CRÓNICA MYRIAM

Este pasado sábado 29 de junio, estuvimos  en la segunda edición del Asaco Metal Fest II, un chorro de metal nacional que no dejó nada que envidiar a ningún otro festival, es innegable después de asistir a eventos así que en la península tenemos muy buen material en cuanto a lo referente al metal. Fue una lastima que coincidiera en fechas con una semana tan copada de conciertos en la capital, queramos pensar que esa fue la causa de la poca afluencia de público por que fue una esplendido festival, con precios tanto en la entrada como en barra especialmente asequibles.

Los conciertos comenzaron en hora, a las dos  comenzaron Leyenda involuntaria, y cumplieron sus tiempos hasta finalizar el festival a la una de la madrugada , denotando una organización excepcional. Un festival con una amplia y acertada selección de estilos de metal que lograron que los que asistimos disfrutamos de un gran día a ritmo de el metal nacional. Leyenda involuntaria fue el primer grupo en comprobar la temperatura de la plaza, con un sol de justicia el grupo madrileño subió al escenario a darlo todo, tocando entre su repertorio una ambiciosa versión de Megadeth.

El denote de calidad musical llegó con Cuernos de Chivo,  que nos ofrecieron una de las mejores actuaciones del festival, son como un tanque en escena, pura rabia convertida en música, energía en cada movimiento de todos los componentes de la banda es un grupo que sabe moverse por el escenario, Mero su cantante no paraba de rondar por el escenario como un tigre enfurecido, rugiendo un tema tras otro sin descanso, mientras el público los escuchaba envuelto en un pogo continuo, del que ninguno queríamos salir.

 

Los siguientes en subir al escenario fueron los murcianos Vendetta Fucking Metal, con ese estilo a medio camino entre  el Groove Metal y el HardCore más clásico, nos ofrecieron una actuación potente aunque no con la máxima calidad de sonido, lo cual no supuso un gran problema para la banda por que no dieron un mal espectáculo ni mucho menos, de hecho a su cantante Jacob le faltó tiempo para tirarse al foso a cantar de los temas junto con el público, denotando una gran soltura y cercanía. Nos sorprendieron con una versión junto con Mero el cantante de Cuernos de Chivo del tema  “100%” de los Madball, que rebosó energía y potencia.

 No se si fue por el sol abrasador de las cuatro de la tarde pero la actuación de los madrileños XXL redujo considerablemente el número de personas sobre la arena, a pesar de que el grupo se dejó la piel en el escenario, en especial su voz Nacho que parecía algo afectado por el calor, pero como el mismo dijo Ni un paso atrás, con ese tema retomaron fuerzas hasta terminar su repertorio.

 

Tras la poca afluencia de público a la anterior actuación, la arena empezó a llenarse para ver a los Hell´s Fire, la banda jugaba en casa y contaba con un numeroso público que lo arropa en todas sus actuaciones, como ya comenté en mi última crónica sobre ellos es como, tienen un sonido que parece importado directo de USA, sonaron temas ya clásicos en la banda, como Cletus, o Stone Cold Grave. Tienen actitud, calidad, y pasión por lo que hacen y eso se nota en su música sobre el escenario, y sobre la arena, porque Homer el bajista y David el guitarra que bajaron del escenario a tocar literalmente entre el público,  que los rodeó al instante formando parte del espectáculo, de veras dignos de ver en directo.

Y con un considerable cambio de tercio, y aún a plena luz del día Noctem subió al escenario, recalco lo de a plena luz del día por que la oscuridad es una baza importante dentro de su espectáculo y esta vez no contaron con ella, aunque tampoco perdieron en exceso. Esta joven banda valenciana venia terminando su gira, y anunciaron con un nuevo tema de su próximo trabajo, su entrada al estudio esta misma semana para la grabación del nuevo disco. No tuvieron el mejor sonido, pero aun así dieron contundente espectáculo.

 

Terminados los Noctem, cambiamos los maquillajes y la sangre por los pitillos de los componentes de Crisix, otra banda joven nacional, con un carácter y una gracia especial sobre el escenario, son una banda con mucha energía un mucho gancho, y se marcaron una actuación de nueve sobre diez. Son  un grupo que sabe mover a su público, no pararon de interactuar con el pogo que al igual que en Cuernos de chivo no cesó, incluso transformaron un wall of death en un juego de pelota, en el que el objetivo era patear unos balones , aunque los balones no fueron los únicos en recibir os lo puedo asegurar.

A parte de calidad ofrecen un muy buen espectáculo al mas puro estilo “ultra fucking thrash” como ellos lo denominan. Sin dejar de lado el buen rollo se intercambiaron los instrumentos para ofrecer una tirada de versiones, de los AC/DC y Metallica que levantó a las pocas personas que aun quedaban sentadas en las gradas. De veras no dejaron nada que desear, ofrecieron una actuación excelente, cargada de una muy  buena energía thrash.

Ya con la caída del sol, subieron al escenario los granadinos de Hora Zulú, que pusieron el punto de metal mas ligero de la noche, el público ya era bastante mas numeroso y se notaba que había ganas de algo mas tranquilo, fueron la nota de buen rollo con esa mezcla de metal andusi, ya mas que reconocida. Se notaron las tablas del grupo sobre el escenario, son muchos años ya dando conciertos, y su soltura hizo de su espectáculo un momento muy agradable, regalando al público detalles como el poema de Rafael de León, en el momento de la afinación. Una buena actuación para esta ya mas que consolidada banda granadina

 

Durante un largo lapsus de tiempo que permitió un descanso para el público, que fue aumentando en número, se vació el escenario, para dar paso a los cabeza de cartel de la noche, Sôber se hizo de rogar un poco, pero finalmente salieron a escena en hora, para dar una actuación que como ya anunciaba la lona con la portada de su disco Metamorfosis estuvo llena de clásicos, como Arrepentido, Hombre de hielo o La nube.

A mitad de la actuación se marcaron un temazo de la banda, Diez años, junto con un vecino de Parla, el guitarrista de los Mago de Oz, Carlitos.  No faltaron agradecimientos, dedicatorias, toda la plaza coreando las canciones de esta gran banda que fue el cierre perfecto del día.

El Asaco es no solo un pedazo de festival, es una magnífica representación de como deberían funcionar las cosas mas a menudo, esperemos que siga creciendo y tenga la afluencia que verdaderamente se merece, el año que viene repetiremos sin lugar a duda, hay que apoyar el producto nacional, máxime cuando es de una calidad como la que se demostró el durante todo el día, muy buen trabajo por parte de todos los que participaron en el evento.

¡La mejor valoración que se les puede dar, y mis mejores deseos para años venideros!

 


REPORTAJE MYRIAM