CRÓNICA BIBIAN

Octava edición del festival Leyendas del Rock, y aunque no puedo negar que ha dejado muy buen sabor de boca con todas las novedades que nos habían reservado para este año, también ha habido algunas poco menos agradables; así que creo que empezaremos esta vez por las novedades y cosas positivas.

omo todos sabemos este año se ha celebrado en la ciudad de Villena (Alicante) y la verdad es que dado que es en pleno agosto ha sido todo un acierto, ya que las temperaturas son más soportables en general que por ejemplo la edición anterior en Beniel (Murcia). Y sobre todo, el acierto con el cambio de horario, que en ediciones anteriores empezaba a eso de las 12 del mediodía y este año empezaba a las 16:40 de la tarde, daba tiempo a todo por las mañanas, a comer tranquilamente a medio día y tranquilamente ir subiendo al recinto. En cuanto al recinto, el Polideportivo de Villena, ha sido una auténtica pasada; los dos escenarios grandes (Azucena y Jesús de la Rosa) eran considerablemente más grandes que el año anterior y estaban situados en un enorme campo de futbol con césped artificial; además de una carpa cubierta justo a la izquierda de los escenarios para poder disfrutar de los conciertos a la sombrita, equipada con barra para comprar bebida y comida a precios bastante asequibles.

A la derecha de los escenarios habían montado varios puestos de merchandising y otras miles de cosas. Además, junto a los escenarios grandes, este año se vendieron 625 abonos nada menos, para poder disfrutar de la piscina de la que disponía el recinto. A unos 150/200 metros, se encontraba el nuevo escenario Mark Reale, un escenario techado y más pequeño que los otros dos, dónde tocaban bandas con menos popularidad, pero que fue bastante frecuentado. A todo esto también añadieron una zona con taquillas y enchufes para poder cargar los teléfonos móviles; bastantes más baños portátiles que el año anterior y por supuesto un gran puesto de cruz roja para las heridas de guerra.

La zona de acampada estaba frente al polideportivo y que era enooorme , pero para llegar a la entrada había que andar un poquito más que el año pasado,  10min a paso normal, pero a la sombrita que con el sol de agosto se agradece. Además había una  magnífica zona de parking, que también contaba con zona de parking para caravanas. La única pega de esa zona era el polvo, que cuando había un poquito de viento se levantaban pequeños tornados, pero bueno, son cosas que no se pueden controlar.

Lo que sí que estuvo genial, fue la zona de ocio dentro de la zona de acampada, disponíamos de una carpa grande donde resguardarte del sol , con puestos de hamburguesas, perritos, pizza.. y un puesto (que era una gloria) con comida vegetariana donde vendían platos y menús súper económicos de tallarines, paella… e incluso kebaps. Este año instalaron un mejorado sistema de duchas, con un número mayor de ellas y agua helada para contrarrestar el calor que hacía de día. También hay que decir que en la zona de ocio había una cantidad tremenda de baños, aunque esperamos que por la noche el año que viene añadan algo más de luz.

El pueblo estaba cerquita y además habían autobuses cada 10min. Lo que sí (creo que hablo en nombre de todos) que habría que mejorar un poquito es el tema de la seguridad , que aunque había personas trabajando en ello, por lo visto hubieron algunos problemas de hurto.

 

Y como una servidora es pluriempleada, no pude asistir al primer día (jueves): por lo que empezaremos por el viernes, 2º día de festival. Ankhara fueron los encargados de abrir la jornada en el escenario Jesús de la Rosa a las 16:40 del viernes. A pesar de los continuos problemas que tuvo Alberto para hacerse escuchar, consiguieron ponerle las pilas al público y que empezasen a olvidarse del calor. “3:40”, “Un paso más” , “No mires atrás”, “Jamás”  fueron algunos de los temas que sonaron en esta reunión de Ankhara que como muchos esperamos, dure bastante. Aunque basaron su set list en sus dos primeros trabajos, “Acordes mágicos” , tema de su tercer trabajo, también se encontraba en el repertorio; incluso se atrevieron con una de Judas Priest  “Night Crawler” cover que fue muy defendida, innegablemente.

Dado que Nashville Pussy sufrió un retraso en su vuelo desde los EEUU, Darksun ocupó su lugar en el horario y también en el escenario (Azucena), porque como ya sabemos, Darksun en un principio tocarían en el escenario Mark Reale a la misma hora que Sabaton.  Dado que yo soy seguidora de Darksun y no veía nada justa su situación en el festival, di gracias por el cambio que sin lugar a duda benefició a todos.  Los asturianos se lucieron a base de bien y aprovecharon a tope las condiciones que se les tenía que haber dado desde un principio.

