Domingo 19 de diciembre de 2010. Sala La Riviera, Madrid. Un frío de cojones…

Momento estelar en la cola: un menda apoyado en un bus haciéndose un cuatro boquillas preguntando si teníamos entradas de sobra para ver a los Judas…(¿¿¿¿????)

Cosas que no deberías hacer si estás jodido del estómago: cenar en un Burguer (idiota)

Comentario al llegar a una sala con palmeritas: “Las podrían haber quitado joder, parece una puta playita del Mario Kart…”

Teloneros: Atlas, un proyecto bastante ambicioso que pretendía mezclar la madurez de White Snake, la guarrería del Hard más ochentero e incluso una vertiente de sonido más pesado. Buena actuación, mala elección para lo que se les venía encima…

Cosas que te pintan una lágrima y darle gracias al cielo (alias ‘techo de la sala’): Un sombrero se dibuja en medio del humo y una voz destrozada te dice: “We Are Motörhead, And We Play Rock N’ Roll”

Novedad del concierto: tercera vez que les veo, y primera que Lemmy nos hacía bailecitos y gestos cachondos en el escenario. Una mezcla entre la agudeza de Akerfeldt (pormenorizada a un hombre de Staffordshire que bebe como un perro) y el cachondeo de Children en el escenario (era una fiesta ver lo bien q se lo pasaban los tres haciendo gilipolleces en medio del concierto)

Sensación entre el público: indescriptible…si en ese momento nos hubiesen dicho que estábamos en el 81′ en Hammersmith nos lo creíamos. Nadie descansaba, faltaba aire y volaba cerveza…cualquier tema era un descontrol

Momento fiestero: Going To Brazil, como no

Momento del abrazo: Killed by Death, daba igual con quien…

Temazo de la noche: Over The Top (elección muy personal, todos te destrozaban el cráneo)

Frase de la noche:To those in the background, thanks for coming. And don’t forget to bring your daughters” (risa ronca)

Calidad del sonido: Impecable

Duración del acople del bajo y guitarra al finalizar: casi 5 minutos, y si nos hubiesen dejado nos quedábamos 2 horas más ahí parados…

Lemmy: una divinidad, un maestro, un cachondo, un asesino y un músico en potencia; todo aglomerado en un hombre de 65 años. El ejemplo de lo que no se debe hacer, y de como debe llevarse a cabo para ser enorme

Consecuencias del susodicho Burguer: Pero que hijos de puta mas grandes, te has quedado con…? (…..potado…..). Vale ya me siento mejor, vamos a beber…”

Gran momento de la noche: un negro en la puerta del Excalibur diciéndote: “este hoy no es vuestro sitio, los tuyos vienen los sábados...”

http://gallery.wacken.com/albums/2009_dirk_illing_day_2/woa_09_day_2_motorhead_08_I0J0958.jpg

 

Ayer fue uno de esos dían en lo que todo se juntaba: las ganas de verle, el cansancio del viaje, incluso el miedo de ver un concierto en condiciones y no algo espectacular…pero cuando respiras ese aire cargado caes en que  hay una forma de vida, algo casi religioso alrededor de Motörhead. Y el resto de cosas dejan de importarte…

Con el tiempo uno empieza a entender por qué una leyenda la inicia un grupo y la consolidamos aquellos que sentimos que tiene que pasar a la historia. Y es que hay sensaciones que sólo algunos somos capaces de recibir y retener…y si a esto no se le puede llamar pasión, si esto no es música, o si el hecho de ver personas de los 18 a los 60 años en el público no es suficiente…que nos coman el nabo y le pasen a Lemmy la factura.

Better Motörhead Than Dead