CRÍTICA QUARK

A estas alturas del partido, hablar de George Kollias y sobre sus actos en toda la escena extrema del Heavy Metal, está de más!!!… Porque todos los movimientos y experiencias de este personaje están al alcance de un solo click, enter o tocar de pantalla. Por ende, iré directo al grano de esta primera obra individual de este superdotado músico.

Los motivos que impulsaron a este músico a lanzar su álbum solista después de haber tránsito por varias bandas como invitado y estar metido en una de las más importantes bandas Brutal Death de estos últimos años. Es simplemente dar a conocer su verdadero sonido, englobando su experiencia y sus magistrales ejecuciones en la batería dentro de su primer disco llamado Invictus. Título que por cierto tiene sabor épico y espartano en su contexto lírico, además de tener una caratula diseñada por Seth Siro Anton y Thomas Franke. La cual retrata perfectamente todo lo incrustado en sus quirúrgicos arreglos percusionistas, blast beats tocados al milímetro como siempre y ritmos guitarreros que giran en torno a Nile, Behemoth y ADE. Obteniendo un disco tranquilo y de fácil entendimiento para todos aquellos que llevamos tiempo metido escuchando su carrera.

Y es ahí que marcó una diferencia, porque después de estar pegado unas cuantas horas a la edición en digipack de este Invictus pude encontrar dos cosas extremadamente relevantes:

– Primero: Aunque exista un esfuerzo inmenso por parte de George al querer alejarse de su alma mater, casi todas las canciones y arreglos que este utiliza en Invictus. Me recuerda mucho a Nile (por más simple que sean sus riffs); con el mismo sonido de parches y triggers, juegos percusionistas, blast beats que varían su velocidad según lo expuesto en el riff. Y justo cuando él quiere alejarse del sonido personal de una banda como Nile, le cae ADE y Behemoth por la espalda.

– Segundo: Fuera de todos los invitados y el sonido endiosado que este disco podría brindarte, la música es simple y directa. Debido al nivel de ejecución regular que tiene George en las cuerdas, lo cual hace de este Invictus un disco muy interesante de escuchar, porque se siente el esfuerzo que realiza en una ejecución cuasi-nada Brutal Death Metal. Pero al momento de terminar de escuchar las 11 canciones, George llega con las justas a una buena ejecución Death Metalera. Lo cual es aplaudible, porque se denota perfectamente la sinceridad en la composición y ejecución.

Entonces, Invictus muestra la realidad de un músico prodigioso en los parches, pero al mismo tiempo nos manifiesta sus propias limitaciones compositivas. Lo cual es, como lo dije en líneas antecesoras “no es malo”, por el contrario, este álbum debut demuestra sinceridad en su música y a ello el trabajo de George Dovolos, Giorgos Bokos, Dimitris Retouniotis, Alex Keito y Marios Methenitis en todos los por menores de la producción, mezcla, masterización y algún tipo de mejoramiento sonoro en todo el disco. Realzan esta obra y la colocan dentro de un inicio convincente y certero.

Iniciando el disco se tiene Echoes of Divinity con las voces de Mike Breazeale; quien ya participo en las voces del clásico Unas Slayer Of The Gods de Nile. Seguidamente Invictus entra con los juegos de tones y una cierta semejanza de cuerdas al mismo estilo de Behemoth. Los cuales cumplen el cometido de prepararte para lo que se vendrá con la masacre de blast beats y juegos intensos de tarolas, platillos y doble pedal que no deja de retumbar cada vez que puede.

The Passage inicia directo al grano con los hammer blast beats, donde sería la primera vez que escucho la intensidad del golpe en George Kollias y la poca presencia de triggers. De ahí en adelante, los juegos percusionistas de ensueño embellecen al tema, pero esta vez, el solo de Yiannis Papadopoulos, nutre aún más de carácter y una originalidad pasajera a esta canción.

Aeons of Burning Galaxies nuevamente inicia con retumbantes juegos de tones y un sin fin de juegos de sonidos que proveen a su música y la hacen agradable para cualquier oído. Luego las dosis aceleradas compiten con riffs simples que ayuda a entender mejor todos los juegos de George Kollias con los dos tipos de tarolas que utiliza. Ahora los dos solos de Rusty Cooley caen perfectamente en toda la maqueta de sonidos y percusiones que son un deleite desde el inicio.

