Ya está aquí, ya acabó la espera. La respuesta que todos buscábamos a la pregunta “¿Que será de Iced Earth sin Barlow de nuevo?” por fin ha tenido una respuesta. Y menuda respuesta.

Después de que Matt Barlow anunciara que dejaba la banda definitivamente por segunda vez, todos nos quedamos helados, y más sabiendo uqe había regresado hace más bien poco, y pensabamos que volvía para quedarse. Un abanico de sentimientos nos sacudía a los seguidores del grupo americano, pasando de la pena al miedo, pero aceptando que era lo que así habían decidido. Tiempo despues salió a la luz que un tal Stu Block sería el encargado de cubrir el dificil papel de sustituir al maestro en las tareas vocales. Rios de tinta (y de bits) corrieron intentando buscar la luz, pero todo eran meras conjeturas hasta que tuviéramos en nuestras manos el resultado final, aunque hace algunas semanas, todos empezamos a ver este cambio con mejores ojos (y grandes esperanzas) gracias a la regrabación del clásico de la banda Dante’s Inferno, el cual servía como carta de presentación para el recién llegado.

Hoy, poco más de un mes después de esta regrabación, podemos comenzar a desmembrar minuciosamente este nuevo trabajo de Iced Earth, y paladear todos y cada uno de sus aspectos, comenzando por la voz, y terminando por los potentes riffs que el señor Schaffer se ha marcado en este nuevo trabajo.

Antes de analizar este disco, cabe comentar el marco en el que se encuentra, inspirado en un mundo propio de la ciencia ficción, y donde un estado opresor coarta la libertad de las personas, al más puro estilo V de Vendetta. Además, en esta nueva entrega, recuperan a su personaje Set Abominae asi como la saga Something Wicked, temas a los que les dedican la primera y última canción.

Y comenzamos con la chicha, el tema homonimo que abre el disco, Dystopia. Nos encontramos ante un tema muy fluido, donde los registros vocales de Stu Block son simplemente sublimes, arañando agudos magistrales y tonos más graves, encontrando un equilibrio que encaja a la perfección en la linea de la banda. Comienza con una batería que parece una marcha militar, acompañada de un potente riff, para ser desgarrado momentos después por un alarido trepidante, que abre paso a la tormenta. Corte rápido e intenso, que no hace más que ponernos sobre aviso de lo que nos espera.

En Anthem nos encontramos un medio tiempo, con un Stu más agresivo, trabajando los tonos más graves encajándolos a la perfección en la atmosfera de la canción, todo ello creando un auténtico nuevo himno de la banda, al más puro estilo de la etapa noventera del grupo.

Con Boilling Point volvemos a encontrarnos ante un tema rápido, que combina de maravilla agudos magistrales con tonos más graves y duros, otorgándole al tema un aspecto increible, y siendo uno de los mejores cortes del disco.

Y después de la tormenta, llega la calma, de la mano del cuarto tema titulado Anguish of Youth, que recuerda bastante al tema Melancoly del disco Something Wicked This Way Comes, toda una delicia calmada, pero no por ello carente de potencia en un estribillo pegadizo.

Seguimos con V, un temazo tremendo en el que Stu Block se luce a lo grande dando rienda suelta a toda su capacidad vocal, con un estribillo pegadizo que dan ganas de corear desde la primera escucha, con un punteo sensacional a mitad de tema.

En Dark City nos encontramos el primero de los temas que lleva el sello del nuevo vocalista, con un inicio muy Iron Maiden, siendo un tema muy melódico y dejando claro que la labor de Stu no se limita sólo a poner la voz, sino que también sabe componer, y vaya si sabe.

Equilibrium es otro de los temas firmados por el cantante, con un sonido 100% Iced Earth, con unos riffs potentes e inconfundibles, marca de la casa y que deja con ganas de más. Mención especial a una batería perfecta que arropa todo de manera delicada pero firme.

Seguimos con Days of Rage, y nos dejamos de tonterías. Rabia, es un tema lleno de rabia, muy potente y donde podemos entre ver los inicios Death del vocalista. En cuanto a composición no se queda corto, supurando potencia y mala leche por los cuatro costados, un auténtico bombazo, como su propio nombre indica.

Una vez más, volvemos a relajarnos, ya que el penúltimo corte del disco pertenece a la balada End of Innocence, tema muy pegadizo, con mucho sentimiento, y que han creado codo con codo Schaffer y Block, y con el que se han lucido. Se nota complicidad entre los dos, y eso es bueno. Exito seguro en directo.

Y terminamos como empezamos con Tragedy and Triumph, con un ritmo al más puro estilo marcha militar, con un trabajo de las guitarras muy clásico y que es una auténtica delicia. El estribillo es de mucha caldiad, siendo muy pegadizo y potente. Gran tema que rompe con todo y demuestra que Iced Earth tienen versatilidad cuando quieren.

En general es un gran disco, en el que han conseguido resolver de una manera magistral la suplencia de Barlow con un Stu Block increible que encaja a la perfección en cualquier registro que se le ponga por delante, amoldandose de una manera perfecta a cualquier tema. Señores, Iced Earth han regresado, y lo han hecho por la puerta grande y de la mejor manera que saben hacerlo, facturando un disco más que notable que nada tiene que envidiar a sus grandes clásicos.

 

 

Dystopia

1. Dystopia
2. Anthem
3. Boiling Point
4. Anguis of Youth
5. V
6. Dark City
7. Equilibrium
8. Days of Rage
9. End of Innocence
10. Tragedy and Triumph

Artista: Iced Earth

Jon Schaffer– Guitarras
Stu Block – Voces
Troy Seele – Guitarras
Freddie Vidales – Bajo
Brent Smedley – Batería

Género: Power Metal / Heavy Metal

Fecha de lanzamiento: 17 de Octubre de 2010

Origen: Estados Unidos

Discográfica: Century Media