Resurrection Fest ha logrado consagrarse como una de las citas ineludibles del verano. Aunando hardcore, punk y metal, Resurrection siempre tiene un cartel bastante inteligente capaz de llamar la atención de diversos colectivos para que año tras año se congreguen más y más personas, alcanzando esta edición su récord con la asistencia de más de 30.000 personas.

Para ello, han cambiado una vez más el recinto, siendo su localización en el mismo sitio que el año anterior, pero un adentrándonos un poco más, quedando así un descampado más grande. Este año se contaba con tres escenarios: el escenario Monster, que era el más grande, la malograda carpa blanca de Jägermeister (que desmerecía bastante la actuación de los grupos como puede observarse en las fotos) y el pequeñísimo escnario de Arnette para las bandas emergentes, que espero que más adelante lo amplien un poco. Como en cualquier festival además había puestos de comida y bebida y una plataforma de Monster.

La gente este año se encontraba molesta por la subida del precio de un festival que se prometía low cost. De ser gratis pasaron a 30 euros y actualmente 60. Me sigue pareciendo un precio justo para las bandas que traen, pero haría especial hincapié en un par de cosas a mejorar: baños. No hay suficientes.

 

[singlepic id=982 w=400 h=400 float=none]

Teniendo en cuenta además que la zona de acampada queda tan lejos de la zona de conciertos, la gente sólo tiene opción a usar  las cabinas que se ponen en el festival y yo intenté ir un par de veces encontrándome con numerosas colas. Si uno sale fuera puede observar cómo todo el mundo utiliza el campo para sus necesidades, algo que me da pena para el pueblo tan bonito de Viveiro. Por favor, más baños.

En cuanto al cartel, se cayeron Here Comes The Kraken porque perdieron su vuelo desde México y no olvidemos que dos días atrás había fallecido Tony Sly, cantante de No Use for a Name, aún no se sabe la causa. Esto ha conmocionado no sólo al público sino a compañeros de cartel que le han dedicado canciones entre lágrimas.

Comenzamos la jornada a las 17.00 con Adrift es una de las grandes promesas del metal español. Con el nuevo disco a sus espaldas, Black Heart Bleeds Black. Los madrileños que practican un post metal/sludge muy característico han logrado consagrarse como una de las bandas de culto nacionales y pese a las numerosas oportunidades que tenemos de verlos en directo, siempre se quiere ver una vez más. Como ya he dicho, presentaron alguno de los nuevos temas y fue un concierto muy animado pese a la hora.

 

[singlepic id=977 w=400 h=400 float=none]

More than a thousand dieron un directo cargado de energía. Yo no soy muy seguidora, pero sé que eran unos de los grandes esperados del festival. El cantante no paró quieto ni un segundo sobre el escenario y tocaron temas míticos como “Not bad blood” o “It’s alive”.

Converge comenzaron con Jane Doe, lo cual fue una grata sorpresa para todos. Jacob Bannon con su usual espectáculo, puro dramatismo en sus gestos, sus miradas… nos dejó a todos boquiabiertos. El sonido tuvo sus más y sus menos y como he dicho antes, una carpa poco favorable y que fueran a las 19.00 de la tarde… poco tuvo que ver con el concierto que dieron dos años atrás. Lo positivo fue la cercanía con el público, fue un concierto más íntimo al menos.

Éste fue el set list: Jane Doe, Dark Horse, Heartache, Aimless Arrow, Eagles Become Vultures, Empty on the Inside, Reap What You Sow, Cutter, Worms Will Feed/Rats Will Fest, No Light Escapes, Hell to Pay, Shame in the Way, Plagues, Axe to Fall, The Broken Vow, Last Light, una cover del Entombed (Wolverine Blues) y Concubine.

 

[singlepic id=978 w=400 h=400 float=none]

El concierto tuvo su momento gracioso cuando Bannon lanza el micrófono y queda enganchado en las alturas sobre los altavoces. También recordar que anunció gira en los próximos meses por España, ¡así que estamos de suerte! Pianos Become the Teeth dieron un concierto algo monótono que dejó algo frío al público.

Muchos fueron al Resurrection única y exclusivamente por Nasum. Tras la muerte de Mieszko Talarczyk en 2004 por culpa de un tsunami mientras veraneaba con su novia, la banda se hundió. Recuerdo entrar en la web del grupo en aquella época y encontrarme con una fotografía de ula lápida de Mieszko, que permaneció así durante meses.