Shall Rise/Shall Be Dead me recordó a los tiempos del Anihilation Of The Wicked de Nile y al Evangelion de Behemoth. Donde el juego de dobles pedales cortos y lentos, con riffs intensos y veloces son clásicos de los álbumes mencionados. Pero esta vez acompañado de un sólo conciso y fugaz de George Emmanuel.

Voices, es aquí que comienzo a sentir un ápice de legitimidad y de sonido personal de George Kollias. Ya no cumple con los clásicos riffs simples y crudos de sus bandas, sino esta vez nutre de cierta melodía y estribillos groove. Donde el solo de Karl Sanders es desconocido en todo sentido -y vaya que lo llevo escuchando desde su primer disco-. Sorprendiendo a cualquiera con su incursión en este Invictus. Se podría decir que es el tema que más motivos me dio de adquirir el digipack.

En Treasures of Nemesis nuevamente la presencia de algo cuasi propio esta entre manos, pero de esos, solo existen unos segundos. De ahí George Kollias regresa a las sintonías míticas, espartanas y de los juegos percusionistas que nos tiene acostumbrando en cualquiera de sus presentaciones e interpretaciones. Y solo la incursión de Theodore Ziras, en el catedrático solo de guitarra es para sacarse el sombrero.

Apocalypse es la otra muestra clara que George Kollias se quiere alejar de sus participaciones en otras bandas y de su alma mater al momento de haber compuesto este tema instrumental. Con guitarras eléctricas en un solo arpegio, bajos sueltos y de pocas notas, sintetizadores de magnitud sinfónica y al final de casi todo, una breve inclusión tecladista al mismo estilo de Jordan Rudess (Dream Theater).

Epitaph es un tema que sigue al resto de temas previos, evocando los mismos tiempos y juegos del virtuoso baterista; además que es el único tema que no cuentan con un invitado especial.

Through Empty Eyes of Light, otro de los cortes a los cuales se deben mi adquisición del digipack. Debido a que se porta desde el inicio como un tema sobresaliente y de nuevos cortes rítmicos (aun así la batería tenga la misma monstruosidad dentro sus contextos). Y para serles sincero, es la segunda canción en la cual Yiannis Papadopoulos me deja convencido que es uno de sus mejores invitados al introducir su ejecución y majestuosidad, distribuyendo las cosas como deben sonar!!!.

Finalizando el disco se tiene Buried Under the Flames con voces armonizadas a un solo cántico. Campos muy parecidos a Behemoth y Nile nuevamente, distribuidos en cuerpos determinados perfectamente por George, lo cual es aplaudible. Pero un detalle que la mayoría pasara por alto, son los juegos y arreglos de cuerdas -especialmente de la primera guitarra-, porque la presencia de Michalis Papadopoulos es dominante en cada uno de sus contextos rítmicos. Es más, se podría decir que los juegos armonizados de este tema fueron creados por él y que Geroge esta vez se hizo a un costado para que la música solo fluya.

Invictus es una buena presentación como solista, detallando todo y con ejecuciones correctas. Conteniendo muy buenos momentos y mostrando a sus seguidores las nuevas facetas de George Kollias; aun así, se tenga dentro de las 11 canciones grandes proporciones de Nile, Behemoth y ADE. Lo cual no le quita el mérito, siendo un disco bueno y de fácil propuesta para cualquier oído.

 

Tracklist

1. Echoes of Divinity
2. Invictus
3. The Passage
4. Aeons of Burning Galaxies
5. Shall Rise/Shall Be Dead
6. Voices
7. Treasures of Nemesis
8. Apocalypse
9. Epitaph
10. Through Empty Eyes of Light
11. Buried under the Flames

Bonus Tracks:

12. Aeons of Burning Galaxies (R.Cooley Shred Version)
13. Voices (E. Karadimas Vox Version)
14. Epitaph (Drum Track)
15. Apocalypse (A. Trapalis Violin Version)

George Kollias – Invictus

Género: Death Metal

Origen: Grecia

Lanzamiento: 18 de Mayo de 2015

Discográfica: Season Of Mist