La VII Edición del festival murciano Leyendas del Rock celebrada a mediados de un muy caluroso agosto en la población de Beniel. Al comienzo de la mañana del viernes la zona de acampada ya estaba hasta los topes de tiendas de campaña y metaleros con ganas de disfrutar del festival, despidiendo simpatía y entonando canciones que más tarde podrían disfrutar en directo.

Hay que decir que las inmediaciones de la zona de acampada aunque eran algo escasas, disponíamos de 40 m2 de carpa para poder descansar a la sombra, con una barra 24 horas a nuestro servicio donde poder adquirir bebida, comida y el tesoro más preciado en esta edición: bolsas de hielo!.

También disponíamos de unas duchas algo improvisadas frente a la carpa en las que poder despegarnos un poco del calor asfixiante que invadía Beniel. Hubo mucha cola y mucho atasco para poder disfrutar de ellas (el día entero era más bien una hora punta) dado el tremendo éxito que tuvieron entre todos los acampados y refugiados del inexorable sol que llovía a todas horas.

El viernes 17, la fiesta de presentación del festival fue inaugurada por el grupo vallisoletano Iron What?, que deleitaron al grandioso público que, desde primera hora de la tarde, se encontraba frente al escenario Azucena coreando a pleno pulmón los grandes clásicos de Iron Maiden, tales como Run To The Hills, Fear of The Dark, Wasted Years, The Number of the Beast, Can I Play With Madness… interpretados de forma tan fiel por la banda que si hubiésemos cerrado los ojos no podríamos haberlos diferenciarlos de la banda original. Un espectáculo muy conseguido en cuanto a vestuario y decorados que acompañando a la música dejó un muy buen sabor de boca a todos los presentes, que todo hay que decirlo, nos quedamos con muchas ganas de más.

A las 17.15h de la tarde les seguían los madrileños Oker, un grupo de metal liderado por una fémina, China, con una voz que desprendía potencia a cada nota, al que el público acogió de muy buena gana, alcanzando más de medio aforo del recinto. A pesar de las horas de duro sol y mucho calor el grupo dio todo por el público descargando una lluvia de 45 minutos de  puro metal en castellano. Oker dio paso a Steel Horse.

Steel Horse sufrieron los excesos del insoportable calor, dado que el público después de dos conciertos con sus respectivos cambios entre ellos, desertaron en su mayoría hacia lugares más frescos, o por lo menos a la sombra. De igual modo, Steel Horse no se desanimó y no dejó de dar caña en lengua inglesa durante los 45 minutos asignados y los aun presentes en el recinto animaron a tope a la banda madrileña haciendo que el tiempo volase literalmente.

Hybris fue la siguiente banda en subir al escenario, el sol ya estaba cayendo y el recinto se volvió a llenar, aunque no al completo, para disfrutar de la banda canaria que venía al máximo de fuerzas y con un buen humor inigualable. Entre bromas y risas descargaron toda su fuerza y calidad sobre un público muy agradecido y con energías renovadas ahora que empezaba a atardecer y se podía estar más de 15 minutos bajo el cada vez más inexistente sol. El concierto fue acompañado de una canción de Ankhara que el público disfrutó y cantó a pleno pulmón.


Tras Hybris, desde Vizcaya llegaron Vhäldemar con muchísima fuerza y muchísimos fans entre el gran público que ya iba llenando casi por completo el recinto. Metal con mucha fuerza en castellano y letras pegadizas. Un grupo que recuerda mucho a Manowar pero made in Spain.

Con Noctem llegó la noche y los 45 minutos más oscuros de la VII edición de este festival. Con sus distintivos atuendos que recuerdan bastante a una banda de guerreros, arrojaron una tormenta de metal extremo sobre el público que enloqueció con el espectáculo. El humo y la agresividad inundaron el recinto. Temas como Under Seas of Silence o A borning Winged Snake resonaron con toda su potencia entre el público. Un grupo al que sin duda no hay que perderse si eres fan del Black Metal o el metal extremo en general.

Rosa Negra sucedió a Noctem, un contraste de estilos imposible de pasar por alto. Tras Veintiséis años sin tocar subieron al escenario Azucena del Leyendas con las pilas más que cargadas, mucha potencia, mucha caña y muchos fans ansiosos de poder volver a disfrutar de la banda en directo que corearon las canciones sin descanso.

Y al fin les llegó el turno a los grandes Medina Azahara, que un año más tuvieron el placer de tocar en la fiesta de presentación del Leyendas del Rock. Un grupo de auténtica Leyenda que llenó por completo el recinto y del que disfrutaron desde niños con sus padres hasta los grandes fans de leyenda. 90 minutos de canciones que han acompañado la vida de miles de personas desde bien pequeñitos. Tocaron todos sus grandes clásicos y también temas nuevos, y ¿por qué no? También se atrevieron con alguna que otra versión.

Para finalizar la fiesta presentación llegaron La Leñera,  un grupo de versiones para cerrar un día comenzado también con un grupo de versiones. A diferencia de Iron What? que las hacían de los inmensos Iron Maiden, La Leñera es un grupo que versiona canciones de los memorables Leño. Los madrileños hicieron cantar a plena voz al público que aun seguía en pie dándolo todo después de un largo y caluroso día de leyendas del metal.