“/>

Para todos los que aun no los conozcáis, comentaros que Dabelyu son una banda bilbaína que lleva desde el 2007, tratando de sacar la cabeza en el complicado mundillo del metal nacional. Después de haber editado un EP, que les permitió realizar incontables actuaciones, han conseguido estrenarse a lo grande con su primer larga duración. Lleva por titulo 11, y como mínimo, nos hace albergar ciertas esperanzas de cara al futuro del conjunto.

Como puntos a su favor, cuentan con una marcada personalidad que les hace bastante reconocibles. Practican un metal de corte moderno, que en ningún momento cierra las puertas a otros estilos, y disponen de un cantante con grandes aptitudes.

En el otro lado de la balanza, encontramos unas pocas cuestiones que son habituales en los grupos debutantes, y que a buen seguro, irán solventando con el paso de los años.  Lo reiterativas que se hacen a veces sus estructuras, o la sensación de no haber explotado las posibilidades de su cantante, son las dos primeras ideas que me surgen en esa línea.

Desde el primer tema, es sencillo vislumbrar el enorme potencial que atesora esta gente. Amen sirve de perfecta introducción de lo que nos vamos a encontrar. Un metal en el que la velocidad no es lo que realmente importa, nos intenta engatusar a base de cadencia. Los riffs se muestran ligeramente monolíticos y todo se centra en unos estribillos pensados para impactar.

No tardamos en apreciar como Ángel, se desenvuelve con desigual fortuna en los diferentes registros que trata de alcanzar. Sus guturales me suenan forzados, pero su voz natural tiene un timbre al que se le puede sacar muchísimo partido. En ocasiones me llega a recordar a grandes del género como Carlos Escobedo o Ramón Langue, para pasar acto seguido,  a desdibujarse mientras intenta exprimir su garganta.

Mucho más cómodos les encuentro en cortes del tipo de 11, que cuando tratan de sacar las malas pulgas a pasear. Temas del estilo de Como Cristal o Mate a Cupido, son la cara de Dabelyu que me gustaría que el gran publico llegase a conocer. Sin tanta potencia como la que ellos pretenden dotar a todo su trabajo, pero con un desparpajo que les permite sonar de manera especial.

Se trata este, en definitiva, de un álbum que deja un incierto regusto, una vez que las notas han dejado de correr. Un verdadero diamante en bruto, que podría pulirse con muy poco esfuerzo. Me los imagino cubriendo el hueco que han dejado Avalanch con su desaparición, aunque tendrían que hipotecar gran parte de su esencia para conseguirlo. Tienen buenas letras, un interesante sentido de la comercialidad y mucho gusto cuando buscan la melodía. No deberían de tener demasiados problemas para acabar sobresaliendo. Veremos cuales son las cartas que el destino tiene reservadas, para esta ilusionante formación.

1. Amén
2. Por Triplicado
3. Decadencia Humana
4. 11
5. Cara sin Cruz
6. Como Cristal
7. Mártir…?
8. Ironías
9. Bufón
10. El Color de las Lágrimas
11. Maté a Cupido

Dabelyu – 11

Género: Modern Metal

Lanzamiento: 12 de Octubre del 2012

Origen: España

Discográfica: Art Gates Records