Cualquier novedad proveniente de Lupus Lounge es una delicia para el equipo de The Breathless Sleep, sello que como sabréis es una ramificación de la prestigiosa Prophecy Records. De sus manos llegó a nuestra redacción este nuevo trabajo de A Forest Of Stars, formación inglesa que saca a la luz tercera entrega de larga duración tras The Corpse Of Rebirth y Opportunistic Thieves Of Spring. Datando su nacimiento en 1890, cuentan con una importante carga conceptual que traslada su música a la Inglaterra Victoriana, conformándose como una experiencia mucho más allá del terreno auditivo.

Para aquellos que no acabéis de ubicarlos en el mapa, os recordamos que recientemente sacaron a la luz videoclip correspondiente al tema Gatherer Of The Pure (disponible en este enlace), una apuesta por la escenificación basada en el teatro de sombras, en la que su director Ingram Blakelock se acerca bastante a la propuesta lanzada anteriormente por Storm Corrosion con su Drag Ropes. En este oscuro panorama se abre una trama centrada en el año 1892, donde se nos presenta a los miembros de un selecto club de caballeros llamado ‘A Forest Of Stars’. Considerándose a sí mismos como representantes de su era siquiera son conscientes de la decadencia que golpea las calles, en cuyo seno se dan fuertes desigualdades y serias carencias en los más desfavorecidos. A Shadowplay For Yesterdays es una invitación a los viciosos salones de la hermandad, donde podremos realizar un viaje infernal al subconsciente en medio de una intensa ola de cambio que azota al conjunto social.

Comenzada Directionless Resurrectionist sentiremos al instante un gélido soplo de aire frío que nos recorre la piel, desplegándose una componente escénica que servirá como nexo fundamental a lo largo de esta desquiciada incursión. La fusión de sonidos que ofrece su segundo corte titulado Prey Tell of the Church Fate es sencillamente fascinante: una vibrante intro de bajo que da lugar a un Black Ambiental con momentos sumamente viscerales. La alternancia de calma y dolor es una tónica recurrente en el disco, introduciéndose en este corte hermosas melodías de violín proporcionadas por Katheryne, sucedidas por la contribución de The Gentleman en los teclados. Cabe señalar que por momentos el álbum nos deja cierta sensación de déjà vu, evidenciada en la similitud de los varios violines que colman su esquema general.

La cota de majestuosidad se eleva a través de A Prophet For A Pound of Flesh, contando con un gran trabajo por parte de Bronsdon y Sir Gastrix Grimshw en el apartado eléctrico y acústico. Llegados a este tramo podemos identificar los varios registros vocales que conforman el álbum, apareciendo en este caso matices agudos más propios del shriek además de la incorporación de los coros femeninos de Katheryne. La exaltada base rítmica de fondo nos ofrece pasajes cercanos a los monumentos del Black Escadinavo, dotados unas intensas pinceladas Folk que desarticulan por completo en rabioso tejido hasta dejarnos suspendidos en un ambiente narcótico.

The Blight Of God’s Acre puede ser considerado como uno de sus temas más intensos, con un rígido avance en la senda de los sonidos oscuros. Asumiendo que la transgresión es uno de los puntos básicos de este A Shadowplay For Yesterdays, no podían faltar los sonidos experimentales, trayéndonos Man’s Laughter un abrupto despliegue de sintetizadores que sin duda dará mucho juego a las ocurrencias de su videografo ‘The Projectionist‘ cara a las presentaciones en vivo.

Adentrándonos en la segunda mitad del disco, The Underside Of Eden abre una vertiente afín al Post-Rock a través de suaves riffs sostenidos, con mención especial al trabajo de The Resurrectionist en la percusión. A su vez incorporan su faceta más mediante desesperados gritos proyectados sobre un silencioso trasfondo, lo cuál sumado a la circense melodía de Gatherer of the Pure nos trasladan poco a poco a los ensortijados terrenos del Avant-Garde. Excelente tema que sin duda muchos considerarán como la joya de este disco gracias a la apertura de una brecha por la que se filtran sonidos setenteros y tramos sinfónicos, siempre englobados en su característica conjunción de Black/Folk.

Ya en su recta final, Left Behind As Static se presenta como un tema a medio tiempo que abre una fase instrumental con la que se que da cierre al disco en algo más de 15 minutos de pura magia y melancolía. Es a través del binomio de Corvus Corona cuando tocamos la cúspide de este trabajo, con una primera marcada por un ambiente sosegado en la que predominan los sintetizadores. Por su parte, el segundo tramo da paso a una convulsa síntesis vocal e intrumental que pone punto y final a este A Shadowplay For Yesterdays por todo lo alto.

Abordado su sentido histórico y social, queda perfectamente reflejada la inevitable transición de una Inglaterra agraria hacia la Industrialización: proceso simbolizado por el constante choque de los sonidos del Folk y el Black Metal. Una excelente radiografía de cómo la modernidad de inyecta en los estornos rurales, corrompiendo su esencia y dando lugar a enormes urbes en cuyos rincones yacen las miserias del ser humano. Difícil tarea la de plasmar el entorno Victoriano, sobre todo si consideramos lo poco atractivo que ha resultado para el panorama del Metal hasta el momento.

A través de una trama concepcual basada en las contradicciones humánas donde el individuo acaba debatiéndose entre la virtud y la blasfemia, A Forest Of Stars ha conseguido lanzar una obra singular y atractiva que suscitará el interés de una amplia mayoría. Un conjunto plausible que robará varias horas de escucha a los más exigentes…no os quepa duda de ello.

1. Directionless Resurrectionist
2. Prey Tell of the Church Fate
3. A Prophet for A Pound of Flesh
4. The Blight of God’s Acre
5. Man’s Laughter
6. The Underside of Eden
7. Gatherer of the Pure
8. Left Behind as Static
9. Corvus Corona (Part 1)
10. Corvus Corona (Part 2)

A Forest Of Stars – A Shadowplay For Yesterdays

Género: Black Metal/Progressive

Fecha de lanzamiento: 20 de julio de 2012

Origen: Reino Unido

Discográfica: Lupus Lounge