¡Buenas tardes a todos! ¡Espero que estéis disfrutando el fin de semana! Como bien decía Leo en el boletín de noticias, en The Breathless Sleep no descansamos los findes, ya que nuestro deber es manteneros bien informados de lo que se cuece en el fascinante mundo del metal.

Hoy os traigo una review del último disco de los brutales Aborted, a quienes algunos miembros del blog (desgraciadamente no me incluyo entre ellos) tuvieron la gran oportunidad de presenciar el pasado 11 de diciembre de 2011 en la Sala Caracol de Madrid. Podéis leer la crónica a través de este enlace.

El disco se titula Global Flatline, y ya con la mera visión de la portada podemos vaticinar que no se trata precisamente de un disco de villancicos cantados por los niños cantores del colegio Santa Eulalia. Brutal Death Metal de excelente factura, tralla por los 4 costados, ideal para despertar a los vecinos.

La historia del combo belga no es precisamente nueva: los 12 años de carrera a sus espaldas y sus 5 LP, 2 EP y un DVD anteriores hablan muy bien de ellos. Al menos hasta donde mi conocimiento llega, han gozado de una historia musical sin altibajos, no decepcionando en ninguno de sus discos. Y os garantizo algo: este Global Flatline tampoco defrauda.

Parece que el reciente cambio radical en la formación (en el año 2009, donde sólo Sven de Caluwé permaneció como miembro original) no ha afectado para nada la factura de su sonido en lo que a calidad se refiere. No obstante, al margen de miembros nuevos, se aprecia un estilo que bebe tanto del death metal más old school como de amplias influencias modernas más cercanas en algunos momentos incluso al death melódico, aunque no llegan a definirse del todo en ese aspecto: siguen siendo brutal death a pesar de todo.

Instrumentalmente hablando, el LP es una demoledora conjunción de guitarras brutales con solos disonantes y extrañisimos, una batería con un uso del doble pedal sencillamente contundente y mucho juego de manos, un bajo con un acto de presencia considerable y unas voces impecables. A esto último contribuyen ampliamente los vocalistas colaboradores con los que se ha contado: Trevor Strnad (The Black Dahlia Murder), Julien Truchan (Benighted), Jason Netherton (Misery Index) y Keijo Niinima (Rotten Sound). Una espectacular muralla de sonidos bestiales no apta para todos los oídos.

De las letras, lo que cabe esperar de un grupo de Brutal Death al uso: destrucción, muerte, gore y pensamientos grotescos en general. A mi juicio, no destaca especialmente en este aspecto; aunque tampoco hay nada que decir en contra de las mismas, tampoco harán a nadie desarrollar profundas reflexiones filosóficas sobre la muerte, la levedad de la vida o la inmortalidad del cangrejo. Ni puta falta que hace.

En contra del disco, cabe señalar que a título personal, me ha parecido algo repetitivo. De hecho, las primeras 6-7 canciones parecen una sola canción muy larga. No obstante, esto no se traduce en falta de trabajo por parte del conjunto: se nota que todas las canciones han sido ampliamente trabajadas y estructuradas. A pesar de todo, hubiera sido de agradecer algo más de variedad de tema a tema.

Dicho esto, paso a analizarlo tema a tema.

Omega Mortis es una corta introducción de apenas un minuto, donde se entremezclan oscuros sonidos de percusión metálica, voces corales y voces habladas que parecen emular varios informativos dando la noticia de un desastre que está por venir, concluyendo con una cuenta atrás al inicio del disco.

Global Flatline comienza de forma muy pesada y lenta, con un doble pedal arrollador, para introducirse en la brutalidad más absoluta: blast beats sencillamente destructores, guitarras cabalgando a la velocidad del rayo y voces infernales al unísono. Un solo disonante y con armonías extremadamente extrañas, perfectamente ejecutado, y un ritmo sostenido de doble pedal corta casi al final para ofrecernos una parte lenta y oscura al más puro estilo black, para concluir con una última descarga de cera demoledora. Un tema más que redondo.

The Origin Of Disease no otorga concesiones a las introducciones: brutalidad desde el segundo cero. Brutal death puro y duro, con una alta presencia del bajo fácilmente apreciable y de nuevo con un doble pedal que nos hace pensar el estado en el que acabarán los gemelos de Ken Bedene al final de cada concierto. Además, el solo doblado es fantástico.

Coronary Reconstruction comienza con una conversación narrada (muy propio del estilo) para soltarnos otra ración de bestialidad a la cara a los pocos segundos. Sencilla y contundente.