Fue un concierto brutal. Tino, guitarrista, desde que puso el primer pie en el escenario se desvivió por animar a un público que no tardó ni dos segundos en reaccionar, a pesar de que la mitad estaba un poco confuso por los cambios anunciados a ultra última hora; estoy segurísima de que muchos de sus seguidores se perdieron el concierto por el desconocimiento de causa.  “El legado” , “El lado oscuro” , “Libera me”, “Corazón de dragón” y sobre todo “Rompe el hechizo” de su último trabajo, “Memento mori”, el cual presentaron a principios de año. Cerrando con la una perfecta cover de Stratovarius, Dani pudo lucirse como solo él sabe hacer en directo. Yo no sé vosotros, pero los vi en Murcia presentando el nuevo trabajo y ya me dejaron con ganas de más, y esta vez casi me caigo de culo. Han anunciado nuevo trabajo, así que esperemos que el año que viene repitan en la 9ª edición del Leyendas .

A los asturianos les sucedió Leo Jiménez, un concierto un tanto conflictivo para variar en cuanto a opiniones. Aunque mientras Darksun estaban en el escenario, ya había gente esperando en el otro escenario para disfrutar del directo de Leo, había otra gran mayoría dispuesta a que su disgusto por el nuevo proyecto quedase claro a los cuatro vientos. De igual modo Leo Jiménez, el cual no hizo el menor caso cuando le dijeron que cortase, que se había pasado del tiempo, dio un espectáculo formidable para cualquier seguidor de su carrera que se precie. Guitarra en mano, hizo un recorrido desde sus tiempos en Saratoga con “Resurrección”, Stravaganzza con “Impotencia” y la colaboración de Tony Mero de Cuernos de Chivo; temas de 037, la famosa cover de Mecano “hijo de la luna” con Rufo Cantero de Dulcamara y Supra  e incluso se atrevió con una cover de Metallica con “Sad but True”, cover que debería ser más potente la próxima vez.

 

Doro llegó para comerse el escenario Azucena tabla a tabla, la reina del metal dejó bien claro de qué está hecha, y creo que hablo por todos los que pudimos disfrutar de sus poses en el foso cuando digo que aceptaríamos claramente su mano en matrimonio. Con casi medio siglo de edad, la reina alemana y su banda descargaron toda una oleada de energía inagotable en la hora y 10 minutos que duró el espectáculo. Sin parar de sonreir y desprendiendo cariño hacia el público español, nos conquistó comenzando con temas de Warlock como “I Rule the Ruins” o “Burning Witches”. “Revenge” de su último trabajo “Raise your first y clásicos como “Burn it up”, “Metal Tango” y la clásica balada “Für Immer”, contando con la versión que no podía faltar de Judas Priest “Breaking the law” y el himno reconocible en el mundo entero “All we are”. Increiblemente brutal, y es que Doro cada vez que nos visita nos deja un sabor de boca con el que no puedes hacer más que sonreir.

Y sin darnos cuenta, había llegado el turno de Sabaton, personalmente era uno de los grupos que más esperaba ver en directo y no podía ser de otra forma que abrieron el concierto con una de mis canciones favoritas de esta banda “Ghost Division”!!!!! Brutal, no tengo palabras, no sé ni cómo pude seguir haciendo fotos durante las canciones que nos permitían estar dentro del foso.  Salieron con una energía acojonante, y el público que ya estaba más que preparado los recibieron con la misma energía. Si cuando digo que fue brutal…  “Carolus Rex” tema que da nombre a su último disco, “Primo Victoria”, “Karolinens Bön” o “The art of war” fueron algunos de los temazos que tuvimos la suerte de presenciar.  Para despedirse, subieron a un niño, Dani, al escenario, al que deleitaron teniéndolo con ellos durante un tema y regalándole unas gafas de sol de Joakin. Estas son las cosas que uno no olvida fácilmente.

Testament subió al escenario con 15 minutos de retraso, los californianos se decidieron por dar un buen repaso a su último trabajo, “Dark Roots of Earth”, para comenzar y tras “Practice what you preach” llegó la avalancha de clásicos tales como “Alone in the dark”, “The preacher”, “D.N.R.” o “3 days in darkness”.

