Crítica Freddy

En mis continuos paseos por la enorme telaraña tecnológica que conocemos por internet, me he topado las narices con un trabajo interesante y con garra, cuya escucha provoca las corrientes eléctricas tan típicas en tu organismo cuando digieres un sonido que se asemeja a tu favorito, guardando las distancias correspondientes con sus influencias sin llegar a un robo melódico descarado para ofrecer su sello personal y único como formación emergente en esta cultura tan competitiva y rica en letras de diversa índole.

El salto que doy en estas líneas se remonta al ya pasado y polémico 2012 ¿por qué traigo a colación este disco? Me atrevo a tirar este flechazo por la simple corazonada de dar en el blanco justo en el cuál reposa nuestras ganas de disfrutar un poco de Heavy/Speed Metal al más guarrero estilo ochentero, bebiendo de las fuentes directas de los primeros trabajos de bandas ya clásicas en el género como Manowar, los siempre inmortales Judas Priest y unos leves antecedentes referentes a Running Wild y Accept.

Así es, por mis contactos con el material del año que culminó y este que ya va casi a la mitad, hay un excelente panorama en el mundo del Metal, aunque los puntos de vista respecto a este hecho puede variar para algunos, en reseñas anteriores había alabado la iniciativa de aquéllas bandas que toman como bandera principal el rescate de las influencias primigenias del Metal mezcladas con lo actual, si bien en algunos casos las letras pueden no ser muy distintas a la de sus predecesores, se aplaude el esfuerzo y alentamos la continuidad de los mismos.

Rocka Rollas viene de la mano de dos tíos talentosos como ambiciosos, a juzgar por el sonido que se lanzan en este EP y en su álbum debut The War Of Steel Has Begun se veía a leguas por dónde venían los tiros con este proyecto musical, Joe Liszt y Ced a secas dan lo mejor de sí en cuanto a melodía y letras ambiguas entre lo épico y filosofía de vida como guerrero.

Sin mediar palabras, no hace falta llegar a un acuerdo, la señal es clara, vienen a romper ortos a diestra y siniestra a fuerza de decibelios altos, sin contemplaciones ni moderaciones, todo el disco destila fuerza, potencia, riffs cañeros y solos fluidos acompasados con los coros característicos que se añaden a un himno de batalla, ¿siguen con dudas? Bloodbath habla mucho mejor que todos los adjetivos que podría recitar.

Con una portada bien explícita y nombres tan sugestivos como el anterior, la homónima Conquer, Ridding the Metal Storm y la veloz instrumental Steelwheeler vislumbran el contenido lírico del disco, no hace falta ahondar más en el significado de sus letras, coge el arma de contacto que más prefieras, ilustra tu cuerpo con algunos tatuajes tribales o simples franjas al estilo de Braveheart y deja que la música haga el resto (metafóricamente, nada de violencia por favor).

Sin embargo, a pesar de todo lo dicho sobre mi gusto por el rescate de las influencias ochenteras, hay que darle espacio al enfoque propio, pues hay quiénes este tipo de lanzamientos no les mueve ni un centímetro de la nuca debido al enorme parecido que pueden encontrar con otras bandas de culto, si hablar del acero se trata, con Manowar tenemos de sobra, sin puntajes ni rankings, les doy el visto bueno, recomendando su escucha, la decisión de formar parte de sus bibliotecas personales queda en vuestras manos, solo resta esperar que en próximas entregas tengan más diversidad, a cruzar los dedos.

 

Tracklist

1.Bloodbath
2.Conquer
3. Riding the Metal Storm
4.Steelwheeler

Rocka Rollas – Conquer

Género: Heavy/Speed Metal

Origen: Suecia

Lanzamiento: 3 de Dicimebre del 2012

Discográfica: Stormspell Records