CRÓNICA BIBIAN

Vamos con el repaso de la tercera jornada de Leyendas del Rock, y no olvidéis que podéis consultar la primera parte de este reportaje en este enlace. El tercer y último día de festival comenzaba con Beethoven R., un grupo animado y divertido siempre te ayuda a despertarte. Los madrileños supieron defender su discografía al completo haciendo un repaso por los temas más significativos, que el “nuevo” cantante, Alberto García interpretó a la perfección, yo que no lo había visto aun en directo desde que se unió a la banda quedé muy contenta, nada que envidiar a Urbistondo. Como iba diciendo, disfrutamos de temas como “Larga vida al Rock and Roll”, “Yo me pierdo”, “Hazme tuyo esta noche”, “Un poco más”, el gran himno “El guardian de tu piel” e incluso una cover de Coz, “Más sexy”.

Pasamos al escenario Azucena para disfrutar de los legendarios holandeses Picture, yo la verdad que había escuchado bien poquito de ellos y simplemente con estar ahí se te contagiaba el buen royo y la energía que desprendían al público. Me sorprendieron mucho, porque el comentario más popular era “son los Baron Rojo de su país” y me imaginaba algo con menos traya, pero todo lo contrario.  Creo que todos nos quedamos sobretodo con la participación del cantante de Wild, Javier Endara, cerrando el concierto con el tema “Diamond dreamer”.

Lujuria como siempre da bastante que hablar, había un público muy animado esperando a ver el último modelito (como va siendo ya costumbre) de Oscar, este año todo en dorado, por lo que cayeron muchas bromas haciendo referencia a una determinada bebida anunciada en navidades…  Pasando por esto, y con Manuel Seoane a la guitarra sustituyendo a Julio, que está convalenciente por problemas físicos, dieron caña a todo el presente desde “Sexurrección”, “Jekyll & Mr. Hyde”, “Joda a quien joda”, “Estrella del porno” y uno de los temas favoritos por excelencia “Corazón de heavy metal”. También inventaron un nuevo himno llamado “Leyendas del rock”, dado que no faltan a ninguna edición.

 

Y creo que soy una de las pocas defensoras de mezclar el estilo tan extremo de Belphegor en un festival como es el leyendas del rock, pero creo que un festival que cada vez es más grande debe tener un poco de variedad para contentar a todos en mayor y menor medida. Así que los austriacos se curraron la puesta en escena, sangre everywhere, maquillaje, huesos de animales y cabezas de cabra y se prepararon para destrozarnos el alma. Nada más entrar al foso ya tenía los pelos de punta, estuvieron brutales. Aunque no hubiese muchos seguidores, el público se quedó estupefacto, ya fuese por curiosidad por la banda, por el espectáculo tan macabro o por la espera de si escupían sangre o tiraban cosas al público, la verdad es que gente no les faltó. “Belphegor- Hell’s Ambassador”, “Angeli mortis de profundis”, “Impaled upon the tongue of Sathan” y mi favorita “Lucifer Incestus”.  No sé vosotros, pero yo disfruté como una maldita enana.

Entonces llegaron los de Helsinki, sí señor, Ensiferum, por si no habíamos tenido suficiente caña con Belphegor. De repente todo el mundo los esperaba con pinturas de guerra en la cara, camisetas, y todo tipo de merchandising vikingo en realidad. El grupo finlandés está teniendo bastante tirón estos últimos años sobre todo en los más jóvenes y es que su combinación de música Folk/viking con un Death melódico y toques de power metal es totalmente recomendable. Abrieron el concierto con “In my sword I trust” de su último trabajo “Unsung héroes” haciendo un repaso a su discografía con “From Afar”, “Retribution shall be mine”, “lai lai Hei, y un cierre con “Victory Song”.

