Parece que fue ayer cuando Firewind debutaron con su disco Between Heaven And Hell, liderados por el virtuoso guitarrista Gus G, la formación de origen griego que en un principio practicaba un power metal bastante prototípico, lo que les valió conseguir una buena posición dentro de la escena europea, poco a poco fue enrriqueciendo su sonido y dando mayor importancia a sus influencias mas hard rockeras.

Pero dentro de la historia de Firewind, ha habido un par de circunstancias que les han servido para darse a conocer, y que su nombre pase de boca a boca entre todos los seguidores del buen Heavy Metal. Por un lado, la entrada de su vocalista Apollo Popathanasio, supuso dar un nuevo enfoque a la sonoridad del combo, aportando una voz más compacta, personal y hard-rockera y menos chillona que la de sus antecesores.

Pero realmente lo que hizo que la popularidad de la banda subiese como la espuma, fue la llamada que Ozzy Osbourne hizo a Gus G. para incorporarse a su banda como sustituto del rubio Zakk Wylde. A partir de ese momento la formación pasó a jugar en las ligas mayores, y si ya con su anterior Days Of Defiance, la banda lanzó un órdago a todos sus competidores, es ahora con Few Against Many donde muestran su fuerte convicción de salir victoriosos al facturar su trabajo mas ambicioso y maduro publicado hasta la fecha.

Wall Of Sound, nos saluda con una salva de batería que cede rápidamente el protagonismo a la guitarra del líder absoluto de la banda Gus G., con un sonido fresco y potente, bien flanqueado por la portentosa voz de Apolo, que se ha convertido ya en una seña de identidad de la banda, con se toque hard rockero, que ayuda a separar a Firewind del resto de bandas power-metaleras, en un tema contundente,  pegadizo, donde hay grandes dosis de virtuosismo guitarrero y  que han elegido como single de presentación del álbum ya que engloba perfectamente las características de este Few Against Many. Losing My Mind, es un contraste total, si la anterior pieza estaba plagada de velocidad, en este segundo corte, el ritmo se ralentiza, ya que se trata de un medio tiempo denso, con sonoridad oscura y que va desarrollándose hacia un ritmo más vivaz que se va alternando con las partes mas pausadas de un estribillo donde Apollo arrastra su voz sobre los serpenteantes riffs de Gus G., en un tema que puede llegar a recordar a los Black Label Society mas densos y oscuros, y donde lucen especialmente el bajo de Petros Christov y la batería de Johan Nunes.

Recurriendo a una base afilada y contundente se inicia la canción que da nombre al álbum Few Against Many, un tema muy riffero donde los coros cobran protagonismo, en una pieza clásica de hard rock con muchos detalles técnicos en el sonido de la guitarra que enrriquecen un tema que cuenta con una parte intermedia donde tiene cabida el buen gusto y el desarrollo melódico, antes de que la potente batería vuelva a transportarnos al trepidante tempo inicial, redondeando así uno de los temas más completos del álbum. The Undying Fire, deja espacio en su inicio a las guitarras acústicas, que rápidamente se ven reemplazadas por la portentosa guitarra de Gus G., que en este tema se muestra bastante mas comedido en sus labores solistas, y pone todo su potencial al servicio de un tema donde destaca la pegadiza línea vocal de Apollo en el estribillo, que da un toque hímnico, dejando claras sus influencias mas power metaleras, donde no olvidan incluir ni las voces filtradas ni las contundentes líneas de bajo que acompañan a los coros en la parte final del tema.

Edge Of Dreams, supone el primer momento de relajación del disco, con el piano y la participación especial de Apocaliptica, que proporcionan una base dramática para la sentida interpretación de Apollo, en un corte que tiene aire nostálgico y melancólico, y donde el virtuoso guitarrista, deja pinceladas de su elegancia e influencias clásicas en forma de solo de guitarra. Cambiando totalmente el tercio Destiny, es un autentico trallazo heavy metalero, rápido y directo, pero altamente efectivo gracias a su ritmo aditivo y su potente y pegadizo estribillo, que de buen seguro, le servira para posicionarse entre las favoritas de sus fans en su próxima gira.

Long Gone Tomorrow, es un tema complejo, con una sonoridad terriblemente densa, con la amenazadora guitarra de Gus G., sonando extremadamente afilada, en un tema que destila la esencia del hard-rock mas duro, con una estructura clásica y una sonoridad totalmente contemporánea, y donde tienen cabida los fragmentos progresivos que la hacen terriblemente atractiva. Conduciendo su música hacia terrenos algo más progresivos, No Heroes No Sinners, alterna fragmentos lentos y relajados con guitarras acústicas incluidas, con partes de experimentación sonora, y donde no faltan grandes dosis de virtuosismo guitarrero, mostrándose especialmente excelso Gus G., en su faceta de guitar-hero.

Si en su anterior lanzamiento, Gus G. se había alejado, forzado por su actividad con Ozzy, de las tareas compositivas, parece claro que en Few Against Many ha decidido retomar las riendas de Firewind, y eso se ha dejado notar en el resultado final con   un disco más contundente, inspirado y guitarrero donde destaca por encima de todo su labor como solista.

Few Against Many

1. Wall of Sound
2. Losing My Mind
3. Few Against Many
4. The Undying Fire
5. Another Dimension
6. Glorious
7. Edge of a Dream
8. Destiny
9. Long Gone Tomorrow
10. No Heroes, No Sinners

Artista: Firewind

Gus G. – Guitarra
Petros Christodoulidis – Bajo
Bob Katsionis – Guitarra/Teclado
Apollo Papathanasio – Cantante

Johan Nunez – Batería

Género: Power Metal

Fecha de lanzamiento: 21 de mayo de 2012

Origen: Estados Unidos

Discográfica: Century Media Records