El pasado día 1 de Octubre, tuvimos el gran placer de acudir a una de las citas más importantes del panorama metalero europeo, el mini-festival itinerante Heidenfest, que desde el 30 de Septiembre hasta el 23 de Octubre, está recorriendo medio continente en una de las giras más importantes de la promotora europea Rock the Nation (propietarios de otras grandes giras como Pagan Fest, Power of Metal, y de los festivales veraniegos Metalfest).

El cartel de ésta gira estaba compuesto por Finntroll + Turisas + Alestorm + Arkona + Trollfest + Skälmold, siendo además un especial Extended Show, que contaba con la participación de tres artistas invitados de auténtico lujo, como son Wintersun + Dornenreich + Todtgelichter. Vamos, toda una delicia con los ingredientes adecuados para una noche increible.

La sala Hessenhalle abrió sus puertas poco más tarde las 14:30, para que el puñado de gente que ya se agolpaba en la entrada fuera ocupando sus lugares frente al escenario, ojeando el merchandise y refrescándose con una buena cerveza a resguardo del duro sol que ese día asolaba la ciudad. Apenas tres cuartos de hora después, saltaban al escenario los encargados de abrir la fiesta, los islandeses Skalmöld, quienes en la media hora escasa de la que dispusieron, dieron un repaso a Baldur, su único trabajo hasta la fecha con un sonido bastante decente, para deléite del escaso centenar de personas que en aquel momento allí se encontraban. Un show bastante correcto, en el que demostraron el potencial que tienen y un gran saber hacer.

Los siguientes encargados de caldear el ambiente fueron los alemanes Todgelichter, un grupo aleman de Avant-Garde / Black Metal que a priori parecía sumamente interesante. A las 4 de la tarde hacían su aparición, con la sala un poco más llena, y dispuestos a hacer gala de su propuesta. Enfundados completamente en blanco, comenzaban presentando su material, y gozando de un sonido un poco peor que el de Skalmöld. Su presencia en el escenario podría haber dado bastante de sí, ya que los únicos que le daban algo de vida eran el bajista/cantante Nils y el guitarra Frederic, siendo el resto bastante estáticos y sosos (mención especial a la cantante Marta, que se movía menos que los micrófonos y le ponía pasión nula). Ellos tambien dispusieron de media hora para presentar su material, tiempo más que de sobra para defender un show un tanto cojo.

Poco menos de 20 minutos restaban para las 5 de la tarde, aquello estaba bastante más lleno y se veían muchas sonrisas y gente nerviosa abriendose paso hacia el escenario, ¿que pasaba?, miramos nuestro Running Order y ya todo tenía sentido, quedaban tan sólo cinco minutos para la actuación de TrollfesT, una de las más esperadas (al menos para mi, y por lo que pude ver, no era el único). A falta de 15 minutos para las cinco, hacían su entrada triunfal los trolls noruegos en el escenario, envueltos en pieles, mugre y con gran energía, comandados por un Trollmannen enfundado en su traje de cerveza gigante. Comenzaban con el corte que abre su último disco, Die Verdammte Hungersnot, y el público ya estaba completamente loco. La actitud del grupo acompañaba, se les veía pletóricos y toda esa energía supieron transmitirla en la misma escasa media hora de sus predecesores, pero que supieron aprovechar a las mil maravillas, dando un repaso a toda su discografía de una manera impecable. Continuaron callendo temas de su último trabajo, el cual presentaban, y que ha tenido una fantástica acogida, siendo el primero que editan con un sello, NoiseArt Records, alguien que por fin apuesta por ellos. Mas grandes temas se iban alternando recorriendo todos sus trabajos, Brakebein, Der JegerMeister, con los que el público lo dió todo y montaron el primer circle pit de la jornada. Villanden hizo las delicias de los fans más actuales de la bande, y culminaron un tremendo concierto con todo el público ladrando (si, ladrando) el estribillo del glorioso tema Helvetes Hunden Garm. Una actuación sobresaliente, con un sonido perfecto (un aspecto que me daba bastante miedo, dada la cantidad de ritmos y detalles de su música, pero que supieron controlar a la perfección) y un saber estar sobre el escenario de sobresaliente, estando toda la banda bastante engrasada, aunque bien es cierto que el acordeonista y saxofonista podrían gozar de un poco más de protagonismo. Sublimes.

