La estela de espesa negrura se deplegó por fin, y los cuerpos caen violentamente al compás frenético de el Thrash Metal más oscuro que jamás hayáis podido presenciar. Toxic Holocaust no da signo alguno de compasión alguna, no titubea, ni siquiera respira sólo un instante…su imponenete figura se ciñe sobre todo lo escrito, y con sus propio dolor redimensiona a su parecer los límites establecidos. Decenas de influencias, un centenar de trabajos…y al fin y al cabo un sólo resultado que se vale por sí mismo para destrozar a los demás.

Echando la vista atrás mucho ha llovido desde ese sublime Evil Never Dies. Esa crudeza filtrada a través de la crujiente fórmula del Thrash norteamericano dotado de infinita velocidad , esos potentes estribillos surgidos en las entrañas del Black…2003 fue el año en el que la oscura corona de Portand dominó el planeta, y hasta 2005 el sufrimiento perduró con la abominación de Hell On Hearth. Para muchos los exponentes de su grandeza…pero lo cierto es que la historia continúa, y entre los pasillos más tenebrosos de su endiabladas raíces encontramos un nuevo horror que hoy más que nunca debe su desgraciada existencia al Black Metal que discurre del místico norte de Europa.

En cuestiones de sonido, estamos ante una clara variación en las distorsiones, las cuales pierden brillo y se muestran más alimentadas y agonizantes que nunca: tano los riffs como los arreglos rinden culto de manera permanente al negro espectro nórdico que en un primer momento sólo teñía su esencia. Joel Grind y los suyos se elevan entre los más horripilantes pilares del infierno, escribiendo una nueva página en su legado que difícilmente alguno de vosotros podrá borrar de la memoria. Como visión personal, lo considero un desglose definitivo del seno de la escuela estadounidense del Thrash, siendo una evolución definitiva hacia la composición de un cuerpo íntegro y definido que les define bajo sus propios términos. Toxic Holocaust impone y dispone su condición, y todas sus deudas están saldadas: son una fuente de inspiración digna de renombre y alabanza, capaz de hacer delicias en terrenos tán antagónicos a primera vista como son el Thrash y el Black Metal. El híbrido que antes fue bestia, ahora es una quimera incendiaria, dolorosa y sumamente brutal.

Entre sus títlulos más destacados podemos resaltar I Am Disease, que particularmente considero un excelente exponente de las capacidades de la formación. La presión inyectada por el aplastante riff se ve constantemente agudizada por los chirriantes acoples de las gitarras, mientras la atronadora voz de Grind barre con todo signo de vida en su áspero recorrido. Para los que se alimentes de pura velocidad también hay sustento, la consecutiva In The Depths (Of Your Mind) arranca el suspiro de los labios, con un trasfondo de enferma agonía que destripa in situ el pavoroso sonido del Black en una imagen horrenda y excitante por partes iguales.

Manteniéndonos en un mismo plano, no podemos dejar de lado Revelations que asume un carácter más fiero, siendo una  instensa sesión de 3 minutos que os dejará la frente incrustada en la pared…es absolutamente magnífica. Los amantes de los sonidos  más pesados encontrarán incluso huellas del Death Metal más primigenio, en las atmósferas cargadas de composiciones como Red Winter o el aplastante inicio de Agony Of The Damned. Para los más polivalente hemos de resaltar Nowhere To Run: un tema que articula los elementos comunes ante una fórmula de carácter más simple y efectivo, que  proporciona un perfecto primer acercamiento. Igual de intenso podrá resultar The Liars Are Burning, que recuerda a los primeros pasos de la formación, envuelta en un espectro de Thrash rompedor, consolidado a de un riff que nos golpea de manera abrumante.

La ardiente masacre de este holocausto perpetuado entre impuros sonidos, supone una travesía marcada de sangre que difícilmente tendrá final para algunos…la negrura y la violencia se conjugan de manera espectral, y el doloroso corpúsculo surgido de su comunión deja tras de sí uno de los más grandes testimonios del Thrash moderno. No hay opción ni alternativa: escucha obligada, sufrimiento asegurado.

 

 

Conjure and Command

1. Judgement Awaits You
2. Agony of the Damned
3. Bitch
4. Red Winter
5. Nowhere to Run
6. I Am Disease
7. In the Depths (of your Mind)
8. The Liars Are Burning
9. Revelations
10. Sound the Charge

Artista: Toxic Holocaust

Joel Grind– Guitarra, Voces
Philhty Gnaast– Bajo
Nikki Rage – Batería

Género: Thrash Black Metal

Fecha de lanzamiento: 19 de Julio de 2011

Origen: Estados Unidos

Discográfica: Relapse Records