Y puntuales, a las 10 exactas, estaban Accept sobre el escenario. Los alemanes que habían sido tan esperados durante la jornada, dado que eran los cabeza de cartel del sábado (última jornada de festival) y que además es su única fecha en España para este 2013. Verles en directo fue una auténtica pasada, estaban en muy, muy buena forma y además con el “nuevo” cantante, Mark Tornillo, con el que han grabado sus dos últimos trabajos. Para hacer incapié en ello, comenzaron tocando un tema de su último trabajo “Stalingrad” de 2012, llamado “Hung, Drawn y Quartered”. Seguido de “Hellfire” pudimos disfrutar de un inicio lleno de energía y apreciamos la evolución en la que todavía es palpable la gran influencia de los 80 en esta grandísima banda.

Dado que sus dos últimos trabajos han sido muy bien acogidos entre los metaleros de hoy en día, y aprovechando además la nueva formación, les sacaron bastante partido y el público también, por qué no decirlo.  Canciones como “Bulletproof”, “Bucket full of hate” y “Pandemic” de su anterior álbum “Blood of the nations” del 2010 fueron temas que sonaron en la primera parte del concierto, dónde como ya he dicho, nos dejaron disfrutar de todo lo nuevo.

A partir de la segunda empezaron a sonar los temas de siempre, que para los que no van muy al día fue todo un alivio, y sobretodo para la gente de la antigua escuela, que ya empezaron a ablandarse al reconocer canciones como “Restless and Wild”, “Princess of the Dawn” y sobre todo con uno de sus mayores himnos de los antiguos tiempos, “Fast as a shark”, abriendo paso así a la parte final de su espectacular directo sobre el escenario Azucena. “Metal heart” es una canción que aseguro todos tenemos aun en la cabeza resonando, culpa de las miles de gargantas gritando a la vez, increíble. Para terminar… ¿adivinais? Por supuesto que sí, como para no hacerlo… “Balls to the wall”!!!! aunque desgraciadamente el público no quería dejarlos marchar y la banda tampoco parecía tener intención de abandonar el escenario … hasta que un supuesto fallo eléctrico (eso fue lo que escuchamos) les dejó a oscuras en el escenario justo a mitad de canción. Tuvieron que terminar de tocar a oscuras y salir a despedirse de su entusiasmado público con linternas! Toda una anécdota que no sé si contarán con mucha guasa por ahí.

 

Los asturianos Warcry tuvieron el mayor público de todo el leyendas, y creo que nadie podrá decir lo contrario, abarrotadísimo! Y mira que el recinto era grande… Estuvieron firmando en el stand de TNT, junto al escenario Jesús de la Rosa, y fue tan grande la afluencia de fans (la cola llegaba hasta el final de la carpa, es decir, hasta el principio de la zona de césped) que no pudieron terminar y, como no querían dejar que nadie se fuese sin su firma, hicieron un segundo turno. He escuchado durante mucho tiempo que el heavy español estaba de capa caída, pues… no sé quién se atreve a decir eso a día de hoy viendo la gran expectación para ver a Warcry!

Y es que es un grupo que no ha fallado a ninguna edición y que cada año viene con energía renovada, como para tirarse tocando toda la noche. He de decir que me gustó mucho más el repertorio del año anterior en el leyendas, era todo un poco más antigua escuela y grandes existos y, de todos los directos que les he visto, ese fue difícil de superar. Pero bueno, en esta edición venían con un nuevo disco que presentar y que estaba solo a la venta durante el festival, ya que la salida oficial es en septiembre. Añadiendo a todo esto un nuevo look en escenografía y un espectáculo de pirotecnia (algo poco acertado para el mes de agosto, calor eterno).

Warcry apostó por sus dos últimos trabajos “Revolución” y “Alfa”, de los que tocaron, corregidme si me equivoco, casi 15 temas en total! Dejando fuera muchísimos temas de toda la vida que nos hubiese gustado cantar a pleno pulmón, para muchos fue un concierto brutal, nuevos seguidores o simplemente gente que le gusta muchísimo más vivir al día y para otros muchos en los que me incluyo igual tantísima novedad fue excesiva. Victor como siempre, se dejó la piel para que disfrutásemos cada minuto que estuvieron sobre el escenario; una voz maravillosa y siempre en forma, no solo para cantar, si no para hablar!

