CRÍTICA QUARK

Esta es la clase de evolución o mejoramiento del cual siempre me apega de un disco, porque Abyssal Gods es una muestra clara y física de que los tiempos han cambiado rotundamente dentro y fuera del black metal. Siendo hasta el momento, la mejor producción black metalera del 2015. Sobrepasando las últimas producciones de; Der Weg Einer Freheit, Enslaved, A Forest Of Stars y alguno más que por ahí se me haya pasado.

Debido a que, Imperial Triumphant es una banda que no solo juega con una inmensa gama de sonidos y contextos auditivos que se unen a una gran calidad de ejecución y composición. Sino, esta banda estadounidense llega con un disco, donde lo conceptual toma forma en sus bases rítmicas. Impregnando los parlantes de momentos psicóticos, trastornados y de intenso terror teatral para seguir reproduciendo las canciones.

Además, la certera sinceridad y simpleza que trae su producción musical y edición física en digipack de pocos colores de la mano de Andrew Tremblay en la caratula. Está provista de un gran concepto elitista entre su amalgama de títulos (aunque no viene con libreto) y concepto visual. Donde lo más importante es dejar en claro que con Imperial Triumphant, las dosis extremas, versátiles y de puro miedo intrínseco están aseguradas durante las diez canciones de este Abyssal Gods.

El disco inicia con From Palaces of the Hive, estallando los parlantes sin ningún tipo de introducción o camino perfilado hacia la destrucción. Solo música retorcida y horrorífica, por parte de estos 4 músicos estadounidenses. Siendo inesperado e inmediato la conexión musical destructiva con los parlantes que no te da tiempo para poder analizar lo que está entrando por los oídos. Despistando cualquier sonido clásico y helado de bandas de los noventas de la escena noruega y de su país.

Luego de una visita inopinada a los círculos dantescos, Imperial Triumphant reduce su monstruosidad y retorica idea musical en contextos parecidos a Gorguts, Artificial Brain y Deathspell Omega en la canción homónima del disco Abyssal Gods. Entrando con lamentos y riffs terroríficos que se mezclan con sonidos lúgubres y de intenso sufrimiento, los cuales proveen al tema de una calidad apocalíptica.

En Dead Heaven los contextos desfasados e irregulares en su composición musical comienzan nuevamente a primar en cada una de las ejecuciones. Especialmente el trabajo de Kenny Grohowski y Alex Cohen (como lo leen) dos bateristas en los parches es una completa desorientación percusionista en comparación de las notas y riffs de Ilya Goddessraper y los golpes profundos de Erik Malave en las cuatro cuerdas. Siendo un deleite completo de canción de principio a fin, porque los contextos no terminan repitiéndose o haciendo algún espacio para que la gente comienza a corear la canción. Solo materia bruta e inexplicable, enfocada en los avernos del tan afamado black metal.

Celestial War Rape llega al reproductor para recordarnos a los amantes de los juegos FPS, las introducciones de Painkiller, Requiem, etc. Donde canticos de almas en pena se apoderan de los pasillos mientras vas metiendo bala para abrirte camino hacia nuevos mundos de completa frialdad celestial y divina.

Opposing Holiness, es uno de los mejores temas del disco. Teniendo todo lo que una versión del black metal debe tener; llena de partes crudas, densas, frías y edulcoradas con los blast beats de ride y tarola. Los cuales presentan una amalgama difícil de comprender al inicio, pero mediante que el oído comienza a adaptarse a esta nueva obra teatral de Imperial Triumphant. Los sentidos comienzan a agudizarse al máximo para sentir cada uno de los desplantes rítmicos de las cuerdas y los bateristas.

Krokodil es el tema más largo del disco y al mismo tiempo el más complejo. Porque demuestra que esta banda está comenzando a implantar nuevos parámetros extremos en el black metal. Sin la necesidad de remontar ritmos noventeros o elevar su nivel de ejecución al máximo; solo incinerar los tempos y darles ese ambiente horrorífico que una banda de nuestros tiempos debe tener; con tempos y ritmos simples. Pero que al mismo tiempo resulten efectivos y contengan exageradas dosis de terror, miedo y barbarie humana.

Con Twins regresamos a desfasarnos de los tempos lógicos y de contextos cotidianos en el black metal, usando formulas ostentosas e impregnadas de puro horror estrambótico. Donde todos los instrumentos solo confluyen en la misma sintonía, cuando los blast beats acelerados de ride y tarola se cruzan con las notas sueltas de las cuerdas. Y en medio de todo este bullicioso extremo e ilógico, Imperial Triumphant introduce sonidos de consternación y pánico.

Es así que poco a poco no acercamos al final de este disco, donde los sonidos de campanas de Vatican Lust anuncian la última faceta de estos estadounidenses. Construyendo nuevos rumbos, sonidos raros y rutas sonoras indescifrables para aquellos acostumbrados a tener un riff helado en el oído; entonces los consiguientes sonidos de Black Psychedelia y Metropolis demuestran una intensa vibración sonora que comienza a emerger de este segundo disco de Imperial Triumphant.

Terminando, Abyssal Gods es una obra incomparable por donde lo veas y escuches. Sus sonidos retorcidos, macabros y desfasados en las diez canciones, son maldades que quedaran talladas dentro de las mejores expresiones del Black Metal de este siglo. Donde el horror, la magia y la constante irregularidad de su música retumbaran por un buen tiempo los cimientos del clásico y nórdico sonido de los años noventa. Con este disco se inicia un nuevo pasó dentro del Black Metal!!

 

Tracklist

1. From Palaces of the Hive
2. Abyssal Gods
3. Dead Heaven
4. Celestial War Rape
5. Opposing Holiness
6. Krokodil
7. Twins
8. Vatican Lust
9. Black Psychedelia
10. Metropolis

Imperial Triumphant – Abyssal Gods

Género: Black Metal

Origen: Estados Unidos

Lanzamiento: 27 de Febrero de 2015

Discográfica: Code666 Records