Cinco años han pasado desde que estos polacos llamados Decapitated sacarán su anterior trabajo. Cinco años muy turbios, llenos de sufrimiento para la banda, que ha tenido que atravesar un camino bastante jodido para entregarnos lo que hoy nos traemos entre manos. Recordemos un poco para ponernos en situación y entender mejor este trabajo. Vamos a remontarnos al año 2007, hacia finales de año, el grupo se encontraba girando por Europa, presentado su más reciente trabajo por aquella fecha, Organic Hallucinosis. El día 29 de Ocubre la fatalidad se cruzó en su camino, y en pleno viaje en el autobús de la gira, tuvieron un accidente, se chocaron contra un camión que transportaba troncos. El accidente fue tremendo, tanto que Vitek (batería y hermano del guitarrista, Vogg) y Covan (cantante), resultaron gravemente heridos. Pocos días después, Vitek no consiguió salir adelante y finalmente fallecio, mientras que Covan consiguió salir adelante, pero con graves secuelas, que incluso a día de hoy sigue recuperandose. Después de todo esto, que no es poco, el panorama pintaba bastante jodido. En aquel momento, no había un bajista fijo en la banda, por lo que Vogg se encontraba sólo en el grupo, habiendo perdido rcientemente a su hermano y a viendo a su amigo bastante jodido. Aun asi, sacó fuerzas de donde no la había, y tras mucho esfuerzo decidió recomponer la banda y continuar adelante. Con nuevos miembros, ya sólo hacía falta nuevo material, y ganas, muchas ganas. El materíal corrió a cargo de Vogg, algunos temas e ideas que había compuesto con su hermano años atras, que para este album cobraban un nuevo sentido. A esto, le añadimos las colaboraciones de sus nuevos miembros, y el resultado es más que satisfactorio.

Vogg en un guitarrista muy creativo y con mucho talento, cosa que ha demostrado a través de los 5 trabajos de la banda, pero el talento no sirve de nada si no tienes las piezas necesarias para que brille con suficiente fuerza. El elegido para retomar el puesto de su hermano es Kerim Lechner, quien ha hecho un excelente trabajo tras los tambores, que deja el nivel muy alto acercandose al propio Vitek. Las voces corren a cargo de Rafal Piotrowski, a priori, el aspecto más sensible de este nuevo trabajo, pero que también ha hecho un trabajo impecable. Una voz potente y rabiosa. El bajo lo completa Filip Halucha (quien recientemente ha dejado el grupo, cómo os comentábamos hace unos días) que, para variar, desarrolla una labor simplemente exquisita. Las letras del disco, asi como el titulo, corren a cargo de Jarek Szubrytch, gran amigo de la banda, que ha hecho un buen trabajo.

Nos encontramos ante un disco de Death Metal Técnico bueno, muy bueno. Los riffs de guitarra son sublimes, las baterías demoledoras, las voces desgarradoras y un bajo intenso y siempre presente. Un disco musicalmente muy rico, con estructuras muy complejas pero altamente versatiles y dinámicas. No caen en el error de tomar una misma estructura y repetirla hasta la saciedad, sino que el disco dispone de un amplio abanico de ritmos, apto para todos los gustos.

Este trabajo comienza de una manera arrolladora, nos dice que nos agarremos los huevos, que Decapitated han vuelto para quedarse y que no piensan darnos un respiro durante los siguientes 45 minutos. El tema inicial se titula The Knife, y como no podía ser de otra manera, comienza lacerándonos todo el cuerpo a base de bien. Una batería que deja sin respiración, un riff frenético que rápidamente da paso a otro igual de frenético. Durante todo el tema los riff de guitarra nos transportan de un lado a otro con violentas sacudidas, arropados por unas voces que parecen salidas del mismisimo infierno, cuatro minutos y medio de pura adrenalina, sólo desgarrador incluido.

Seguimos con United, que de primeras nos da más de lo mismo, pero diferente: otra buena ración de tortas y patadas en la boca. Una vez más, esos riffs frenéticos son la seña de identidad del tema, con unos guturales más desgarrados aun si cabe. La batería en este tema cuenta con más presencia de platillos, lo que le confiere al corte una atmosfera muy intensa, que se completa a la perfección con momentos más pausados pero igual de brutos y uno climax simplemente espectacular.

