CRÍTICA LEO

Cautos se mostraron los troles mientras se acercaba el momento de volver a ver la luz: nada de grandilocuencia ni campañas interminables, un simple revés bastó para captar la atención de toda una comunidad que lentamente empieza a rendirse a los pies de este Blodsvept como es debido.  Sumisión enmarcada en un momento crucial para los fineses, cuya popularidad por fin ha alcanzado altas cotas…algo que por contra les puso en el punto de mira mientras muchos comenzaban a cuestionarse su originalidad.

La maldición de lo ‘presuntamente comercial’ poco a poco fue cerniéndose sobre ellos con desacreditaciones y alguna pérdida de afecto puntual por parte de aquellos que alguna vez les consideraron únicos. Aunque cierta parte de razón guardaban, dado que la salida Nifelvind y la transformación (con espectativas de mejora) de su imagen, consecuente a su incorporación a Century Media, no fueron del todo satisfactorias para los amantes de su propuesta inicial.

El componente Humppa tan exquisitamente extrapolado al Metal empalideció y aquellas bestias amantes del hueso y la mugre repentinamente adquirieron un aire señorial en las fotos promocionales, aunque su portada abría un confuso paralelismo visual con el intocable Nattfödd. Algo no cuadraba, y efectivamente el resultado final fue algo vago y heterogéneo: suficiente para colocarlo en la estantería, pobre para desempolvarlo más de una vez al mes. Sin embargo todos sabíamos que había vida más allá del (ya tedioso, todo hay que decirlo) Trollhammaren, tan sólo era cuestión de que Sorvali desde las sombras recuperara la esos riffs frenéticos y melodías épicas que años atrás nos hicieron temblar. Era cuestión de tiempo para que los derrotistas se dejasen ver, y una vez tuvieron la miel en los labios llegó el momento de sacar veneno del cajón.

Es mismo Trollhorn consideró su anterior álbum demasiado ambicioso en una entrevista realizada en 2010, por lo que no le faltaban motivos para volver a la más primaria condición de todo músico: la diversión y el disfrute por lo que se está haciendo. ¿Recordáis lo dinámico que era Ur Jordens Djup, la contundencia de las guitarras en su primer disco y la espectacular cantidad de momentos folkies que emanaba Jaktens Tid? Todo ello queda englobado en este nuevo trabajo, que sin ánimos de entrar en fase de reciclaje, recupera lo mejor de sus años a través de un animado desfile de canciones que cautivarán a los recién llegados y emocionará a los fieles de la formación.

Cambio visible incluso en términos productivos, pudiéndose apreciar un acabado más rústico en las distorsiones y la percusión en consonancia con un bajo que os partirá la corteza cerebral…pudiendo acudir los incrédulos al inicio de Mordminnen para testificarlo. Pero no cabe detenernos en ello, ya que la clave está en la excelente gestión del ritmo, contando con un desarrollo plausible a lo largo de sus casi tres cuartos de hora. Una obra compacta y estructurada, capaz de entretener y saciar a los más exigentes a base de ritmos auténticos y buen humor.

Marcando una simple división en su sonido, la historia reciente de Finntroll queda reflejada a través de temas como MordminnenHäxbrygd (cuyo videoclip fue lanzado recientemente), tratándose de cortes algo más refinados con ritmo marcado y ese espíritu cuasi circense que tanto ha influenciado sus últimas sesiones fotográficas de estudio. La otra cara de la moneda es la vuelta de melodías tan entrañables como lo son Ett Folk Förbannat, När Jättar Marschera y Rösets Kung: volviendo a florecer esos carismáticos teclados que todo lo cubren hasta el punto de embriagarnos.

Mención aparte para las atroces Fanskapsfylld y Skogsdotter: dos infartos en toda regla que sacan a relucir su faceta más salvaje, con una espectacular (y anticipada) participación de banjo a lo largo de esta última. En pocas palabras, los nórdicos han sabido transcribir su trayectoria a través de nuevas amalgamas compositivas que poco o nada tienen que envidiar a sus antecesoras. Incluso en cuestiones gráficas Blodsvept resulta una vuelta magistral a la buena senda, con la que sin duda podemos conmemorar su alzamiento entre los más grandes del panorama. Esto se llama tener un buen as en la manga…y lo demás son tonterías.

 
Tracklist

1. Blodsvept
2. Ett Folk Förbannat
3. När Jättar Marschera
4. Mordminnen
5. Rösets Kung
6. Skövlarens Död
7. Skogsdotter
8. Häxbrygd
9. Tva Ormar
10. Fanskapsfylld
11. Midvinterdraken

Finntroll – Blodsvept

Género: Humppa Folk Metal

Origen: Finlandia

Lanzamiento: 22 de marzo de 2013

Discográfica: Century Media Records