Fecal Forgery tiene un comienzo que bien podría ser una fusión de los de los 2 temas anteriores: breve voz narrada, tralla sin concesión. Este tema tiene un aroma más old school en general que el resto, en parte debido a su brevedad. Aun así, el solo es más melódico, siendo una propuesta más arriesgada de lo habitual para un tema así. Aunque las comparaciones son odiosas, me recuerda conceptualmente hablando al solo de Homage For Satan de Deicide: solo de corte melódico en canción infernal.

Of Scabs And Boils es, en parte, conceptualmente contraria a Fecal Forgery: este corte bebe de las influencias más modernas del disco, aportando cierta nota de variedad al despliegue de tralla descontrolada anterior.

Vermicular, Obscene, Obese es primero caña, luego caña, y después caña. Un inicio bestialísimo, una velocidad sobrehumana durante todo el tema con pocos parones para mover la cabeza, o pensar siquiera. Esencia moshpit en estado puro. Dan ganas de liarte a empujones y codazos con tus muebles, tus familiares, tu perro o los pasajeros del autobús en el que la estés escuchando.

Expurgation Euphoria aportó la variedad necesaria a mis oidos desde la primera escucha: riffs extremadamente lentos, batería con doble pedal sostenido y golpes de caja muy espaciados, arpegios distorsionados que dan una nota extremadamente oscura y deprimente, sonando incluso a black old school. Aun así, acaba por volver al estilo habitual, aunque sin excederse en velocidad (pero no por ello está falta de brutalidad). Por ser la “rara”, automáticamente se convierte en una de mis favoritas del disco. Soy así de especial.

From a Tepid Whiff nos devuelve a la realidad de forma pasmosa. ¿Pensábais que nos habíamos vuelto más blandetes? De eso nada. Aquí tenéis otro despligue de tralla sin control, con un solo mucho más oscuro, armónico y menos disonante, más de mi gusto, además de una buena segunda mitad lenta de cabeceo. A estas alturas, el que todavía tenga el cuello funcional podría pilotar un fórmula uno perfectamente, y sin necesidad de salir con cantantes pop al borde de la anorexia ni nada.

The Kallinger Theory es headbanging desde el inicio. Parece que esta gente no tiene consideración ninguna con nuestros cuellos. No obstante, se iba echando en falta un tema más para headbang que para moshpit, y se agradece. El solo, de los mejores del disco.

Our, Father, Who Art Of Feces es corto, rapidísimo, contundente, directo, brutal y destructor hasta el límite. Baja un poco el ritmo en el solo, siendo este algo más experimental y largo que los demás. También está entre los mejores del compacto.

Grime posee un uso blast beat extremadamente bestial desde el segundo inicial, y se aprecia una influencia quizás más orientada al thrash/hardcore en algunas partes concretas. No obstante, el death metal es death metal, y ninguna de estas partes acaba por etiquetar completamente al corte.

Endstille, finalmente, vuelve a arrancar mediante una voz narrada que parece un comunicado de radio, a la vez que dos guitarras armonizadas nos llevan suavemente al inicio, más lento que el resto del disco, pero brutal y oscurísimo como él solo. Cabe destacar que la voz tarda bastante en hacer acto de aparición, más allá del minuto 3 (el tema dura 6:27), y en general este tema es bastante diferente al resto, quizá demasiado lento y poco variado como para ser del mismo disco que los demás. Aun así, no se trata de un mero añadido, sino de un buen final para el compacto, con un cardiograma pitando al final representando el corazón de los oyentes, que hemos muerto ya hace rato ante semejante descarga de brutalidad.

Concluyendo, si buscas un disco que haga que los seres humanos de tu alrededor se escondan bajo las faldas de sus mamás desde el minuto uno, ésta es tu opción. Un disco brutal, redondo, aunque quizá algo repetitivo en algunas partes, pero sin sobrar ni un tema. Altamente recomendable. Personalmente espero tener noticias de este bestial quinteto belga en breves.

 

 

Global Flatline

1. Omega Mortis
2. Global Flatline
3. The Origin Of Disease
4. Coronary Reconstruction
5. Fecal Forgery
6. Of Scabs And Boils
7. Vermicular, Obscene, Obese
8. Expurgation Euphoria
9. From a Tepid Whiff
10. The Kallinger Theory
11. Our Father, Who Art Of Feces
12. Grime
13. Endstille

 

Artista: Aborted

Sven de Caluwé– Voz
Eran Segal – Guitarra
Michael Wilson – Guitarra
Jb Vd Wal – Bajo
Ken Bedene – Batería

 

Género: Brutal Death Metal

Fecha de lanzamiento: 23 de Enero de 2012

Origen: Bélgica

Discográfica: Century Media