Crítica Jorge

Públicamente confieso que durante mucho tiempo pospuse mi encuentro sonoro con Hatebreed. Su repentino éxito mundial de la segunda mitad de la década del 2000 me mantuvo alejado. La verdad nunca me animé a ponerles cuidado, para aquella época tuve un trabajo de mierda en una tienda de discos, en la que vendíamos camisetas de Hatebreed como si se tratara de máscaras de gas en un invierno nuclear. Lo que me daba mala espina al escuchar el grupo era que la mayoría de los que compraban las camisetas eran chicos muchísimo más jóvenes que yo. Y se suponía que esa sería la nueva sangre: Personalmente no veía mucho metal en sujetos que lucieran gorras a lo Robert Trujillo y pantalones a lo ICE Cube, nunca en la puta vida. Pero como diría la canción “La vida te da sorpresas. Sorpresas te da la vida hay Dios” Y así fue, un día sin tener mucho que hacer, me topé con el primer compacto de Hatebreed: “Satisfaction Is the Death of Desire”, como si se tratara de un mensaje subliminal el título del álbum me quedó sonando, tanto así que me pareció que de hecho; La Satisfacción es la muerte del deseo – título del disco traducido al español, era una sentencia que tenía mucho sentido, así que a la mierda, cogí el compacto de Hatebreed y apreté play. Y después de un minuto ya me había convertido al ‘Hatebreedtismo’, que la idea de fundar una religión nunca me había parecido tan seria como hasta ese momento.

Bueno reconozco que la idea de fundar una religión fue un poco exagerada, pero esa era la imagen mental que mejor se acomodaba a mi adicción por ese disco en particular de Hatebreed. Le he seguido la pista al Jamey Jasta y sus secuaces desde entonces, hasta este punto nunca han bajado la guardia y aunque disco a disco repiten la misma fórmula, todavía lo hacen con integridad, y si tuviera que poner esta idea en palabras, como si se tratara de eslogan para cadena de restaurantes diría que: Nadie Lo hace como Hatebreed Lo hace. Así que sencillamente con este The Divinity Of Purpose lo han vuelto hacer. Recapitulando un poco el 2009 había sido un año atareado para el grupo oriundo de Connecticut Estados Unidos, había sacado dos discos ese mismo año: For The Lions, un disco de Covers, para mi gusto algo aburrido, pero igual era Hatebreed, el momento también parecía apropiado, además así se haya vuelto una tendencia hacer discos de Covers, sólo bandas grandes se pueden dar el lujo de parir un disco entero de versiones de otros grupos, ese mismo año también sacaron su disco homónimo Hatebreed. Con un 2009 tan atareado es comprensible que el grupo se haya tomado tres años para recargar baterías.

Y el regreso fue con toda, con distribución exclusiva de Razor & Tie Records para Estados Unidos y de Nuclear Blast para Europa, The Divinity Of Purpose el séptimo disco del grupo, ya había alcanzado la cifra record de 17.400 unidades vendidas en la primer semana de haber salido. Un disco conformado por 12 Canciones en las que se pueden encontrar toda la gran variedad de utilería hardcore metalizada que tantos fans ha conquistado en las escenas de metal duro y de hardcore respectivamente. Si tuviera que coger este disco por canciones me iría primero con el track 7 Dead Man Breathing para mí la mejor canción del disco, su genial riff inicial a la Hanneman/King me compró inmediatamente, lo mismo canciones como Honor Never DiesPut It To The Torch en las que se alternan esos tiempos medios con maravillosos Breakdows, riffs que fácilmente pudieran romper cuellos. La gruñona voz de Jasta mantiene su punto, suena como la de aquel convicto al que le acaban de revocar su condicional, su maldita ira proviene de sus entrañas. Para terminar un dato más, Jamey Jasta parece llevarse muy bien con el productor Zeuss, ya que este ha producido todos los álbumes anteriores de la banda, lo que me lleva a pensar que el sonido de Hatebreed le debe mucho a las habilidades de Zeuss y su trabajo con las perillas y el tablero de mando.

 

1. Put It To the Torch
2. Honor Never Dies
3. Own Your World
4. The Language
5. Before the Fight Ends You
6. Indivisible
7. Dead Man Breathing
8. The Divinity of Purpose
9. Nothing Scars Me
10. Bitter Truth
11. Boundless (Time to Murder It)
12. Idolized and Vilified

Hatebreed – The Divinity Of Purpose

Género: Metalcore

Lanzamiento: 29 de Enero del 2013

Origen: Estados Unidos

Discográfica: Razor & Tie Records