Crítica Edgar

A éstas alturas ya no cabe el término “retro-death” o cosas por el estilo, simplemente porque el death metal (a diferencia de la ola thrash metal) nunca murió. Las bandas de Estados Unidos siguieron machacando, pero en Europa las grandes bandas de inicios de los 90’s evolucionaron  muy rápido y dejaron en el camino grandiosos discos que muchas bandas ahora están reinvindincando, simplemente porque no fueron totalmente aprovechados en su momento. Por eso es que cuando uno escucha éste disco de Entrails se da cuenta que el death metal es un estilo que no tiene época específica y que puede sonar “fresco” siempre, a pesar de aprovechar sonidos de discos de hace más de 20 años como Left Hand Path, Clandestine, Indecent and Obscene, etc.

Pero si hablamos de Entrails en sí, tenemos a una banda de la época, es decir, una banda que originalmente se formó en ésa época dorada del death metal sueco, y que llegaron a grabar algún material que por alguna razón no llegó a ver la luz en su momento, y dió paso a su disolución , pero es en el 2008 que el guitarrista Jimmy Lundqvist decide reformar Entrails como un proyecto en solitario, grabando algunos demos, que dieron posterior nacimiento a discazos como Tales From The Morgue (2010) y The Tomb Awaits (2011) ya con miembros estables como Jocke Svensson (bajo y voz), Mathias Nilsson (guitarra) y el último añadido, el baterista Adde Mitroulis.

Raging Death es el esperado tercer disco de Entrails y desde el logo de la banda (si no sabes a qué otro logo se parece, mejor desaparece), pasando por el sublime, enfermo, muerto y aniquilador sonido de las guitarras, tenemos un disco de death metal sueco de alto nivel.
Otras bandas en la actualidad han fusionado influencias modernas con el viejo death metal sueco, en el caso de Entrails no, porque en éste nuevo trabajo no encontrarás ningún riff y ningún beat que no sean de la mencionada época dorada del estilo. Canciones como la ganchera In Pieces, Carved To The Bone, Defleshed, etc. por no decir casi todas usan el “D-beat” en la batería, que es un rezago de alguna influencia hardcore en los músicos de aquella zona, y es una característica patentada en canciones como Revel In Flesh de Entombed o Bleed For Me de Dismember. Pero no sólo explotan ése ritmo en sus canciones, pues Carved To The Bone, The Cemetery Horrors, Defleshed, Headless Dawn, Death League y algunos momentos de otras tienen constante el “two beat” de batería, otra característica que es como la miel para los amantes como yo, del death metal sueco. Y pasando por sonidos extremos, Carved To The Bone llega a usar blast beats incluso, mientras que Descend To The Beyond le pone la pesadez y lentitud masacradora al disco.

Entrails sabe cómo complacer a todo amante del death metal sueco, por éso no es casualidad el uso de los solos con harto efecto delay como para ponerte el panorama desolador y el épico final de The Cemetery Horrors con la que cierra éste Raging Death.

El único punto en contra es que quizás le falte canciones más gancheras, es decir, himnos como In Pieces, pero en sí, quedarás más que satisfecho al escuchar éste su tercer trabajo, el sonido preciso mezclado y masterizado por Dan Swâno, como alguna vez leí del propio Jimmy Lundqvist: “Entrails hará todos tus sueños de HM-2 realidad”…y éso es algo que facilmente describiría a la banda.

 

Tracklist

1. In Pieces
2. Carved To The Bone
3. Blood Hammer
4. Headless Dawn
5. Cadaverous Stench
6. Descend To The Beyond
7. Death League
8. Chained And Dragged
9. Defleshed
10. Cemetery Horrors

Entrails – Raging Death

Género: Death Metal

Origen: Suecia

Lanzamiento: 10 de Mayo del 2013

Discográfica: Metal Blade