CRONICA PABLO

El pasado 2013 fue un año de regresos: Muro y Fuck Off, dos formaciones que cimentaron el modo de entender el metal más rápido en España allá por los siempre célebres 80, volvían a la actualidad musical de la mano de sendos lanzamientos, a los que acompañaron sus correspondientes giras que tuvieron parada en la Comunitat.

Como los mejores conocimientos, el culto por Fuck Off se ha  transmitido a lo largo de las décadas sin fisuras, apoyado por el carácter historiográfico del metal y por algún que otro relanzamiento (agradecimientos al sello Dark Rails). El siempre sano halo de respeto hacia una banda precursora se hace patente cuando en el momento de mayor auge del thrash nacional representado por la nueva ornada de jóvenes bandas, la actuación de unos veteranos consigue congregar a generaciones de edades tan dispares. Y todo gracias a la labor de AM2 Prod., una nueva promotora valenciana que se embarca en un proyecto poco rentable en tiempos de desmantelamiento del ocio musical como consecuencia de la actual política anticultural.

Con una envidiable prudencia, los organizadores se apuntaron un tanto en su debut al cuadrar la afluencia estimada con el aforo del Pa Berse Matao. El efecto nostalgia apoyado en gran medida por los 6 € que costaba cada entrada ayudaron a que la pequeña sala de Sedaví luciera un aspecto más que respetable.

Keldark fueron los primeros en encender los “amplis”. El quinteto valenciano se autodefine como una banda de thrash metal melódico, y cuenta entre sus influencias con grupos como Megadeth y Metallica, y otros de sonidos más modernos como Nickelback y Avenged Sevenfold.

La banda presentaba en directo su último trabajo, When The Thumb Points Down (2013), que recupera algunas canciones de su primer LP, Slow Trip To Destruction (2007). Tras su Intro con la que salieron a escena, sonó Nightmare In L.C, tema en cuya grabación contaron con la colaboración de Elisa C. Martín (ex Dark-Moor y Dreamaker).

A continuación siguió otra canción de su primer trabajo, No Respect, que pronto conectaron con una interesante medley en la que repasaron algunos clásicos de Metallica, Megadeth y Slipknot.

Tras el solo de batería de Fran “Monster Beat”, la banda centró el final de su actuación en dar a conocer las canciones de su último lanzamiento, como la homónima When The Thumb Points Down y Look Beyond The Wall. Para concluir, Sex Me Up, uno de los temas más conocidos del conjunto que promocionaron acompañado de un videoclip. Canción muy interesante, de sonido noventero y que engrandece y da fuerza el color cálido de la voz de Pablo “Crazy Sarnoso”, que con su registro grave es todo un rara avis en esto del metal.

 

Y como afortunadamente sucede con mayor frecuencia, referirse a Abortos de Satán desde una concepción estática de los géneros está de más. La banda aglutina un crisol de influencias, desde el punk hasta el metal pasando por el hip hop, que originan esa extraña pero adictiva mezcla que da como resultado su particular estilo.

El grupo vino de su Castellón natal trayendo consigo a una nutrida “colla” que se encargaron de liarla entre el público. Por aquellos lares son más que conocidos gracias no solo a su música, sino también a ese buenrollismo del que hacen gala y que contagian a todo aquel que tiene la oportunidad de cruzar alguna palabra con Marc, Juan y compañía.

Abortos de Satán salieron desde el segundo uno a comerse el escenario del Pa Berse Matao. La banda era consciente de que si jugaba bien las bazas de un público a su favor y una sala acogedora, podría ejecutar un buen show. Y efectivamente, así fue.

Con esta consigna, el vocalista Pepelu trasladó todo ese carisma que tiene al escenario, dando lo mejor de sí mismo en temas como Hablemos De Utopías, Altruismo Barato y Oveja Estúpida, de inspiración filosófica y social.

De su último plástico disponible para descarga gratuita, Con El Fracaso Tan Asumido, eligieron algún que otro corte como Te Veo, Te Reviento. Por su parte, del primer Miseria y Papel De Plata, seleccionaron el duro Ese Del Que Tanto Hablan, con el que dieron por concluida una actuación que dejó a los asistentes exhaustos y satisfechos a partes iguales.

 

Ya de madrugada era el turno de Fuck Off, de los que poco queda de aquella formación original que publicara dos compactos a finales de los 80. En la actualidad, todo son caras nuevas salvo la presencia de Pep Casas a la guitarra rítmica y los coros.

En realidad, la vuelta al ruedo de los catalanes ya se intuía antes de su último lanzamiento, Smile As You Kill. El recopilatorio A Different Sacrifice 1987 – 1988 editado por Xtreem Music  en 2012 salió al mercado con la intención de reenganchar a los seguidores más veteranos y captar la atención de los jóvenes metalheads.

We Are Back In Town,  tema lleno de significación por razones obvias, fue uno de los primeros cortes en sonar; perfectamente ejecutado por su actual vocalista Albert Gracia, quien posee un estridente chorro de voz realmente potente.

Tras difundir su mensaje de vuelta, enlazaron con Maniac y Smile As You Kill, para acometer posteriormente con The Priest, tema cañero a pesar de lo relajado de su inicio.

Pronto llegaría Impera La Corrupción, el alegato contra la clase política que forma parte de los nueve temas de su último plástico. “Votaré a las putas/Estoy harto de sus hijos”, reza su estribillo.

La mayor parte del setlist final estaba reservado para las canciones de sus dos primeros discos.  De su laureado Hell On Earth sonaron Witch (Hell Below The Belly) e Inquisión. La locura final se desataría con la versión de Tormentor, de la escuela alemana de thrash metal.

Y así terminó una velada más de metal en el extrarradio valenciano, lugar al que esta música se ha visto desplazada desde hace años. Ya solo queda desearle la mayor suerte del mundo a AM2 Prod. por su nueva aventura.

 


REPORTAJE PABLO