Anoche cayó sobre sobre Valencia el primero de los tres castigos que asolarán  nuestras tierras a lo largo del mes de abril. Por fin había llegado el momento, y tras un par de horas de asaltar el bar del polígono situado a escasos metros de la sala XY de Aldaia, las luces amarillas se encendían y bajo ellas grupos dispersos de encapuchados se dirigían a rendir culto a una de las más grandes leyendas del Death sueco…

La tradición se palpaba en el ambiente…el número de adolescentes era reducido y por los pasillos se escuchaban las buenas historias de aquellos metalheads que parecen llevar más de 7 vidas en esto. La incertidumbre que generaba la asistencia al concierto se resolvió en una cantidad decente de público, lo suficiente para llenar la sala sin molestarse con el de al lado.  La pega es la excesiva quietud de los fans a lo largo de los 3 conciertos de la noche…

Visceral Damage ofreció sus primeros acordes a un grupo reducido, ya que a la mayoría  pilló apurando la birra en la puerta. El resto, como suele suceder, fue apareciendo en el puente con el próximo grupo. Luis se mantuvo férreo destrozando las cuerdas del bajo a lo largo de toda la actuación, con un registro de guturales excelente que hicieron saltar hasta la última mota de polvo de la sala. La ejecución de Maelo fue igualmente notable, con una actitud algo más dinámica sobre el escenario; respaldada por el incansable David que mutilaba las baquetas en el fondo. Una actuación excelente que desde luego no estuvo recompensada es debido por parte del público asistente, creándose un incómodo hueco de 2 metros desde el borde del escenario.

Finalizado una vez el sangrado de los tímpanos, las cervezas empezaban a correr y los cigarrillos a brillar en la oscuridad. Entre las voces de la muchedumbre se alzó la voz del Nocturn, cantante de Profundis Tenebrarum (o eso creí distinguir) avisándonos que había un cambio de orden en el cartel, por lo que Entombed tocaría primero. Situación análoga a la acontecida el viernes pasado en la Sala Plateruena de Guadalajara…la cual puso en desventaja a los blackers valencianos. Probablemente se justificara por un tema de horarios de vuelo, dado que antes de acabar el concierto de Profundis Tenebrarum los miembros de Entombed encaraban la carretera en una furgoneta…

En medio de una prueba de sonido un tanto desarticulada que acabó por entremezclarse con la ambientación del inicio, los suecos saltaron al escenario sin piedad.  Segundos más tarde el mítico L-G Petrov se unió a ellos creando una afinidad inmediata con todos los asistentes. Minutos después, para sorpresa de todos los problemas se volcaron sobre el equipo técnico liderado por Fred Estby, técnico de sonido referente por ser considerado el inventor del sonido del Death Metal sueco.

El asunto lamentablemente no se solucionó en cuestión de segundos, y mientras Nico Elgstrand improvisaba un punteo para romper la tensión Petrov se dedicaba a recorrer el escenario dando la mano a los escasos presos de la ‘jaula’ de moshpits. Solucionado el desperfecto, Olle Dahlstedt hizo vibrar una vez más su batería y una oleada de Death N’ Roll se comió literalmente al público. Cumpliendo con su cometido, y sobre todo respetando su esencia, Entombed nos bañó en sangre con un sonido polvoriento que demostraba al 110% sus altas cotas de rabia y actitud.

Sobra especificar que en el setlist no abundaron los exponentes de sus primeros dos trabajos de naturaleza Death, por lo que todos sabíamos a lo que nos enfrentábamos y verdaderamente fue una selección bastante equilibrada por su parte. Intentando solventar la poca entrega del público, Petrov animaba de constantemente a los escasos y enérgicos fans que se dejaban el cuello delante del escenario, pidiendo en varias ocasiones al resto que se acercaran sin demasiado éxito…

Dejando esto a un lado, entre cabezazo y cabezazo pudimos ver una infinidad de gestos desencajados y humorísticos por su parte…lo cierto es que es un monstruo encima de las tablas, además de ser un tío verdaderamente cojonudo y particular. Junto a él, Victor Brandt con su oscura melena acechaba de forma imponente al público, aportando un dinamismo que Olle transformaba en una verdadera masacre en la parte posterior del escenario. Su segundo miembro fundador, Alex Hellid, se refugiaba en el extremo izquierdo con un protagonismo reservado, igual que Nico que ocasionalmente cambiaba posiciones con Brandt.

La grandiosa Left Hand Path marcó el primer final, continuado por tres bises que acabaron de derrumbar la Sala XY en medio de un alarido enfermo proveniente de las primeras filas, con el que les consagrábamos como amos  y señores del Death N’ Roll tras la soberbia actuación. Sin duda un bolo irregular en algunos puntos, llevado a la grandeza por la naturalidad y desenvoltura del frontman y la notable calidad del sonido, destacando tanto la ejecución como la labror detrás de la mesa.

Desfallecidos algunos de nosotros contra la esquina del escenario, nos movimos entre gotarrones de sudor hacia el fondo de la sala para comprobar que Profundis Tenebrarum padecerían la misma maldición que sus compañeros Visceral Damageminutos antes de salir los suecos algunos dijeron que la gente no se iría a casa, pero lo cierto es que el recinto estaba un tanto desolado (compresible por otro lado, siendo un día laboral…). Con el duro peso a sus espaldas de mantener el listón, Noctum se plantó como una gárgola en el centro del escenario, mientras la bella Estela hacía sonar el potente bajo acompañándolo con suaves movimientos de cabeza. Nosfer maltrató las cuerdas sin compasión, punteando con una enferma velocidad los acordes mientras los abrasadores guturales resquebrajaban las paredes a la vez que Alfred destrozaba los parches en el fondo. Sin pena ni gloria supieron atenerse a la situación, dando una actuación sólida y contundente que sufrió algunos problemas de sonido en sus primeros minutos (noche complicada para los técnicos que aún hoy estarán cagándose en todo…).

Encajado el primer golpe, sólo queda recuperar fuerzas para el próximo asalto el viernes 22 con Obituary y Grave…palabras mayores.

 

Recién enterado de la confirmación de los conciertos dije en mi eterna euforia que no sabía a quien había que darle las gracias por esto, y ciertamente ya tenemos a los culpables. Desde nuestro Blog, nos mostramos eternamente agradecidos con la Warpig Agency que ha conseguido una vez más que los valencianos podamos disfrutar de una referente del Metal sin tener que movernos 300 km…