de nuestras fronteras, buenos temas y ganas de comerse el mundo no les van a faltar.

Stubburn


1. There Will Be No Peace
2. Feed The Worms
3. Slave
4. Blood, Sweat & Tears
5. My Dying Breath
6. You Don´t Know Me
7. Last Exit To Blisstonia
8. Sold My Soul
9. The Fake

 

Artista: Gauntlet

Miguel Rocha – Guitarra y Voces
Daniel Millán – Guitarra y Coros
Juan Carlos Fernández – Bajo y Coros
Alejandro Martínez – Batería

 

Músicos Invitados:

Aitor Gorosabel (Su Ta Gar)
Ix Valieri (Leo 037)
Javier Cardoso (Vita Imana)
Jose Gil (Unsouled)
Rown Houland (Clockwork)
Manuel Seoane & Dagarod (Manuel Seoane´s Burning Kingdom)

Género: Heavy / Power Metal

Fecha de lanzamiento:28 de mayo de 2012

Origen: España

Discográfica: Molusco Discos / BOA / NEW LABEL