CRÍTICA QUARK

No me esperaba tanta barbaridad y desmadre por parte de estos canadienses, pensé que iba a ser una banda sin mucho sentido o con los clásicos ajustes deathers y blackers de estos últimos años, lo cual es cierto, pero Adversarial tiene un bicho nauseabundo entre manos. Los cuales se podrían distinguir como caos y terror, aunando a todo este concepto de nueve canciones un concepto vomitivo y pestilente de nombre Death, Endless Nothing And The Black Knife Of Nihilism. Bajo el manto obscurecido de Dark Descent Records, quienes ya editaron su primera producción All Idols Fall Before the Hammer.

Para los que no conozcan Adversarial, esta banda nace en el 2007. Pregonando con total magnificencia sus influencias extremas de ambos lados en su demostración del siguiente año Thralls, el cual les valió el ingreso a Dark Descent Records y la edición de su primer álbum en estudio; consecuentemente de ediciones como; EP’s y Split’s que consolidaron su música y esencia para que su segunda placa en estudio cumpla con los requisitos de ser abominable, destructivo e intensamente cavernoso.

En esta segunda producción de Adversarial y en comparación de su primera obra, se tiene muchos puntos más aberrantes y de intensa perversidad. Los cuales me recuerdan a Artificial Brain o Gorguts, pero no por el lado técnico; sino por los contextos rítmicos enmarcados en los lados sombríos del heavy metal. Obteniendo un híbrido de interesantes proporciones dentro de estas nueve canciones, bajo la tutela de Damian Herring en el mezclado y masterizado de todo lo que concierne a horror, pánico, desosiego y fermentación social.

La presentación en físico de este segundo disco de Adversarial está muy bien hecho y como siempre el trabajo de Dark Descent Records en todas las ediciones de sus discos, son de lujo. Es una muestra que la banda y el sello se fueron en serio con este lanzamiento, con un libreto de 16 páginas provisto de colores opacos y densos que son la fórmula utilizada por Danille Gauvin en el diseño de la caratula de este nuevo opus.

Las fauces de esta abominable producción inician su recorrido con Dissenting the Waking Shell, glorificando todos sus ritmos y blast beats perversos dentro de un mar de interminables lamentos producidos por C. S.  en las guturaciones. Las partes blackers comienzan a denotarse cada vez que un riff cumple dos cuerpos sonoros, luego la batería de E. K. es un tren que no deja de machacarte la cabeza, intercalando una gama pareja e intensa de blast beats en ambos lados de los platillos. Luego de habernos sumergido dentro de riffs calamitosos y exasperantes, Adversarial decide colocar el tema introductorio como segunda canción y de antesala hacia todos los subsiguientes horrores de Immersion Void Paragon. Canción que inicia saturando los parlantes y con una inmensa gama de sonidos exasperantes. Las cuales poco a poco abren a llantos el camino de la bestia de C.S., quien esta vez mezcla su raíz aguda con una interna manejada con bastante efecto vocal. Estremeciendo los miedos más profundos de todos aquellos errantes en este lado pecaminoso del metal extremo.

Eonik Spiritual Warfar, sigue con sus exasperantes y caóticos riffs. Continuando con todo ese horror entre manos de estos tres músicos canadienses, quienes no dudan en romperte los sesos durante más de cuatro minutos. Triturando con cada baquetazo lo que aún queda de tu cuerpo después de su primera canción. Aunque su música se repita en algunos instantes, la intensidad con la que cuenta esta banda es sorprendente e inclusive es atrayente, por más que su música cumpla con viejos esquemas, Adversarial tiene un potencial profanamente distintivo.

La quinta canción del disco presenta un pequeño Interludio, entre alarmas y sonidos lejanos de finalización de alguna ofensiva militar que tuvo como final la explosión de una bomba destructiva que arraso con todo a su alrededor. Escuchando cuerpos carcomiéndose por el calor y en medio una voz pregonando los peores males de esta tierra que abrirán la brecha directa hacia Cursed Blades Cast Upon the Slavescum of C….Canción que comienza su latigante sonido barbarico y salvaje de escuela antagonista a los clásicos resumenes de influencias musicales.  Es en este tema que Adversarial, comienza a contextuarse un poco más pausado e infernal; pero siempre provisto de esos riffs agudos y blackers que se podría decir es el nuevo compás mutilante y concentrado en las peores mutilaciones rítmicas de estos últimos años.

Old Ruins Slumber in a Crushing Hatred of Man es la canción más lenta del disco y con un ambiente más lóbrego desde su inicial ritmo solitario de cuerdas y efectos con delay. Donde las guturaciones rasposas y agudas entran muy bien para comenzar el ambiente más misterioso de estos canadienses, aunando a esta matiz un arpegio lúgubre en medio de los blast beats y notas densas y profundas de M. M. en el bajo. Manteniendo ese ambiente misterioso y terrorífico durante cuatro minutos con veinte y nueve segundos de duración de esta majestuosidad de canción.

Mientras nos vamos acercando al final del recorrido, Adversarial retoma su salvajismo con Lone Wresting Hymns to the Warmoon of Chaos, penúltima canción de este salvaje disco. Que nos recuerda a todos los oyentes los peores abismo mentales que pueda tener un ser humano dentro de su mente y hasta donde puede llegar la capacidad humana de crear caos y miseria en todas sus facetas. Y para terminar con esta segunda placa, nos encontramos con la canción homónima del disco Death, Endless Nothing and the Black Knife of Nihilism. Variando la clásica presentación del tema central en la mitad o como segunda canción del disco y esta vez la banda decide tener un sonido de tarola particular y muy afinado hacia el golpe de una piedra. Retratando de manera directa todos los asesinatos producidas por la mente humana, donde las guturaciones infernales de C.S. son uno de los factores mas llamativos dentro de tanto salvajismo y barbarie plagada de riffs sangrientos, demoledores y de eterna profanación nihilista.

En conclusión, Death, Endless Nothing And The Black Knife Of Nihilism se une a lo mejor de este año y se coloca dentro de los tres mejores discos de black / death metal, aunándose a las fuerzas oscuras y nihilistas de las de los polacos Infernal War y los estadounidenses Perdition Temple. Izando la bandera canadiense desde las épocas míticas de Fallen Angel of Doom…. de Blasphemy. Extremadamente recomendado!!!!!

 

Tracklist

1. Dissenting the Waking Shell
2. Intro
3. Immersion Void Paragon
4. Eonik Spiritual Warfare
5. Interlude
6. Cursed Blades Cast Upon the Slavescum of C…
7. Old Ruins Slumber in a Crushing Hatred of Man
8. Lone Wresting Hymns to the Warmoon of Chaos
9. Death, Endless Nothing and the Black Knife of Nihilism

Adversarial – Death, Endless Nothing and the Black Knife of Nihilism

Género: Death / Black Metal

Origen: Canadá

Lanzamiento: 21 de Agosto de 2015

Discográfica: Dark Descent Records