La tercera canción da titulo al disco, y comienza de manera muy distinta a las anteriores. Una linea de bajo pesada y oscura nos va poniendo sobre aviso, y tras unos instantes de reflexión, nos sacuden nuevamente. Este tema es algo más pesado que los anteriores y menos rápido (que no lento, ojo), pero igual de demoledor y apabullante. A mitad del tema nos encontramos con una ráfaga de batería que da la sensación de estar acribillándonos, para desembocar momentos después en un momento pausado de oscuridad idéntico al del principio. Finalmente retoma la intensidad y con otro riff marca de la casa, termina de abofetearnos hasta el extasis.

Seguimos con Homo Sum, que comienza de una manera muy peculiar. Un riff simple pero potentente combinado con un juego de platillos que nos va metiendo en intensidad, combinandose poco a poco con tambores que van creciendo de intensidad hasta que finalmente nos empotra contra un muro. Rabia contenida es lo que se respira en este corte, que nos adentra en unos ambientes de ira y desolación que harán las delicias de los amantes de lo oscuro. Uno de los temas más crudos y rudos del disco, con mucho ritmo y muy bien ejecutado.

Este increíble viaje continua con 404, con una guitarra distorsionada a más no poder y una batería que nos da la bienvenida de manera muy intensa. Los guturales en esta ocasión siguen al riff principal de manera perfecta, separándose en el momento preciso para conferir el protagonismo necesario a cada uno según el pasaje de la canción, ambos se acompañan y se sirven de presentación mutuamente. Gritos desgarrados que hacen temblar los cimientos de todo cuanto encuentra a su paso, en una oleada de desesperación y sufrimiento que culmina con un sólo que a más de uno le recordará a ese thrash rabioso e intenso de los ochenta.

Con A View From a Hole volvemos a comnzar de manera tranquila, adentrandonos en otro mundo oscuro empeñado en desquiciarnos a base de ritmos lentos, melódicos y desoladores, que poco a poco nos adentran en las mismisimas garras del infierno donde comenzarán a despiezarnos de la manera que mejor saben hacer: caña, caña y más caña. Alaridos, riffs afilados y redobles aplastantes, nos atormentan de principio a fin sin opción al descanso. Es el segundo tema más largo del disco, con 6 minutos y poco más de duración, que para nada se hace pesado, ya que te lleva por un camino diferente con cada cambio de ritmo.

Si lo que necesitas es Decapitated al más puro estilo, con ese regusto crudo y añejo, Pest es tu tema. Corto pero intenso. Combina a la perfección pasajes completamente veloces y frenéticos con trozos más calmados, pero no por ello menos intensos. Toda una lección de saber hacer, brutalidad y desgarro concentrada en apenas tres minutos y medio, que nos dan por última vez en el disco, ya que el siguiente corte, Silence, transcurre de manera completamente calmada y acustica, únicamente con bajo y guitarra de manera armónica y templada, que nos hace recapacitar y meditar sobre todo el torbellino de emociones y sentimientos que nos ha evocado este trabajo.

Y aquí tenemos este Carnival is Forever de Decapitated, trabajo que no difiere demasiado de sus anteriores, pero con ese toque de distinción que lo hace único. No es mejor ni peor, tampoco es diferente, pero si nos devuelve a una banda en plena forma que estuvo a punto de ver truncados sus sueños de la forma más amarga.

 

Carnival is Forever

1. The Knife
2. United
3. Carnival is Forever
4. Homo Sum
5. 404
6. A View From a Hole
7.Pest
8. Slence
9. Blaze of Torment

Artista: Decapitated

Vogg – Guitarra
Heinrich Halucha– Bajo
Rafal Piotrowski – Voces
Krimh – Batería

Género: Technical Death Metal

Fecha de lanzamiento: 12 de julio de 2011

Origen: Polonia

Discográfica: Nuclear Blast