El sudor se palpaba en el ambiente, los allí presentes bajamos algun que otro kilo en el intenso show de TrollfesT (los primeros en montar un buen circle pit), y una cola en la barra y en los lavabos para refrescarse daban fe de ello. Pero poco tiempo había para el descanso, ya que en 15 minutos arrancaba la fiesta de nuevo, a cargo de los siguientes de la lista. Con una puntualidad casi inglesa, saltaban al escenario los paganos Arkona, apenas 2 minutos pasados de las cinco y media de la tarde, y con un horario que se alargaba un poco más por primera vez, 40 minutos en los que darían guerra desplegando todo su arsenal. Dieron un amplio repaso a todos su trabajos, con temas como Arkaim, Zakliatie o Slovo. La sala andaba poco más o menos igual de llena que en Trollfest, aunque mucha gente había salido fuera y otra mucha les había tomado el relevo en las primeras filas. Goi, Rode, Goi fue el detonante de una actuación notable, en la que todo el público se volcó, como auténticos guerreros a las ordenes de la cantante Masha “Scream”. Un grupo completamente en forma, que están gozando en los últimos años de una gran popularidad que están sabiendo aprovechar, pese a llevar desde hace casi 10 años en este mundo. Otros grandes triunfadores de la noche.

Los próximos en aparecer, fueron los austriacos Dornenreich, que a las 6 y media de la tarde, hacían acto de presencia. Poco tiempo pudimos disfrutar de la actuación de este grupo, ya que estábamos citados a la misma hora con Trollfest para hacerles una entrevista (que en breve publicaremos, estad atentos) y poco tiempo tuvimos para presenciarles, lo justo para hacer unas cuantas fotos, escuchar el tema Jagd con el que abrieron su actuación, y poco más. El sónido al principio fue decente, por lo que creo que se debió mantener constante a lo largo del concierto, y la gente que allí se encontraba, plasmaba caras de satisfacción.

Tras una gran tarde y una muy entretenida charla con TrollfesT, era el momento de volver a los conciertos. Eras las 7 y cuarto de la tarde, y aquello empezaba a plagarse de gente vestida como corsarios, bucaneros y demás personajes marinos de mala vida. No había duda, era el momento pirata de la noche, que estalló cuando Alestorm irrumpieron en el escenario. Con una energía endiablada, comenzaron con el tema que da titulo a su más reciente trabajo, Back Through Time y continuando con el siguiente corte del disco, Shipwrecked. Después de una inicial presentación de su nuevo disco, era el momento de girar la mirada algunos años atras y dedicarle tiempo a su primer trabajo, que les catapultó directamente a donde hoy se encuentran. Wenches and Mead y Captain Morgan’s Revenge fueron las representantes de ese trabajo, volviendo después a su nuevo disco con The Sunk’n Norweigian y Death Throes os the Terrorsquid, dando la nota blacker de la noche. Pasando a su segundo disco, nos deleitaron con las movidas Kellhauled y Wolves of the Sea, con la que cerraron 45 minutos de auténtica fiesta pirata.

El cansancio empezaba a asomar, pero no había tiempo de hacerle caso, por lo que nos armamos de una abundante cerveza y nos dispusimos a continuar con la jornada. Eran las 20:15 de la tarde, Turisas estaba a punto de empezar, y el tour-manager de Wintersun nos había citado a la misma hora para otra entrevista, esta vez con Järi Mäenpaa (que también estamos preparando para vosotros, asi que otra razón para que estéis al loro). Maldición, nos teníamos que perder a Turisas!! Uno de los platos fuertes de la noche. Aún asi, pudimos disfrutar del comienzo de su actuación, que abrieron con el tema The March of the Varangian Ward, perteneciente a su trabajo de este mismo año Stand up and Fight. Con un sonido perfecto, y una puesta en escena impecable, se auguraba una actuación increible, cosa que nos jodió perdernos, pero no se puede tener todo. Continuaron con One More, corte de su primer disco, y cuando sonaron los primeros acordes de Stan up and Fight, tuvimos que marcharnos al backstage, donde componentes de todos los grupos, caminaban concentrados (y no tanto) cerveza en mano con rumbo poco definido. Desde allí, pudimos escuchar de fondo los temas Rasputin y Battle Metal, y sonaban aplastantes, con un público enfervorecido dejándose la vida coreándolas, debió ser apoteosico ese final de concierto.

