Crítica Golden Dragon

Cada vez va siendo más y más habitual encontrarnos con trabajos patrios que despunten dentro de nuestro panorama metalero. Poco a poco nos vamos haciendo un huequecito a base de caña, decibelios y buen hacer y, esto precisamente, es lo que están consiguiendo los alicantinos Nethertale, quienes acaban de lanzar Abyssal Throne vía streaming, su debut de un gran Death metal melódico que hará las delicias de los amantes de este genero.

Death melódico, sí, pero con matices. Es inevitable reconocer de primeras claras influencias de grupos como In Flames (en sus buenos tiempos…) o The Black Dahlia Murder, pero la cosa no se queda ahí. Según el tema, podemos atisbar guiños a grupos como pueden ser Machine Head, Gojira o incluso guitarreos con ese regusto añejo típico de Zakk Wylde. Como digo, una amalgama de referencias sobre las que desarrollan unas ideas frescas y bien paridas, atreviéndose incluso a combinar trazas de diferentes estilos de una manera perfecta.

Pero no todo es música en este trabajo, ya que han cuidado la historia y concepto que rodea al disco hasta el más mínimo detalle. Todo gira en torno al mar y los océanos, hilo conductor para historias de muerte y destrucción, con seres mitológicos surgidos de las profundidades dispuestos a arrastrarlo todo hacia la oscuridad abisal. Como ellos mismos rezan, los mares fueron los creadores de la vida, y son los que acabarán con ella.

Volviendo a lo musical, en este trabajo, hay cortes para todos los gustos. Teniendo en mente todas las pinceladas anteriores, comenzamos con Last of Us que nos engancha nada más empezar con un punteo bastante interesante, rompiendo en una ferocidad a cargo de los primeros rugidos de la obra, que nos ponen en situación. Agresividad que consigue transmitir esos sentimientos de desolación, pero sin perder su lado melódico en ningún momento.

Black Arts Creation me dio una grata sorpresa, un tema con un equilibrio perfecto entre partes rápidas y afilas, y otras lentas y sombrías. Esta canción me recuerda mucho su sonido a Dawn of Tears, otro exponente nacional del mismo estilo (algo más melódico que lo que nos ocupa), que contrasta a la perfección con temas más pesados como The Kraken, con unos riffs cortantes y oscuros que discurren sobre una batería que martillea sin piedad nuestras entrañas.

De Bleeding Sails cabe destacar la excelente labor del bajo, que crea una base frenética sobre la que desplegar una agresividad que recordará a Arch Enemy, rápida y al corazón, sin miramientos, al igual que Calafate, que es otro de esos temas que nos descubren la parte más melódica del grupo, sin perder de vista la dureza en ningún momento, con una alternancia entre guturales profundos y rugidos desgarrados que le confieren una riqueza tremenda.

Lernaia Dra discurre por sendas similares al anterior corte, haciendo gala de ese lado armonioso. Mención especial para el cambio de tercio que llevan a cabo pasada la mitad del tema y que rompe la melodía con una parte pesada, para retomarla más tarde combinada con otra más melancólica. Una delicia.

Ad Inferos es uno de los temas más rápidos y agresivos del disco, en el que vemos trazas de Black Metal, dotando a ciertos pasajes de una violencia inusitada, del mismo modo que nos lo demuestran en Crown of the Seven Part I: The Man, corte en el que en su ecuador despliegan un juego de guitarras esplendido.

En Tides of Death volvemos a encontrarnos ese regustillo a los suecos Arch Enemy, siendo también una de las canciones más complejas de todo el disco, en el que consiguen un equilibrio perfecto de emociones, luciéndose todos y cada uno de los instrumentos para facturar un tema redondo en todos los aspectos.

Y es el momento de la continuación del tema Crown of the Seven, con su segunda parte, The Beast, que comienza con una velocidad arrolladora, que mantiene prácticamente a lo largo de toda la duración, mezclada con agresivas embestidas que nos aplastan en pesados intervalos, para sacudirnos ferozmente a los pocos segundos.

Bake-Kujira, otro de los temas más rápidos del disco, nos cuenta la espeluznante visión que deja a su paso la mitológica ballena fantasma japonesa, escenificando a la perfección con unos riffs rápidos y duros, combinados con partes más lentas que ayudan a enfatizar esa agónica sensación de muerte y destrucción.

Como no podría ser de otro modo, Retirbution recibe nuestros restos con un sonido de olas, al que se le suma una pesarosa y lánguida melodía, que parece darnos un respiro, pero no, ya que tras el leve descanso, la formación vuelve a la carga con toda su energía. El trabajo de la guitarra en la recta final del tema es espectacular, precedido por unas de las voces más agresivas de todo el trabajo.

Nebula Funebris nos devuelve a esa vertiente más acelerada del grupo, que apenas nos deja respirar un par de segundos a lo largo del corte, lanzándonos sin piedad al abismo final, a manos de Old Man’s Tale, tema que pone el broche de oro al disco, sirviendo como perfecto resumen del mismo, en el que podemos encontrar pasajes más frenéticos, combinados con otros más armoniosos, que nos empujan como canto de sirena hacia la salvaje parte final, arrastrándonos sin compasión a la oscuridad final.

Un gran trabajo, que nos recuerda el gran momento en el que se encuentra nuestro país dentro de la escena metalera con nada que envidiar a otros lugares del mundo referentes dentro del estilo. Una mezcla perfecta de estilos y energías, que dotan a todo el trabajo de una versatilidad impresionante, no resultando monótono en ningún momento, sabiendo jugar con la agresividad y la opresión de manera perfecta. Death Melódico, sí, pero con muchos matices a los que sacarles muchísimo jugo, descubriendo detalles diferentes cada vez.

 
Tracklist

1. Last of Us
2. Black Arts Creation
3. The Kraken
4. Bleeding Sails
5. Calafate
6. Lernaia Dra
7. Ad Inferos
8. Crown of the Seven Pt. I: The Man
9. Tides of Death
10. Crown of the Seven Pt. I: The Beast
11. Bake Kujira
12. Retribution
13. Nebula Funebris
14. Old Man’s Tale

Nethertale – Nethertale

Género: Death Metal Melódico

Origen: España

Lanzamiento: 4 de mayo de 2015

Discográfica: Suspiria Records