CRONICA JUANMA

El pasado viernes 23 los valencianos teníamos una cita marcada a fuego en el calendario, y es que nos visitaban dos bandas grandes como lo son Fear Factory y el multi-instrumentista Devin Townsend. También teníamos en este Epic Industrialist Tour a los noruegos Dunderbeist que entraban en sustitución de los caídos Sylosis.

Con una sala Rock City a medio llenar salieron puntuales estos noruegos para caldear el ambiente, cosa que consiguieron a medias. Quizás sea por el estilo que hacen (que es imposible catalogar) o porque no pegaban mucho en esta gira pero el caso es que no desagradó a todos. Con una apuesta de dos vocalistas que se repartían el cotarro de una manera muy profesional nos presentaban su nuevo álbum Black Arts & Crooked Tails.

Cayeron unos cuantos temas de trabajos anteriores como Fear And Loathing o uno de sus grandes temas Father Serpent. Una actuación de tres cuartos horas que se pasó volando y que dejó a la gente con ganas de más actuaciones en una sala que ya estaba abarrotada.

[singlepic id=792 w=400 h=400 float=none]

Rozando los límites del misticismo y con un aura de otro mundo se presentaba el señor Devin Townsend al público valenciano . Si hay que destacar algo de este hombre a parte de su gran talento en la música es en la enorme puesta en escena que tiene. Supercrush! fue el tema elegido para comenzar tan fantamasgórica actuación haciendo un papel excelente a las voces, sobretodo en las partes que canta Anneke van Giersbergen demostrando que también puede alcanzar diferentes registros en su tesitura vocal.

Otro de los siguientes temas en tocar fue Kingdom, tema antiguo rescatado para la ocasión y regrabado en su nuevo largo Epicloud y el cual el público no para de cantar hasta que sonó la última nota. Los siguientes temas fueron algo más tediosos ya que junto Truth con The Planet Of The Apes y eso son nada más y nada menos que 14 minutos de una ola de sonido que no paraba de golpear los tímpanos al asistente.

Si tuviera que definir con un término la actuación de Devin Townsend Project sería con el de hipnótico, entre las caras que ponía al personal, el cambio continuo de guitarras, el ambiente caótico o la pantalla que tenía detrás del escenario y que no paraba de proyectar imágenes abstractas estaba uno más que entretenido.

[singlepic id=802 w=400 h=400 float=none]

Uno de los momentos más divertidos de la noche fue con la presentación del tema Lucky Animals con el cual la sala se vino abajo, si por casualidad no habéis visto el videoclip echadle un vistazo porque no tiene desperdicio. Pero el que sin duda fue el momento mágico de la noche fue con Grace, un tema que seguramente será uno de los clásicos con el paso del tiempo ya que lo tiene todo, potencia, contundencia y sobretodo, una gran manera de despedir un concierto.

Y como colofón a esta gran velada quedaba el plato fuerte de la noche, los californianos Fear Factory. Enormes eran las ganas de ver a la remodelada banda que se volvió a juntar en 2009, esta vez sólo con dos de sus antiguos miembros, el guitarrista Dino Cazares y el cantante Burton C. Bell. También hay que destacar la nueva incorporación de Matt Devries (ex-guitarrista de Chimaira) al bajo.

Con la homónima The Industrialist perteneciente a su nueva obra empezaron su actuación seguida de una gran Shock que hizo temblar los cimientos de la sala y donde la gente empezó a moverse de lo lindo. Burton enseguida estableció una perfecta comunión con el público, y es que no es para menos, con temazos como Edgecrusher o Smasher/Devourer es fácil llevarse al público de calle. Tampoco faltaron los halagos a Dino Cazares, e incluso más de un grito pidiéndole alguna canción de su antigua banda Brujería.

[singlepic id=806 w=400 h=400 float=none]

Otro de los momentos álgidos fue con la archiconocida Linchpin o con Resurrection de su trabajo Obsolete. Y a pesar que venían a presentar su nuevo trabajo durante todo el concierto se dedicaron a tocar temas antiguos dejándonos con sólo dos temas de la nueva época como son Powershifter y la más reciente Recharguer.

La única lástima de la velada es que Burton ya no llega igual de bien a los tonos como lo hacía antaño, y es que los años no pasan en balde y si no que se lo digan a su forma física, bastante desmejorada desde que lo dejaron. Para rematar esta gran noche valenciana los últimos 4 temas fueron única y exclusivamente de su trabajo Demanufacture y donde la gente dejó sus última fuerzas en Zero Signal y sobretodo en el tema por bandera de ellos, Replica.

Sin duda fue una noche épica y donde se demostró que el público valenciano está más vivo que nunca con una sala que estaba a reventar. Sólo deseo que se tome ejemplo y que tengamos más oportunidades de disfrutar de más conciertos así porque lo necesitamos de una vez.

[singlepic id=817 w=400 h=400 float=none]

REPORTAJE JUANMA

[nggallery id=20]