La tristeza que surge cuando muere alguien joven que admiras y que una banda de culto como Nasum desaparezca por estos motivos, pues es evidente que cuando anunciaran su reunión para hacer un último tour de despedida, la gente se emocionara. Aquí un gran agradecimiento a Resurrection por no olvidarse de los seguidores del metal extremo y brindarnos con esta oportunidad.

A la voz hemos tenido al cantante de Rotten Sound, el cual cumplió altamente con las expectativas. Dio un concierto cargado de energía, anunciaba las canciones de 3 en 3, de 4 en 4… ¡es lo que tiene la duración de las canciones de grindcore! un buen método de presentarlas. Cerraron con la archiconocida “Inhale/Exhale” donde el público, incluída la que escribe, enloquecimos un poco más.

 

[singlepic id=979 w=400 h=400 float=none]

Suicide Silence fue uno de los conciertos con más energía y es que su cantante es un torbellino en el escenario. Nos llevamos un pequeño susto cuando vimos en el suelo a Mark Heylmun con cara de dolor que resultó en un esguince de tobillo. Tuvimos que esperar unos minutos hasta que le ayudaron a levantarse y Mitch Lucker le dio un poco de alcohol para “animarle”. El resto de concierto tocó con cara de dolor, no debe de ser fácil tocar en tal estado… tiene su mérito. Pese a ello el concierto salió a pedir de boca.

Municipal Waste provocó circle pits, walls of death y todo lo imaginable. Ya los había visto anteriormente en otras ediciones y la verdad es que no decepcionan nunca. Siempre logran una conexión especial con el público y lograron una vez más dar un buen concierto, aunque el sonido a veces fue un poco batiburrillo.

Soziedad Alkoholika es una de esas bandas que se ha reinventado, convirtiendo su sonido en puro thrash metal, aunque con una voz bastante punk. Han conseguido estar en la edición de Sonisphere ya varios años y en este festival se ha notado lo mucho que el público les quiere gracias a la gran respuesta.

 

[singlepic id=980 w=400 h=400 float=none]

Berri Txarrak fueron unos de los mejores grupos del festival. Simplemente dieron un acústico increíble, logrando un sonido impoluto pese a tocar en la dichosa carpa donde las bandas perdían todo el fuelle. Dead Kennedys eran otros de los esperados del festival. Pusieron fin a su carrera en 1986 pero en 2001 decidieron reunirse y aquí estuvieron, en 2012, dándolo todo. La música y la actitud no entienden de edad y de hecho dieron un concierto animado y cargado de fuerza.

La primera vez que At the Gates pisó en España tras su reunión fue en 2008 en Madrid. Los precursores de la famosa oleada del death melódico sueco siempre han sido un caramelo en los festivales y para los fans de este género siempre nos ha parecido una banda de culto. El público vibró especialmente con Under the serpent sunWith fear I kiss the burning darkness o con Kingdom gone, uno de los temas más clásicos.

Hatebreed ponen el broche final al festival. Eran las 2.00 de la mañana, la gente tenía frío y se encontraba cansada. Pero los americanos se encargaron de levantar los ánimos. Tema tras tema, sin palabrerías de por medio que pudieran ralentizar o amainar la fuera del concierto, fue una hora de música brutal. El grupo tiene ya tablas en el escenario y Jamey Jasta supo acaparar la atención del público. Obviamente cerraron con las más queridas por el público I will be heard y Destroy everything.

 

[singlepic id=981 w=400 h=400 float=none]

Como opinión final sobre el festival, he de decir que cada año se lo curran más y prestan más atención a los pequeños detalles, simplemente replantearía la situación del festival y la zona de acampada ya que sigo considerándolo uno de los handicaps del festival, pero sigo animando encarecidamente a todo el mundo a que se pase por allí y vea con sus propios ojos lo que es un festival que surgió de cero y a lo que ha llegado.

Por no mencionar lo increíble que es estar al lado de una preciosa playa gallega. ¡Espero que en la siguiente edición el festival siga trayendo grupazos de todos los estilos! (Podéis consultar el reportaje fotográfico al completo a través de este enlace)

resurrection-fest-2012