Hay determinados grupos que despiertan en nosotros cierta curiosidad por motivos que muchas veces pasan de lo insólito a lo absurdo. Insólito por extraño (por ejemplo TrollfesT y su uso del saxofón) y absurdo porque no tiene sentido que nos sorprenda, como por ejemplo el hecho de que una mujer ocupe X puesto en la banda.

Deberíamos estar acostumbrados, ya desde la aparición de diosas como Lita Ford o Doro Pesch, o las más recientes Ángela Gossow o Cristina Scabbia, por poner unos cuantos ejemplos, a que las mujeres ocupen diversos puestos en grupos de música extrema, no sólo cumpliendo sino sobrepasando las expectativas de todos.

Eso me pasa cada vez que escucho The Agonist. Este combo canadiense ha sabido sorprendernos a todos desde su inicio con su Death Melódico con numerosas influencias que hacen su sonido único, su potente batería, la notoria presencia de su bajo, sus cortantes guitarras y, principalmente, la asombrosa voz de Alissa White-Gluz. Su perfecta mezcla entre los guturales más brutales y las voces melódicas de corte a caballo entre modernas y soprano, definen lo que hace característa a la banda.

En este Prisoners, lanzamiento que muchos estábamos esperando, encontramos 11 cortes, casi una hora de disco total, de perfecta armonía entre los sonidos más bestiales y las melodías más trabajadas y atractivas. La producción es impecable, como nos tienen acostumbrados, y la voz de Alissa está en perfecta forma.

Se nota, desde el inicio, que el componente progresivo que caracterizó el anterior trabajo de la banda, haciendo difícil seguirlos, está algo menos presente aquí. Ni es bueno ni es malo, es diferente. Sencillamente hace las canciones más recordables en su totalidad, y no solo en el estribillo.

En You’re Coming With Me, el disco nos toma el pelo arrancando con una línea suave de guitarra acústica, para no tardar ni 20 segundos en darnos nuestra ración de brutalidad. Un excelente tema de arranque. The Escape, el single del disco, tiene el estribillo más pegadizo (por algo es el tema escogido) así como una tonalidad muy épica, apocalíptica en determinados momentos, y un solo que aunque no sea excesivamente virtuoso, aporta lo necesario y se recuerda con facilidad.

Predator And Prayer comienza con unos coros infantiles, bastante siniestros, que encajan con el tono oscuro (que recuerda en ocasiones a las bandas sonoras de Danny Elfman para las películas de Tim Burton) de toda la canción. Además de tener un par de partes muy coreables y un solo sublime, da la impresión de que Alissa se va a ahogar de tanta letra seguida, y ahí permanece, entera.

Anxious Darwinians posee un estilo diferente, algo más alejado de la oscuridad característica de The Agonist y con algún toque más experimental y extraño, pero sin pasarse. La melodía baila y se adapta en diferentes partes, fluctuando a lo largo del tema y dotándolo de una estela a seguir. Curiosa y pegadiza.

Panophobia arranca muy fuerte: contundente y rápida, headbang puro y duro. El trabajo a las 6 cuerdas es impecable: un par de riffs y solos muy bien traídos y bien tocados, veloces y técnicamente remarcables. Además, hay numerosos cambios en la tesitura de la voz de Alissa, mostrándonos una y otra vez su envidiable rango de diversidad vocal. En Ideomotor nos encontramos uno de sus temas experimentales, variados y, sobre todo, largos. Dura 8 minutos, habiando una clara diferenciación en 2 partes: hasta el minuto 6, un buen inicio, voces limpias muy trabajadas y un par de extractos muy dados a cabecear y a formar moshpits. A partir del minuto 6, se vuelve un pequeño show instrumental con un solo impresionante que dura prácticamente hasta el final. Muy destacable.

Lonely Soliplist nos devuelve a la bestialidad más cruda que The Agonist puede aportar, ofreciendo un tono oscuro, rápido y desgarrado a lo largo de todo el tema, así como un par de riffs de guitarra sostenidos acompañados de un doble pedal fantástico. Tenebroso y conduntente.

Dead Ocean se antoja muy ambiental, con claras influencias de corte más oriental y también góticas, guitarras con distorsión muy suave tocando arpegios que cubren todo de un extraño halo, para luego entremezclarse con guitarras acústicas acompañando riffs más contundentes. Sobre la parte final, toma un cariz más progresivo, con acordes diferentes a los usuales y ritmos de batería más complejos e incluso voz que recuerda más al jazz que al metal. Muy variada y característica, aunque no muy destacable sobre las demás.

The Mass Of The Earth contribuye al conjunto, aunque a mi juicio no aporta nada nuevo salvo un par de detalles, como el corte más operístico/soprano de la voz en determinadas partes y poco más. Sin pena ni gloria. Everybody Wants You “Dead” comienza con una guitarra acústica seguida de un riff  inicial sorprendente y muy variado, para finalmente volver a la tralla sin concesiones. Carne de moshpit inicial que luego da un giro extremadamente raro en el minuto 3, con una melodía de bajo sostenida, un silbido de fondo y la voz ejecutando unas modulaciones extremadamente extrañas. Experimental a más no poder.

Finalmente, Revenge Of The Dadaists arranca con una pequeña introducción en francés hablado (recordar que pertenecen al canadá francés) para seguir con una descarga de caña con control, melódica y con batería potente pero no excesivamente complicada. No obstante los cambios perturbadores marca de la casa no tardan en llegar: en el minuto 3:30 aparece un cambio más propio de grupos más cercanos al progresivo (me recuerda a Opeth) a guitarra acústica, muy de mi estilo. Fascinante tema de cierre.

Como conclusión, Prisoners es un gran disco, aunque se queda a medio camino entre Only Once Imagined y Lullabies For The Dormant Mind sin llegar a alcanzar el nivel de éste. No decepciona en ningún momento ni es un descenso en su carrera, simplemente no convence tanto a priori como Lullabies. Un disco que bien merece varias escuchas, y aunque algún tema se antoje de relleno, destila originalidad y brutalidad a partes iguales por todos los costados.

 

Prisioners

1. You’re Coming With Me
2. The Escape
3. Predator And Prayer
4. Anxious Darwinians
5. Panophobia
6. Ideomotor
7. Lonely Soliplist
8. Dead Ocean
9. The Mass Of The Earth
10. Everybody Wants You “Dead”
11. Revenge Of The Dadaists

 

Artista: The Agonist

Alissa White-Gluz – Voz
Danny Marino – Guitarra
Pascal Jobin– Guitarra
Chris Kells – Bajo, Coros
Simon McKay –Batería
Artista 6 – Instrumentos

 

Género: Death Metal Melódico

Fecha de lanzamiento: 4 de junio de 2012

Origen: Canadá

Discográfica: Century Media Records