Los alemanes Kreator, volvieron a pisar el escenario del Leyendas, ya que ya nos habían visitado en la III edición de este festival. Esta vez tuvieron la terrible mala suerte de quedarse sin sonido apenas habiendo comenzado el concierto; aunque por lo visto no era la primera vez que les pasaba este año en nuestro país. Según dijeron, había sido un fallo en la corriente eléctrica de los bajos, lo que hizo que sufriesen un parón de aproximadamente media hora.  “Phantom Antichrist” abrió la primera vez el concierto de los míticos Thrash metaleros; “Pleasure Kill” abrió por segunda vez después del parón.  “Holder of chaos (a necrologue for the elite”, “Violent Revolution”, “Enemy of God” fueron temas que sonaron con una energia atronadora que no hizo más que ensalzar la de los fans, que tras el fastidioso parón tampoco decayeron ni un poquito. “Flag of hate” y “tormentor” fueron los temas de despedida.

 

Tras 30 años de carrera, los padres del Black Metal no habían pisado aun tierras españolas y claro, ver el nombre de Venom entre los cabezas de cartel de esta edición no dejó indiferente a nadie.  Ya fuesen fans o simplemente curiosos el concierto estaba abarrotado, y las primeras filas estaban bastante animadas, gritando, cantando, pogos… Todos estaban preparados para su estreno. Como no podría haber sido de otro modo, comenzaron el espectáculo con la canción ”Black Metal”, que da título a su primer trabajo en el 82.

Siendo cierto que la voz de Cronos no estaba en su mejor momento, supieron defender todos los grandes clásicos tales como “Leave me in hell”, “hammerhead” además de los medleys que gustaron tanto como disgustaron entre el público, sinceramente. En general y en opinión contraria para los fans aférrimos, el concierto fue decayendo un poco, hasta el punto que mucha gente se fue a disfrutar de la zona de los puestos o a cenar, o al escenario Mark Reale. Es una pena, porque a mi Venom me encantan, pero igual después de la traya que metieron Kreator y Testament;  el repertorio o el nivel de conocimiento general de la gente en cuanto al repertorio de Venom; o simplemente que no consiguieron  conectar del todo con el público , me hace pensar que deberían haberlos puesto en otro horario más para ir calentando motores.

Llegó el turno de Barón Rojo, banda que no falta a ninguna edición del festival. Me sabe mal lo que voy a decir, porque Barón es un grupo que siempre ha dado mucha caña y todos sabemos que el grupo ha ido poco a poco a peor por el desgaste , pero esta vez el espectáculo fue totalmente bochornoso. A los pocos minutos de estar sobre el escenario,  Carlos de Castro desapareció de repente a lo que su hermano preguntaba… ¿Dónde está Carlos? Al resto de los miembros de la banda. Por lo visto tuvo una hemorragia nasal y tardaron bastante en cortársela. Tuvieron que improvisar de forma poco recomendable la verdad, porque el público estaba desconcertado e impaciente… Canciones improvisadas tal como lo haríamos en un local de ensayo hasta que al fin pudo subir de nuevo Carlos y reanudaron la marcha. Aunque no por mucho tiempo, dado que empezaron a tener problemas también con la guitarra de Armando y fue Carlos quien tuvo que improvisar con su armónica. En fin, muchísima gente durante los parones decidió irse a dormir o simplemente a descansar el cuerpo a otra parte esperando el comienzo del siguiente concierto, en los que para no engañar a nadie, me incluyo.

Saurom estaba, para variar, al pie del cañón para superar el listón que dejó bien alto el año anterior. Aunque este año también les tocó cerrar uno de los días y el frio y el cansancio hizo mucha fuerza en mucha gente para retirarse del recinto, había muchísima gente que el año pasado se quedó con la boca abierta y querían volver a repetir. No faltó de nada, tragafuegos, malabaristas, pirotécnia, figuración, …  además del grupo de folk Wyrdamur. Una puesta en imagen muy cuidada y muy currada. Este año traían telones con imágenes de toda su carrera musical. Una pasada de espectáculo, de verdad. El repertorio fue muy variado, para todos los gustos, pudimos disfrutar de temas como “La posada del Poney pisador”, “Noche de Halloween”, “El monte de las ánimas”,  “La musa y el espíritu” y un cierre como dios manda con todo el equipo completo en el escenario con “Fiesta” y “La taberna” entre fuegos artificiales. Con conciertos así, poco más hace falta en un festival. Echarle un ojo a la segunda parte de la crónica en este enlace!

REPORTAJE BIBIAN SOLITUDE