Poco después de las 10 y media de la noche, y tras una interesante charla con Jari, el final de la noche estaba cada vez más cerca, aunque quedaban los dos pesos pesados de la noche. Tan sólo cinco minutos después salieron a escena los finlandeses Finntroll, quienes con unas tablas tremendas en esto de dar conciertos, salieron un poco mustios al escenario, donde a lo largo de la hora entera que disponían para deleitar, aprovecharon apenas 50 minutos para dar un concierto que paso sin pena ni gloria. Unas pocas ganas camufladas con los rugidos de Vreth, actitud que no impidió que los allí presentes disfrutaran. Fue un setlist bastante centrado en sus trabajos antiguos, no dando excesivo protagonismo a un Nifelvind aún calentito. Se alternaron temas de todos sus discos como Vindfärd/Manniskopesten, Solsagan, Midnattens Widunder o Fiskarens Fiende. Hace poco han lanzado una tour-edition de su último trabajo, la cual incluye tre temas extras, que son los tres versiones, de Oing Boing, Pet Shop Boys y Metallica, de las cuales presentaron dos de ellas ante el público, Insects de Oing Boing y Can you forgive her? de The Pet Shop Boys, temas curiosos a los que aportaban su peculiar sonido, pero que dejaron frios a la mayoría de los presentes. El concierto pasó rápido y fue entretenido, poniéndole un broche de oro con Trollhammaren, Rivfader y Jaktens Tid. En resumen, un concierto correcto, con un set-list sumamente interesante plagado de temas antiguos, pero que quedó deslucido por una actitud un tanto “pasota” del grupo, que dejó el escenario 10 minutos antes de la hora que tenían programada. ¿Cansancio? No sabría decir, pero sólo era la segunda fecha de la gira…que cada uno piense lo que quiera.

Ya estaba casi todo hecho, sólo un concierto quedaba para que aquello termiara y la tarde se había pasado volando. Había cansancio, pero no demasiado, lo que nos permitió disfrutar y darlo todo en la última actuación de la noche, el momento más esperado por muchos…aunque la sala se quedo a la mitad de su capacidad después de Finntroll. Eran las 11 de la noche, las luces se apagaban y la gente aplaudia y llenaba de ovaciones el ambiente, Kai Hahto se situaba con un saludo tras su batería, Jari saltaba al escenario, y aquello ya era una auténtica locura. Beyond the Dark Sun, no podía empezar de otra manera. Locos, todos locos, así estábamos. Por fin veíamos a Wintersun, y lo íbamos a disfrutar. Battle Against Time fue la siguiente, con un grupo completamente en forma, todos nos olvidamos por un momento que nos deben un disco, y todos sus pecados fueron perdonados, estaban allí por nosotros y para nosotros, y eso se notaba en su actitud. Disfrutaron muchisimo, había energía, pasión y complicidad entre los miembros, todo arropado por un sonido perfecto y una iluminación verde-azulada y oscura que creaba el ambiente perfecto. Sleeping Stars no tardó en llegar, y tras agradecernos por estar allí, nos regalaron la maravillosa Winter Madness. Ya nada más importaba, aquello era un desfase, y todos lo disfrutabamos. Con todo el público entregado, continuaron repasando su único trabajo (esperemos que no por demasiado tiempo…) con Death and the Healing. Una vez más la locura se hizo patente. No quedaba demasiado para que aquello terminara, pero no querían marcharse sin antes darnos algo que andábamos esperando como perros babosos: nuevo material. El tema elegido fue The Way of the Fire, tema que llevan presentando en todas las fechas que han realizado durante el verano, que si en video suena increible, en directo suena aún mejor, sublime, como todo el disco sea como este tema, auguro pajas musicales. El tema encargado de cerrar la velada tampoco podía ser otro, Starchild terminó de darnos lo que queríamos, y dejarnos un excelente sabor de boca, poniendo la guinda perfecta a una jornada increíble.

A grandes rasgos, fue un día excelente. Unos grupos dieron más y otros menos, unos nos sorprendieron, y otros nos dejaron frios, pero en general fue todo tremendo. Es un auténtico lujo que giras como esta recorran medio Europa año tras año, con carteles igual de impresionantes. Una pena que España se quede de lado, puesto que un concierto así sería un lleno asegurado. Os dejamos un video que recoge algunos momentos de lo que allí se vivió, pero os recomiendo que si tenéis la oportunidad, no os lo penséis dos veces, y acudáis a la fecha que mejor os venga, ya que es una experiencia digna de vivir…

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=aLENZ0PY5n8]

Texto: Pablo Clemente