Que esa noche Víctor estaba especialmente hablador. También estrenaron su nuevo single “Quiero oírte” de su nuevo trabajo “Inmortal” y para deleitar a los cascarrabias como yo, sonó “Perdido” que hacía muchísimo que no la tocaban en directo, al menos que yo recuerde, “El amor de una madre” y como despedida el himno por excelencia de Warcry… “Hoy gano yo”. En definitiva para mi ese día se disputaron el trono Accept y Warcry y no estoy segura de quién ganaría, porque desde luego los dos grupos abarrotaron el recinto y con los dos el público estaba igual de apasionado, y es que no es para menos

A los asturianos les precedieron los míticos Ñu, los cuales se quedaron apenas sin público dadas las horas que eran, y el cansancio acumulado después de tanta emoción concentrada en los conciertos anteriores. Abriendo paso a su espectáculo con una canción no muy conocida “Piratas del éxito” no hicieron que mejorase la cosa, y tampoco acertaron mucho con “Animales sueltos”, pero igualmente ellos se veían supera gusto encima del escenario y disfrutaron todo lo que pudieron y más de ese directo en el leyendas del rock. La cosa fue mejorando poco a poco conforme se iban adentrando en su set list, “No hay ningún loco” y “la granja del loco”; y al final la cosa terminó bien para gusto de la banda y también de los fans que a pesar del cansancio aguantaron en pie hasta el final.

Ya sabíamos que el concierto de Saratoga nos iba a dejar un sabor agridulce, siendo una de las últimas bandas en tocar el último día de festival y además, habiéndose anunciado su parón indefinido la misma semana, favoreció bastante porque todos los seguidores de este gran grupo de heavy metal español que tiene su puesto en la historia de estos últimos 20 años, pudieron acudir a ver uno de los últimos conciertos de la gira.

Estuvieron perfectos; un Niko del Hierro que no paraba de corretear de un lado a otro, con esa energía rejuvenecedora que le caracteriza y  un Tete que vino cargadísimo de fuerza y que no paró de animar a un público que, ciertamente, venía ya bastante animado. La nueva formación de Saratoga hizo un repaso desde casi sus inicios hasta centrarse en sus últimos trabajos con Tete Novoa. Comenzando por “Resurrección”, “A morir”, “El vuelo del halcón”, “Las puertas del cielo” a canciones como “Deja Vú”, “Hasta el día más oscuro”, “Juicio final”, “No sufriré jamás por ti”, “Vientos de guerra” y el super aclamadísimo “Perro traidor” para finalizar. Lo cierto es que estuvieron increíbles, no sabemos si volverán (todos esperamos que sí) pero por lo menos y de momento, nos han dejado con un sabor de boca difícil de superar.

Para cerrar esta maravillosa VIII edición del Leyendas del Rock, primera edición en tierras alicantinas, estaban Obús, grupo que suele faltar más bien poco en este festival. Con su tétrica puesta en escena, este año comenzaron tras una intro de Ennio Morricone con “Corre mamón”, y seguida por canciones tan míticas como “Necesito más”, “Te visitará la muerte” o “Que te jodan”. Para la balada “Complaciente o cruel”Fortu subió cinco chicas al escenario, para poderles cantar cerquita. No faltó la batucada, que igual debería ser algo que dejar atrás, creo yo;  y tampoco los temas “Vamos muy bien” y “Va a estallar el obús”. Para cerrar del todo el concierto y esta edición de leyendas, tocaron la canción “Esta ronda la paga Obús” y subieron un montón de amigos, chicas, gente del equipo y varios invitados más, para seguir con la fiesta aunque fuesen ya nada más y nada menos que las 5 y media de la madrugada!

En fin, creo que fue una buena forma de finalizar la tercera jornada de festival, con mucha alegría y mucha fiesta para los que sobrevivieron y quedaron en pie a esas altas horas ya de un sábado cuanto menos movidito. El año que viene augura algo mucho mejor, habiendo sido confirmadas en el mismo festival las bandas WASP, Wintersun y ARch Enemy en el terreno internacional y las bandas nacionales Esclavitud, Wild, Asfaltika y Ravenblood.

 

REPORTAJE BIBIAN SOLITUDE