“Desolación”, “Reflexión”, “Odio”, “Queja”, y después “Lamento”. Lament constituye un recorrido por las pasiones más viscerales del ser humano a través de un atmosférico viaje que abandona lo meramente material exigiendo un alto nivel de abstracción a oídos del oyente. Cinco temas como cinco actos que a modo de vieja tragedia griega suponen toda una kátharsis, en este caso musical, perpetrada por una música que abandona su etiqueta de “Ambient” para construir una “Atmósfera” donde los instrumentos se entremezclan con la naturaleza culminando así en armonías y melodías oníricas; en la expresión de las más puras emociones. Los cinco temas, cada uno asociado a un estado de ánimo diferente, trazan diferentes líneas al igual que la personalidad del ser humano; desde la soledad hasta el lamento pasando por la etapa de la reflexión y el posterior odio. 20 minutos en total que no sé si al igual que con la tragedia griega buscan la purificación del alma del oyente, pero lo que bien es cierto es que este material ha sido grabado con un clara intención: transmitir emociones que, por la cultura musical de Occidente, seguramente asociaríamos a la tristeza. Pero sin ser prisionero de una única sensación, Lament abre las puertas a todo tipo de experiencias y conclusiones.

En el disco escucharemos constantes referencias al Black Metal en forma de blast beats de batería, rápidos riffs de guitarra y guturales que languidecen a lo largo de los escasos versos. Elementos eléctricos que se combinan a la perfección con el piano, los violines y la guitarra acústica que transitan en temas como Reflection o Lament, dejando improntas con las notas más graves y agudas de la melodía determinando así los distintos puntos de inflexión de cada uno de los cortes. Más allá de lo meramente instrumental, el resto de efectos sonoros constituyen un elemento igual de importante que estos últimos a la hora de configurar este trayecto extrasensorial. En Lament son los instrumentos los que interrumpen el sonido de la lluvia, verdadera protagonista del disco, pues marca el inicio y el final de cada una de las canciones y sirve como punto de anclaje conectando las distintas fases de este experimento musical.

Obolus, antigua moneda griega con la que se enterraba a los difuntos para que pudiesen viajar a la otra vida, es un proyecto musical creado en 2011 en Estados Unidos y que cuenta con su primera Demo de 2011 y este Lament de 2012, producida por el sello americano Flenser Records, encargado de difundir el metal extremo underground donde no podía faltar uno de los géneros con más imaginación y menos presencia mediática: el atmospheric black metal. Tras la estupenda portada que resumen en imágenes el contenido de este último trabajo se encuentra la compañía Natvres Mortes Illustriation, creadora de un sinfín de diseños similares a los de este disco.

Los norteamericanos han elaborado un trabajo fantástico, mágico y revelador, que se antoja como una de las grandes sorpresas dentro del metal underground de este año. Yo ya he saldado mi deuda, ahora os toca a vosotros…

Obolus – Lament

Género: Atmospheric Black Metal

Fecha de lanzamiento: 1 de Febrero de 2012

Origen: Estados Unidos

Discográfica: Flenser Records