CRONICA LEO

Es sinceramente la primera vez que nos sentamos enfrente de la pantalla preguntándonos ¿qué tipo de justicia le puede llegar a hacer la palabra escrita a un concierto de Grind? Bien sea a base de ostia limpia o ubicado en las últimas filas, todo se resume a violencia pura y dura…así que poco más queda que repasar un poco los setlist y terminar de curarse las rozaduras del día anterior. A pesar de la incertidumbre la Sala Fussion dio juego a todas y cada una de las perversiones imaginables, dejándonos la imagen imborrable de un encarnizado circle pit acorazado entre sofás de diseño con carteles de reservado. Un buen sitio a tener en cuenta para el futuro, la verdad que supieron portarse!

Asistir a un concierto así en Valencia siempre es un verdadero gusto, por la simple razón de que pasar una noche con todos los habituales de la escena local: desde músicos hasta colegas, pasando por una larga fila de borrachuzos (ahí me incluyo) y algún ilustre caballero con camiseta de Bob Esponja repartiendo a pie de escenario. Podríamos denominarla “la gran familia extrema valenciana”, y dar por hecho que puede plantarle cara a cualquier otro bastión de grindcoretas rabiosos disperso por el mundo…vaya si se nos va de las manos.

Al margen de ello, muchos tuvimos nuestro momento de reencuentro con la buena gente de Pentagram Productions, que a pesar de haberse tomado unas leves vacaciones siguen dando un apoyo incondicional al panorama. Su interminable marcha les ha convertido en todo unos habituales de la escena sin importar el punto de la península, de hecho tuvimos la suerte de pasar la velada del Ritual Zombi Fest junto a ellos en Madrid el pasado día 12 de octubre. La apuesta de esta noche era algo seguro: eran ya demasiadas las veces Machetazo Tu Carne se habían colado en las conversaciones estos últimos años, y verles juntos fue un pepinazo en toda regla.

Poca presentación le podemos ofrecer a los alicantinos, que llevan desde el 97′ repartiendo Goregrind como caramelos…un sonido inconfundible que les ha convertido en todo un orgullo nacional, gusto da tener semejante representantes en la escena extrema estatal. En un momento tan complejo para las presentaciones en vivo bandas como Tu Carne demuestran que vale mucho la pena apostar por lo nuestro, y que ya se ha acabado el cuento ese de que “en España sólo hay mierda”. Claro que la hay, pero es tan jodidamente buena que te puede dejar tieso.

La carnicería se dio por comenzada con su primer LP Antologia del horror extremo a través del ilustre (¿?) El Despertar, ofreciendo a su vez un buen repaso a su último trabajo de estudio a través de Rajo Cuerpos Del Amore Della Morte. Incluso tuvimos oportunidad de conocer su último EP Desmembrados en el primer cuarto de concierto con Exposición Indecente, temazo en toda regla con el que demuestran la óptima salud de su mórbida capacidad creativa. Ya por esos momento el “tupa-tupa” nos había obligado a participar del pogo, que a pesar de estar poco nutrido bien servía para bajar la cena y las muchas birras de acompañamiento.

Los amantes del Culto a la Muerte tuvieron varios momentos para relamerse de puro placer con Henry, Seis Años Tenía El Cerdo (que luego tuvo su segunda parte con En Aquel Revuelto de Moscas). Para ilustrarlos ya teníamos al Kojo aireándose el torso con cinta en los pezones y máscara de cuero, todo un animal que nos complicó la vida para fotografiarlo y que de recuerdo acabó el bolo metido en los baños a la fuerza (verídico, lo que pasó después no lo contamos). El pase de cadáveres terminó con De Un Cuerpo Humano (una nueva alusión a su reciente EP) y El Hambre No Espera: himno del …Me quedo con tu dolor! que hasta cierto punto acabamos echando de menos.

 

Con el sudor aún corriéndonos por la frente llegaba la segunda paliza de la noche, que ya desde un primer momento se planteaba tentadora: las primeras filas se nutrían de personal ansioso por llevarse un par de galletos y había que cumplir con su voluntad. Machetazo es una puta institución para aquél que siga un mínimo el Underground, y ante nosotros estaba la posibilidad de disfrutar hasta que se nos cayeran los huevos. Más ahora, que están presentando su nuevo trabajo titulado Ruín: enorme con lírica mortuoria/espectral y toda una lección de cómo hacer Grind a la vieja usanza.

El pistoletazo de salida lo marcó Los Tentáculos De La Decrepitud, tema extraído de su Split con Marrow, seguida por la puta bestialidad encarnada: Trono de Huesos, uno de los imprescindibles de la noche junto al posterior Banquete Funeriario. Desde un primer momento nos quedamos pasmados con la entrega de su nuevo bajista Iago, encargado de repartir leches a diestro y siniestro apoyado por Rober en la diestra mientras de fondo el maestro Dopi echaba los intestinos por la boca.

Su último plástico se personificó a través de cortes como Tétrico Horca, que difícilmente podíamos aspirar a distinguir en pleno forcejeo: la euforia latente en el ambiente propició una acogida óptima para los gallegos, que sin duda se habrán ido con muy buenas vibraciones por parte del público valenciano. Cayeron por supuesto clásicos como Cripta Potro de Tortura, sumados a la versión de Dying: tremendo homenaje a Obituary que hizo temblar la Fussion hasta los cimientos.

La despedida vino sujeta a Tu Piel Se Pudre Y Cae, gran exponente de Mundo Cripta con el que dieron por finalizada su macabra presentación. En los tiempos que corren, el hecho de tener que contar las monedas saca la faceta más crítica de los fans y rara es la vez en la que podemos hablar de un disfrute generalizado. Pero aquí tenéis la excepción que confirma la regla: las espectativas que generó Machetazo fueron gratamente recompensadas, y más cuando tienes depravación de Tu Carne haciendo estragos en la retaguardia. Somos los que somos: pero que vengan a decir que en estas tierras no nos gusta el gorrineo joder!

 


REPORTAJE LEO