Crítica Jorge

Un prototipo de la banda sueca Evocation ya se había germinado para principios de los 90. Poco después de que grupos como Nihilist sentara las bases del Death sueco y grupos como Entombed, Unleashed o Dismember a penas salían del cascarón. The Ancient Gate, fue el debut de Evocation; un demo casete de cuatro cortes, con el que levantaron bastante polvareda, pues la banda rápidamente fue considerada por los circuitos subterráneos de intercambio de cintas, como la primera promesa en emerger de Borås, una pequeña ciudad ubicada a las afueras de Gotemburgo. No obstante, pese a todas las buenas expectativas e intenciones, la banda se disolvió y el estandarte Evocation fue puesto en un tratamiento de criogenia, que duró hasta el 2005, cuando Janne Kenttäkumpu Bodén (coros) Thomas Josefsson (voz), Vesa Kenttäkumpu (guitarra) y Marko Wacker (guitarra), desempolvaron sus pedales Boss, afinaron sus guitarras en Si bemol y ordenaron al batero que tocara rápidos tupa tupa…. La noche del retro Death Metal sueco finalmente había llegado.

Ahora sí, de regreso al futuro, les cuento que los suecos Evocation retornan con su cuarto larga duración: Illusions Of Grandeur. Lo hacen por la puerta grande y con la bendición de Century Media, quien les ha fichado de momento por un disco y un CD recopilatorio con material de sus demos, más temas inéditos, titulado: Evoked from Demonic Depths – The Early Years, que salió a finales de en Junio de este mismo año y que anunciaba además con bombos y platillos el fichaje de la banda por parte del sello norteamericano. Aunque no es la primera vez que el grupo sueco cuenta con una buena exposición en Estados Unidos. Ya en el pasado, Metal Blade Records se ha hecho con licencias americanas para distribuir los discos Dead Calm Chaos (2008) y Apocalyptic (2010). Pero, yendo directo al banano; la Century Media sabía muy bien que un disco como Illusions Of Grandeur caería muy bien dentro de su catálogo musical, pues rato llevaba yo, sin escuchar un disco que –evocara- tan perfectamente el sonido de Gotemburgo, pero más especialmente el sonido de una de las biblias del canon del death metal Sueco, el disco  Slaughter Of The Souls” de At The Gates.

Esto último sólo confirma el dato de que su guitarrista Vesa Kenttäkumpu es adicto a ese disco, y es que a caso quién no se ha dado unos buenos chutes de At The Gates en el pasado, o a caso me equivoco? No obstante, la adicción de Vesa es tal, que muchos de los cortes de Illusions Of Grandeur parecen variaciones musicales del Slaughter Of The Soul, guitarreos gemelos, melodías pegadizas, rápidos beat de batería. Aunque también le he notado ciertas influencias de Amon Amarth, además no es gratis que el mismo vocalista de ese grupo sueco Johan Hegg, tome las voces en la canción Into Submissions.

En el resto de los créditos del disco figuran el nombre del productor Roberto Laghi (Witchery, In Flames, Diablo Swing Orchestra) y el artista gráfico Michal Xaay Loranc, quien nos ofrece un arte también al estilo de carátulas de discos de death metal sueco como las de Edge Of Sanity, así mismo, esta portada contiene el famoso pentagrama del necronomicon, que entre otras cosas se volvió ya un cliché dentro de la imaginería utilizada por algunas bandas de metal, entre ellas Morbid Angel que lo uso en el Covenant de 1993 o los polacos Vader que lo han empleado en más de una oportunidad, Evocation también parece tener una fijación por este símbolo, ya que también aparece en la portada de su disco anterior Apocalyptic de 2010.

Para terminar me gustaría agregar que si bien este disco no ofrece muchas cosas nuevas, pienso que su verdadera virtud está en que recoge lo existente y lo multiplica.  He aquí el Sex appeal de este trabajo musical.

 

1. Illusions Of Granadeur
2. Well Of Despair
3. Divide And Conquer
4. Perception Of Reality
5. Metus Odium
6. I’ll Be Your Suicide
7. Crimson Skies
8. Into Submission
9. The Seven Faces Of God
10. Final Disclosure

Evocation – Illusions Of Grandeur

Género: Death Metal

Lanzamiento: 24 de Septiembre de 2012

Origen: Suecia

Discográfica: Century Media